domingo. 23.06.2024
El Socialista del 23 de mayo de 1916 (número 2558)
El Socialista del 23 de mayo de 1916 (número 2558)

@Montagut5 | En pocas ocasiones pueden coincidir el capital y el trabajo en un asunto. Este artículo va de un caso concreto, y relacionado con la carestía, la del papel en plena Primera Guerra Mundial. En este sentido, debemos recordar que durante la Gran Guerra España, debido al vertiginoso aumento de las exportaciones, entre otras causas, a un encarecimiento intensísimo del coste de la vida. El aumento salarial que se produjo se quedó corto y no pudo hacer frente a las consecuencias de la inflación, por lo que el salario real bajó, generando una intensa conflictividad social, siendo uno de los períodos de mayor acercamiento en la lucha sindical de las dos grandes centrales, la UGT y la CNT.

El encarecimiento del precio del papel en España durante la Gran Guerra incidió de forma evidente en la industria editorial y gráfica, afectando tanto a la patronal como a los trabajadores. En este sentido, en el Congreso de la UGT de mayo de 1916 se aprobó que había reclamar al Gobierno la contención del precio del papel para luego rebajarlo porque muchos puestos de trabajo del arte de imprimir se veían amenazados.

El encarecimiento del precio del papel en España durante la Gran Guerra incidió de forma evidente en la industria editorial y gráfica

Este fue un caso, como apuntábamos, en el que la lucha obrera en defensa de sus intereses tenía otra dimensión porque coincidía con los intereses de la patronal por razones evidentes. Así pues, ambas clases, trabajadores y propietarios buscaban lo mismo, esto es, que el Gobierno tomase medidas para abaratar el precio del papel.

Pero los socialistas querían dejar claro que esta coincidencia de intereses entre clases era limitada. Sería absurdo, como calificaba el periódico El Socialista en mayo de 1916, deducir que el interés obrero estaba unido al capitalista, aunque hubiera casos, como el del papel. En este sentido, el movimiento obrero de signo socialista quería dejar claras algunas cuestiones con el fin, a nuestro entender, de evitar confusiones, dada la intensa propaganda que siempre se había realizado sobre la lucha de clases. No se negaba que hubiera casos en los que los intereses capitalistas se veían favorecidos por las reclamaciones obreras, pero el régimen capitalista estaría fundado sobre el sometimiento de una clase sobre otra, hasta en esos momentos de coincidencia.

Una manifestación de ese antagonismo, y calificada de dolorosa, precisamente, tenía que ver con otra de las resoluciones aprobadas en el Congreso, ya que se reclamaba que se pusiesen en libertad los trabajadores que cumplían condenas por delitos de carácter político y social.

Hemos consultado el número 2558 de El Socialista del día 23 de mayo de 1916.

El problema del precio del papel en 1916: ¿el capital y el trabajo unidos?