Lunes 17.06.2019

Obtener dinero con Loando

“Concesión de anticipos económicos en el menor tiempo posible”, una serie de palabras que, al ciudadano medio, le parecerá, con toda razón, venida de otro planeta, sin embargo, gracias a la entidad marbellí Loando Servicios Digitales SL es un algo que puede convertirse en realidad. Para obtener estos préstamos de forma rápida, solo hay que entrar en el dominio web https://loando.es/, comparar los diferentes datos que se nos ofrecen y escoger la modalidad que más se adapte a nuestros intereses.

¿Cómo funciona?

De un modo muy sencillo. En la web, se describen, con toda claridad, los tipos de préstamo que prestan un amplio abanico de entidades, indicando con detalle cada una de las reglas y condiciones de su uso, así como las condiciones de celebración y desistimiento de los compromisos que se hayan adquirido.

La completa transparencia de la web queda demostrada, además, por permitir, a cada cliente, la posibilidad de reclamar, en caso de haber sentido decepción con algún aspecto de su relación comercial. La entidad se compromete a tramitar la reclamación en un plazo máximo de treinta días, desde su fecha de recepción (en el supuesto de no poder cumplir esta tarea en el plazo señalado, Loando notificará al interesado los motivos del retraso, junto al nuevo plazo para realizar el trámite).

Otra cuestión que puede suscitar dudas en el solicitante de préstamos es la rapidez con la que se consiguen los préstamos, en comparación con la cantidad de tiempo infinitamente mayor que suele encontrarse, cada vez que acude a las entidades más tradicionales (bancos, cajas…).  Una sorprendente ventaja que puede explicarse sin ningún problema, pues, en contraste con los entregados por los entes mencionados, estos créditos tienen la ventaja de ser operativos con los mínimos trámites burocráticos que existen en la actualidad, pues, al realizarse toda la operación mediante los servicios que permite la red digital, el tiempo de espera se reduce al máximo. La aportación de documentación es prácticamente inexistente y el usuario solo tendrá que preocuparse del contrato de préstamo que suscribió con la empresa prestamista, en el que, por cierto, quedarán delimitadas los derechos y obligaciones que contraerá con la mayor precisión posible, con la intención de no dar lugar a malentendidos.

Una situación muy beneficiosa, si se analiza detalladamente cada una de sus ventajas, como la posibilidad de no ser ya necesario presentar un contrato de trabajo y una nómina como aval, pues es indiferente que la entrada de dinero se produzca como consecuencia de un salario estable o de cualquier otra circunstancia.

Opciones a escoger

Son muchas las alternativas que se plantean en esta página de Internet, de forma que todas las necesidades pueden quedar perfectamente satisfechas. Veamos algunos de los principales ejemplos ofertados.

Préstamos a plazos

Ahora, con https://loando.es/prestamos-a-plazos, podrán obtenerse rápidos préstamos online, con la posibilidad de devolverlos a plazos. Es un modelo de crédito muy extendido entre la población, quizás más frecuente en compras de cierta envergadura (coche, piso…), que puede afrontar con mayor comodidad el abono de cantidades de dinero en pagos realizados de forma periódica, en los que suele devolverse el importe total prestado, junto a los intereses que se hayan pactado.

No hay un patrón fijo que establezca con total rigidez unos plazos y unos desembolsos, sino que lo más frecuente es que las diversas entidades concedan, a sus potenciales clientes, un amplio abanico de opciones, de forma que pueda elegir las que más le convenga. Por ejemplo, devolver una suma de dinero equivalente a 3000 euros en un plazo de 24 meses, una cifra meramente orientativa que el usuario puede modificar a su voluntad, pues goza, en estas situaciones, de amplios niveles de libertad.

Otra ventaja especialmente atractiva de esta clase de créditos es la posibilidad de obtener un préstamo, sin asumir ningún compromiso de pagar intereses adicionales, una alternativa que, hasta hace unos pocos años, era considerada del todo imposible, pero que, a día de hoy, es completamente factible gracias a las razones señaladas anteriormente, que se derivan básicamente de su condición de servicio completamente online. Normalmente, este tipo de préstamos al 0% de interés queda limitado a específicas cantidades de dinero (siendo especialmente frecuente un techo cuantitativo de 300 euros, pero que, en algunos plazos, puede ampliarse hasta cifras muy superiores, en caso de ser cliente.

Préstamos con aval hipotecario

Otra modalidad de gran interés para el usuario es la que constituyen aquellos préstamos en los que figura una propiedad como garantía del dinero prestado. Antiguamente, figurar en ficheros de “morosos” (como ASNEF) era motivo suficiente para no recibir un préstamo, sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías, es algo perfectamente posible, gracias al análisis pormenorizado del perfil de cada solicitante. Por supuesto, también se conceden amplios márgenes en lo referente al dinero recibido y el límite temporal para devolverlo.