martes 19/10/21
PSICOLOGÍA

Prácticas sexuales y Covid19

1

Esta “maldita pandemia” nos ha afectado a prácticamente todos nuestros comportamientos habituales en la vida diaria, entre ellos, a nuestros hábitos en la esfera de las prácticas sexuales. En principio, todo contacto cercano a menos de dos metros con una persona infectada puede exponer al coronavirus de la Covid 19, y contagiar la enfermedad, con o sin relaciones sexuales. Este virus se propaga por las gotitas de phlügge que se lanzan al aire con la tos o el estornudo, por tanto, entrar en contacto con la saliva a través de un beso u otras prácticas sexuales, expondría al contagio casi seguro, si la pareja padece esta enfermedad. Las parejas en que uno de los miembros está infectado por este virus puede esparcir las gotitas de phlügge además del contacto directo saliva/saliva, por la piel, por los objetos y superficies de la habitación y el no infectado tocarlos y contagiarse. No se sabe que pasa con la presencia del virus en orina o líquidos vaginales. Si se sabe que se puede propagar por las heces, por tanto, podría haber contagios en prácticas sexuales que se expongan a las heces. También se ha detectado el virus en semen de pacientes infectados o después de recuperados.

Hay dos posibilidades para tener en cuenta en las prácticas sexuales, estar o no estar vacunado. Si se está vacunado, los dos miembros de la pareja, las autoridades sanitarias recomiendan esperar dos semanas si estas completamente vacunado con las dos dosis o con una dosis si es de Janssen, dejando la mascarilla y de mantener la distancia de seguridad. Si no se está vacunado es fundamental mantener la distancia de seguridad de dos metros con otras personas, por tanto, hay que evitar el contacto sexual con cualquiera que no sea la pareja que vive en el mismo hogar, si hay dudas sobre si se tiene o no el virus, se debe evitar cualquier práctica hasta que se hayan hecho la PCR y comprobar si tienen o no la enfermedad. Mientras se esperan estos resultados de la PCR, la única práctica segura, si el deseo sexual es irrefrenable, consiste en el onanismo o con videos de la pareja o aplicaciones tipo Skype con la pareja estable.

Woody Allen dijo: “el sexo es lo más divertido que se puede hacer sin reír”

Según el Informe “barómetro auto placer” de 2021, el 66,6% de los españoles respondieron que el onanismo les ayudó a sentirse mejor durante el confinamiento, además el 40% de los encuestados aumentaron durante la cuarentena esta práctica, el 84% de los encuestados refirieron que esta práctica les ayudó a mejorar su estado de ánimo y el 82% que contribuyó a bajar sus niveles de estrés. En este informe así mismo, un 73% de los encuestados respondió que habían comprado al menos un juguete erótico bien para uso personal o con su pareja. El 60% de los encuestados afirmó haber reducido las relaciones sexuales en la pandemia, y el 70% admitía que habían reducido sus prácticas de riesgo. Finalmente, el 75% de los encuestados confesó haber sentido miedo de tener sexo ocasional.

En el caso, extremamente arriesgado, de tener relaciones sexuales con alguien que no sea la pareja habitual, se debe reducir al mínimo el número de parejas, evitar los besos, evitar las prácticas sexuales de riesgo, en especial por el riesgo del contagio fecal oral o por el semen, por supuesto siempre, pero en esta pandemia con más motivo, utilizar preservativo o protectores dentales en el caso de prácticas de riesgo, como la oral  anal, medidas higiénicas como lavado de manos y ducha, antes y después de la relación, usar mascarilla durante la relación y en el caso de usar juguetes eróticos, desinfectarlos antes y después de la práctica sexual.

Por último, compartir esta reflexión del genial Woody Allen: “el sexo es lo más divertido que se puede hacer sin reír”…y yo añado, pero sexo seguro.

Prácticas sexuales y Covid19