martes 30/11/21
1

Vamos a partir de la base de considerar la política como la acción de movilizar la voluntad de otros, es decir, crear una opinión afín a una determinada ideología. Para esto se necesitan dos elementos básicos; comunicación y seguimiento. Cuanto más se fomente la comunicación por los medios y más receptores haya entre la ciudadanía más se potenciará la intercomunicación medios/ciudadanos, como es lógico. Esto dio lugar a una especialización de la comunicación en relación con la política, la politología. Esta ciencia se ocupa del estudio de la política, tanto en el diseño como en la ejecución de cualquier acción pública que se encargue de la organización de la sociedad. Fue Harold D. Laswell, el primero en delimitar el campo de estudio, en 1948, cuando propuso las dos siguientes formulaciones: Primera, “quien dice qué, a través de qué canal, a quien y con que efecto”. Segunda:” quien obtiene qué, cuándo y cómo”. La primera formulación hace referencia a la comunicación y la segunda a la ciencia política.

Uno de los campos de investigación se centra en la comunicación política, basada en la relación entre la comunicación y sus efectos sobre la política. La comunicación política puede definirse como la información que circula en el sistema político y que es prioritaria para su funcionamiento, ya que condicionan toda su actividad. En los regímenes democráticos la comunicación es fluida y continua entre la élite política y la opinión pública. Esta comunicación tiene por objeto solicitar el apoyo y la legitimación por parte de la élite.

Las investigaciones de Lazarsfeld en los años 40 del siglo pasado, sobre las elecciones presidenciales norteamericanas, son los cimientos sobre los que se edificado el conocimiento de la influencia de los medios de comunicación sobre los procesos electorales. La conclusión más sobresaliente de estas investigaciones es la formulación de la hipótesis de refuerzo, que señala que los medios de comunicación no cambian la opinión, sólo la refuerzan. Por lo que, según algunos autores, los dirigentes políticos podrían sobreestimar la capacidad de los medios de comunicación para trasmitir los mensajes políticos. No obstante, estudios posteriores afirmaban que los individuos tendían ha ser influidos por ciertos contenidos político de los medios de comunicación aumentando el interés por esos contenidos que acaban por tener su impacto en ellos, algunos de los cuales practican una exposición selectiva a la información y discriminan en base a creencias y valores previamente determinados.

William Somerset Maugham dijo: ”en su lucha contra el individuo, la sociedad tiene tres armas: ley, conciencia y opinión pública"

Avanzando en el tiempo, Champagne sostiene que “los sondeos suponen una desposesión de la posible voluntad del votante, pues los institutos de opinión, los politólogos y la prensa han reemplazado una entidad metafísica vaga, la opinión pública, como trasunto de una opinión esclarecida, por una entidad no menos metafísica que tiene como ventaja que puede ser medida. Con la instauración de los sondeos de opinión, la opinión pública sufre una desposesión, la que se olvida de su esclarecimiento y la plantea simplemente desde una perspectiva cuantificable, mostrable con un solo expediente o con una clara presentación.

En la actualidad la opinión pública se forma incluso de una manera frívola y despreocupada por la verdad, que no tiene ningún prejuicio por mentir o  por maquillar la mentira. Ejemplos de esto es el caso de las elecciones en que salió elegido Donald Trump o el referéndum que aprobó el Brexit en Inglaterra. En ambos casos se remarca qué el campo de la opinión pública hoy implica nuevas consideraciones, donde la palabra no tiene por qué tener un compromiso con la verdad de aquello que dice, ni una preocupación por parte del ponente, de que aquello que dice tenga contenido de verdad, racionalidad o conocimiento.

Por último, compartir esta reflexión de William Somerset Maugham: ”en su lucha contra el individuo, la sociedad tiene tres armas: ley, conciencia y opinión pública".


Cónoce otros artículos relacionados con la psicología política: La corrupción, personalidad y liderazgo político y ¿por que votamos lo que votamos?

Medios de comunicación, procesos electorales y opinión pública