#TEMP
martes 24/5/22
DIA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS MAYORES

Una nueva fuerza para el desarrollo

Por Eduardo Rovira | En un futuro relativamente cercano España será uno de los países con la más alta tasa de personas con más de 80 años, llegando en 2050 a tener 75.000 centenarios.

abueletes

El aumento de la esperanza de vida, libre de discapacidad, que confirma la teoría de la compresión de la morbilidad, significa que el envejecimiento actual es compatible con cierto rejuvenecimiento de la población de edad. El retraso de la edad de jubilación es un reflejo de ello, aunque las razones sean fundamentalmente económicas.  

Seguramente la opinión general está más cerca de considerar hoy que una persona es “mayor” cuando pasa de los 70 años, cuando no hace mucho esta frontera se establecía en los 60-65 años. Mucha gente se ha sorprendido al conocer que una persona llena de vitalidad y proyectos como el banquero Emilio Botín iba a cumplir dentro de unos días los 80 años.

Es importante resaltar el trascendental cambio de rol que se está produciendo en la actualidad con los mayores. Hasta ahora primaba la percepción de que se trataba de personas cuando menos frágiles, necesitadas de cuidados y que originaban gastos a la sociedad. Sin embargo se empieza a reconocer su papel como agentes activos en muchas áreas. Aumenta el compromiso de las personas de edad en las actividades voluntarias que tienen lugar en numerosas entidades sociales y el aumento de su participación en el trabajo activo (sin llegar al extremo ya señalado del banquero Botín o del otro gigante del comercio Isidoro Álvarez). En este sentido hay que mirar a Japón, el país más envejecido, en el que la tasa de trabajo de mayores de 65 años es ya el 19%.

En un futuro relativamente cercano seremos uno de los países con la más alta tasa de personas con más de 80 años, llegando en 2050 a tener 75.000 centenarios

Está bien reconocida su participación activa en tareas familiares. Las pensiones de los mayores han constituido durante la crisis uno de los colchones más eficaces para paliar muchas situaciones críticas familiares. Precisamente la ONU al proclamar este año internacional toma como uno de los dos ejemplos de referencia a nuestro país. “En España por ejemplo, el cuidado de las personas dependientes y enfermas (de todas las edades) es en su mayoría llevado a cabo por personas mayores (especialmente mujeres mayores)”.

Se ha dicho que el paradigma demográfico es el cambio de mortalidad por discapacidad ya que a partir de 80 años más de la mitad de las personas están discapacitadas. Y la longevidad sigue aumentando. Tenemos ya 13.000 centenarios en España (en Japón son 59.000) y en un futuro relativamente cercano seremos uno de los países con la más alta tasa de personas con más de 80 años, llegando en 2050 a tener 75.000 centenarios. Por ello es preocupante que la crisis haya afectado en gran medida el desarrollo de la atención a la dependencia y que la insuficiencia de recursos dedicados a ella provoque que se pueda afectar la  calidad de los servicios con productos de bajo coste y aumento de las listas de espera.

Pero como recomienda el lema del Día Internacional de las Personas Mayores este 1 de octubre, concentrémonos ahora en la amplia tasa de personas mayores que se mantienen activas y con salud y utilicemos sus recursos para el desarrollo de la sociedad.


Por Eduardo Rovira | Presidente de la Fundación Edad y Vida

Una nueva fuerza para el desarrollo