#TEMP
sábado. 13.08.2022
flores

Las parafilias son patrones de comportamiento sexual que no tienen por qué ser peligrosas ni necesariamente implicar una patología, aunque algunas de ellas son ciertamente extravagantes y hasta frikis.

Muchos de nosotros hemos oído hablar de fetichismo, exhibicionismo, zoofilia, e incluso necrofilia o asfixiofilia, pero hay otras parafilias todavía menos comunes a la hora de buscar excitación o placer sexual.

El doctor en psiquiatría José María Manzano, nos cuenta cuáles son esas conductas nada convencionales y que se dan en millones de personas.

Ya saben… para gustos, los colores.


Antolagnia o sexo floral

p1

La antolagnia: lograr la excitación sexual e incluso el orgasmo con el olor de las flores.

Es sin duda la parafilia más romántica y la respuesta está en por qué los caballeros de antaño regalaban flores en sus citas.

El olor del sexo, lo califican otros, con otras muchas variantes que nos cuenta José María Manzano en este post.

¿Te intriga…?


Llanto y lágrimas como excitación sexual (la dacrifilia)

llorar

También conocida como dacrilagnia.

Con esta parafilia nos ponemos ya más serios. Hay quien busca y encuentra la excitación con las lágrimas o el llanto, propias o ajenas, eso despende de los gustos.

Se han hechos estudios que arrojan resultados sorprendentes y que muestran en ocasiones ciertas conductas perversas tanto en hombres como en mujeres.

Compasión, dominación, sumisión… La dacrifilia abarca varias áreas y el experto nos dice que es un comportamiento sexual no normativo.

¿Te intriga…?


La formicofilia: buscando el placer sexual con las hormigas

hormiga y flor

Y el frikismo llega a su punto álgido con la formicofilia o el amor por las hormigas recorriendo partes del cuerpo.

Muchos formicofílicos no solo sienten placer con estas pequeñas criaturas. Los hay que experimentan con otro tipo de insectos, como por ejemplo las abejas (aunque piquen).

¿Has oído hablar de un tipo de porno japonés llamado ‘Genki Genki’? ¿Conoces a los ‘Honeyfuckers’? Da un poco de miedito.

¿Te intriga…?

Tres tipos de parafilias poco comunes (y muy frikis)