#TEMP
sábado 28/5/22

Obama levanta algunas restricciones a la investigación con células madre

La ley de Estados Unidos prohíbe el uso de fondos federales para extraer células madre de embriones humanos. La medida de Obama permite a los investigadores financiados a nivel federal trabajar con este tipo de células, aunque derivadas de otros laboratorios.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 9.3.2009

El presidente de EEUU, Barack Obama, levantó este lunes algunas restricciones a la financiación federal para la investigación con células madre procedentes de embriones humanos.

La medida provocó la indignación de los sectores más fundamentalistas de la sociedad estadounidense, mientras que para quienes creen que este tipo de estudios científicos podría generar tratamientos para muchas enfermedades complejas es un motivo de esperanza.

La decisión de Obama supone, además, un claro rechazo de la política que sobre este mismo asunto aplicó su antecesor, George W. Bush, que basándose en criterios más religiosos que científicos extendió la limitación del uso de fondos federales para crear células madre humanas a la investigación que utiliza este tipo de células.

Obama hizo el anuncio de que estas restricciones han llegado a su fin con estas palabras: "Levantaremos la prohibición de financiación federal para la prometedora investigación con células madre embrionarias". Y tras el fuerte aplauso con el que fue recibida su declaración, prosiguió: "También respaldaremos fuertemente a los científicos que realicen esta investigación. Y seguiremos actuando para que Estados Unidos lidere el mundo en lo que respecta a descubrimientos que algún día podrían dar sus frutos".

Las acciones de las compañías especializadas en investigación con células madre se dispararon inmediatamente con la noticia.

POLÉMICA RELIGIOSA

Los conservadores religiosos que solían respaldar a Bush se oponen a la investigación con células madre embrionarias porque su estudio involucra la destrucción de embriones, que ellos consideran vida humana. Obama rechazó esa perspectiva, indicando que "cuando se trata de investigación con células madre, en lugar de más descubrimientos, nuestro Gobierno fue forzado a lo que yo creo que es una falsa alternativa entre ciencia y valores morales". Y añadió: "Como una persona de fe, creo que estamos llamados a cuidar unos de otros y a trabajar para aliviar el sufrimiento humano. Pienso que hemos sido dotados con la capacidad y la voluntad para perseguir esta investigación, y con la humanidad y la conciencia para hacerlo responsablemente".

Sus asesores dijeron que Obama no fijaría detalles sobre cómo debería controlarse la investigación con células madre, pero que sí brindaría a los Institutos Nacionales de Salud un plazo de 120 días para confeccionar las guías. El propio Obama quiso establecer algunos límites: "Nunca tomaremos esta investigación a la ligera". "Diseñaremos normas estrictas, que se cumplirán rigurosamente porque no podemos tolerar un mal uso o abuso". El presidente también matizó que "las expectativas completas de la investigación con células madre siguen desconociéndose y no deberían exagerarse. Pero los científicos creen que estas células diminutas tendrían el potencial de ayudarnos a comprender, y posiblemente curar, algunas de nuestras enfermedades y condiciones más devastadoras".

Obama firmó un memorando que ordena al jefe de la Oficina de Políticas Científicas y Tecnológicas de la Casa Blanca desarrollar una estrategia para "restaurar la integridad científica a la toma de decisiones del Gobierno".

Puesto que la ley de Estados Unidos prohíbe el uso de fondos federales para extraer células madre de embriones humanos, la nueva medida permitirá a los investigadores financiados a nivel federal trabajar con este tipo de células, siempre y cuando sean derivadas de otros laboratorios.

Frente a quienes se oponen a la investigación con células madre de embriones humanos por considerar que con este tipo de estudios se destruyen vidas humanas, los expertos coinciden en que deberían desarrollarse todos los tipos de células madre, incluidas las que provienen de embriones humanos, aunque no esté claro cuáles ofrecerían el mejor camino para una nueva clase de terapia conocida como medicina regenerativa. A través de este nuevo enfoque de la medicina se espera que los médicos puedan reemplazar las células cerebrales destruidas por la enfermedad de Alzheimer y revertir defectos genéticos como la fibrosis quística, entre otros beneficios.

Obama levanta algunas restricciones a la investigación con células madre
Comentarios