miércoles. 22.05.2024

Cuando se toma la decisión de comprar un coche, el mercado de segunda mano es una opción interesante a contemplar. El sector de vehículos de ocasión es amplio y atractivo, presentando muchas ventajas, tanto para uso profesional como particular, beneficios que hace que se encuentre en un momento de gran crecimiento y expansión

Comprar coches de segunda mano y ocasión es una práctica cada día más habitual. Además del costo del vehículo, que es más reducido como cabe suponer, hay muchos elementos a considerar: la marca y el modelo, su año, así como la cantidad de kilometrajes y si cubre las necesidades de los interesados.

Gracias a la digitalización que ha experimentado este sector en los últimos años, elegir un automóvil de segunda mano es un proceso rápido, fácil y sencillo. Las plataformas virtuales, como heycar.com, están especializadas en este tipo de vehículos brindando la oportunidad a los consumidores de comparar y elegir fácil y cómodamente entre un amplio catálogo de coches de segunda mano. Todos con calidad garantizada y a precios muy competitivos.

A continuación, se presentan las principales ventajas de adquirir un vehículo de ocasión, por si existen dudas de los motivos por los que una buena parte de la sociedad está teniendo tanto interés en este sector.

Son muchas las ventajas de comprar un vehículo de segunda mano. Por este motivo, si ha llegado la hora de cambiar de coche o de adquirir uno por primera vez, considerar el mercado de ocasión es todo un acierto

Ahorro

Es el principal motivo que lleva a los consumidores a adquirir coches de segunda mano, pues obviamente el precio es inferior al de uno nuevo. Teniendo en cuenta la mala salud por la que atraviesa la economía en general de los españoles, se trata de un aspecto determinante que ha hecho que aumenten este tipo de transacciones.

Esta reducción en el precio también permite que los usuarios puedan acceder a modelos de una gama superior, por lo que pueden cubrir mejor sus sueños, expectativas y necesidades. En este sentido, con el mismo presupuesto pueden comprar un coche que ofrezca mejores prestaciones que si lo hiciera adquiriendo un coche recién salido de fábrica.

Menor costo de depreciación

Por todos es sabido que los coches empiezan a perder valor en cuanto salen del concesionario, y esta pérdida es mucho mayor en los primeros años. Se estima que, tan solo durante los 365 días después de la compra, un coche pierde aproximadamente el 20% de su valor inicial, llegando hasta el 40% al cabo de tres años. Sin embargo, cuando se compra un vehículo de ocasión, ya ha sufrido gran parte de su depreciación, manteniendo un precio más estable y por más tiempo.  

Garantía y calidad

Algunas personas se equivocan al pensar que comprar un coche de segunda mano es igual a comprar un automóvil sin garantías. Las empresas que están detrás de las plataformas especializadas, como Heycar, mencionada anteriormente en este artículo, hacen controles de calidad a los coches antes de publicarlos en sus sites.

Por este motivo, y para tranquilidad de los consumidores que se deciden por la compra de automóviles de ocasión, lo realmente importante es adquirirlos únicamenteen centros expertos de confianza que ofrezcan estas garantías y calidades.

Sin esperas

Por otro lado, cuando el usuario ya se ha decidido a comprar un coche, si este es nuevo, no hay nada más desalentador que tener que esperar meses para disfrutar de él. Una de las ventajas de los coches de segunda mano es que se pueden tener prácticamente al instante, para conducirlo desde el mismo momento en que se realiza la compra.

Menos impuestos

Por otro lado, no hay que olvidar las ventajas fiscales que presentan los coches de ocasión. Los impuestos que se imponen por la compra de un coche de segunda mano son bastante inferiores que los que se les aplica a los nuevos vehículos que salen del concesionario.

Cuando se estrena coche, es necesario pagar el impuesto de matriculación que, según las emisiones de CO2, puede suponen nada menos que hasta el 14,75% del precio de venta. A esta cifra nada despreciable, también habrá que sumarle el IVA del 21%. En cambio, al adquirir un coche de segunda mano tan solo hay que abonar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) con un tipo de gravamen del 4-8%, dependiendo de la comunidad autónoma, sobre el valor real del vehículo.

Por último, cabe señalar que la tasa que cobra Tráfico por matricular un vehículo nuevo es casi el doble que lo que cuesta hacer el cambio de titularidad a uno de segunda mano.

En definitiva, son muchas las ventajas de comprar un vehículo de segunda mano. Por este motivo, si ha llegado la hora de cambiar de coche o de adquirir uno por primera vez, considerar el mercado de ocasión es todo un acierto.  

Principales ventajas de comprar un coche de segunda mano