lunes. 24.06.2024
Ladies Football Club
Ladies Football Club

Teresa Franco | El 6 de abril del año 1917 (un viernes), la radio del frente anunciaba nuevos muertos. Entre ellos el príncipe Friedrich Karl, sobrino del Káiser Guillermo, y medalla de bronce en salto a caballo en las olimpiadas de 1912. El 6 de abril del año 1917, Lenin preparaba la Revolución Rusa. El 6 de abril del año 1917 (un viernes), Estados Unidos entraba en guerra. Pero sobre todo, el día 6 de abril del año 1917 (un viernes), durante la pausa del almuerzo, once trabajadoras de la Doyle & Walker Ammunition, once “munitionettes” de manos amarillas, empezaban a correr detrás de un balón.

Cuando acabó tenía las pulsaciones disparadas. Todo el público estaba en pie. El Teatro Romea aplaudía al unísono. Yo creo que aplaudían hasta las butacas, las puertas, las cortinas. Habíamos ido a ver la obra un grupo de colegas, las chicas nos buscábamos la mirada. No hacía falta hablar, solo asentíamos con la cabeza. Los chicos también sonreían pero a nosotras nos brillaban los ojos. Nosotras agradecíamos. Fui inmediatamente a los camerinos, (ser concejala de igualdad entre hombres y mujeres en el Ayuntamiento de Murcia ayudó bastante, lo reconozco) y saludé a las actrices. En nombre de toda la sociedad les di las gracias por esta interpretación, y les pedí que las hicieran extensibles a quienes habían creado y dirigido esta obra maestra. Si el arte es arte por lo que te hace sentir, lo de aquella noche, indescriptible, lo es en mayúsculas. 

Ladies Football Club, una obra de Stefano Massini, producida por Barco Pirata, dirigida por Sergio Peris-Mencheta y protagonizada por Noemí Arribas, Xenia Reguant, Ana Rayo, María Pascual, Nur Levi, Alicia González, Carla Hidalgo, Irene Maquieira, Andrea Guasch, Diana Palazón y Belén González me había fascinado y la recomendaba allá donde iba pero, ¿estaba siendo una exagerada? 

Desde ese día me gusta el fútbol, el fútbol que juegan las mujeres. Desde el día en que vi Ladies Football Club, el 8M lo celebraré también el 6 de abril 

Parece que no me quedé sola haciéndolo:

“Una vibrante goleada. Un excelente espectáculo. Una magnífica alineación”, ABC. 
“Un espléndido musical”, Culturamas.
“Un juego escénico vibrante. Todo funciona con una precisión admirable”, El País.
“Lo que se denomina un éxito teatral”, ElDiario.es
“Mejor, imposible. Va mucho más allá del fútbol. Incluso del teatro”, Cinemanía
“Lo que hacen estas mujeres como elenco no se ha visto nunca”, En Platea.
“Una sinfonía perfecta que emociona”, The Objetive.
“Un ejercicio de ingeniería teatral. Once actrices sobresalientes arrastran a quienes las ven actuar hasta convertirlas en hooligans”, Madre Cultureta.
“Magia sobre las tablas. Un bravo. Dos. Y tres”, Teatro Madrid.
“Descomunal, prodigiosa. Una nueva joya de Barco Pirata”, Vista Teatral.

Sabía que no me equivocaba. Desde ese día me gusta el fútbol, el fútbol que juegan las mujeres. Desde el día en que vi Ladies Football Club, el 8M lo celebraré también el 6 de abril. Todos los días son realmente 8M, porque todos los días las mujeres conseguimos hazañas que cambian el curso de la Historia. No os perdáis esta historia que la cambió para nosotras.

En el 8 de marzo del año 2023 vuelve a ser parada obligatoria reivindicar que las mujeres en este mundo hemos sido discriminadas por ser mujeres, y lo seguimos siendo. Queremos el mismo trato y oportunidades que tienen los hombres para desarrollar nuestros proyectos vitales con el poder y libertad con que lo hacen ellos. Se logrará en el futuro, uno que ni tú ni yo veremos, pero que llegará. Mientras tanto, vamos caminando en esa dirección y recogiendo los frutos del trabajo, lucha y activismo de nuestras predecesoras. Por eso hoy, si eres mujer en España, puedes votar, abortar si no deseas ser madre, estudiar lo que quieras, divorciarte, dedicarte a la investigación, emprender, ganar y gestionar tu propio dinero, viajar sola, ser militar, guardia civil, policía, astronauta, política, expresar lo que piensas. 

El padre la llevaba a la altura de su vientre. La acariciaba como se acarician las embarazadas en estado avanzado, llenas de amor. Su cara era la ternura personificada

Ya no vamos a la cárcel por ser infieles, ni tenemos que cuidar de la casa por ser mujeres. Podemos vestir y llevar el pelo como queramos, y una infinidad de cosas que serían impensables hace muy pocos años, o sea, un segundo en la Historia de la humanidad. Una humanidad que sigue coja porque no ha contado con la mitad de su talento, capacidad, actitudes e imaginación. Siempre me hago la misma pregunta, ¿dónde estaríamos si se hubiera contado con nosotras? Quiero pensar que ya se habría encontrado la cura para muchas enfermedades, la tecnología nos hubiera llevado a lugares que no podemos ni soñar, quizá habríamos acabado con la pesadilla de las desigualdades entre los pueblos, hubiéramos puesto en práctica formas de decidir en política más dialogantes, y la paz sería realidad… quién sabe. O quizá no pero, desde luego, estaríamos en otra parte, más lejos, mejor. 

Ayer vi una estampa preciosa. Una pareja con una bebé recién nacida. El padre la llevaba a la altura de su vientre, dentro de su chaqueta, con un arnés de los que ahora te permiten tener las manos libres mientras la portas. La acariciaba como se acarician las embarazadas en estado avanzado, llenas de amor. Su cara era la ternura personificada. Amaba cuidar, cuidaba porque amaba. Eso también lo ha logrado la revolución feminista. Los hombres cuidan y son tiernos, conectan, comprenden y el mundo es mejor. Ese padre no creo que impida a la niña ser lo que se proponga ser. Por ejemplo, futbolista. De esto va esta pesadilla llamada machismo, de impedimentos, obstáculos, poder sobre nosotras que, unas veces sutilmente y otras no tanto, nos deja sin oportunidades y a muchas veces, sin vida. Seguimos siendo agredidas y acosadas sexualmente, usadas como objetos en el lenguaje y en la publicidad, no llegamos a puestos de máxima responsabilidad en empresas o en política en el mismo porcentaje que los hombres, no decidimos, no tenemos poder. Tanto poder. Igual poder. Todavía hay mucho por hacer pero hay partido. Siempre lo ha habido. 

Por cierto, este año 2023 aún está lleno de fechas para poder ver Ladies Football Club.

Marzo: 10, Pinto. 11 y 12 Alicante. 17 y 18 Las Palmas. 24 y 25 Tenerife.
Abril: 14 y 15 Sevilla. 21 Guadalajara. 22 Albacete. 28 Miranda de Ebro.
Mayo: 5 Alcobendas. 6 Salamanca. 13 Cádiz. 19 Gandía. 20 Leganés. 27 Prat de Llobregat.
Junio: 2 y 3 Santander. 7, 8, 9 y 10 Zaragoza.
Septiembre: 30 León.
Octubre: 14 Badajoz.

¡Que viva la lucha de las mujeres!

Hay partido