martes 21/9/21
TRIBUNA DE OPINIÓN

La novedad de ser escuchados por un ministro

José Manuel Albares. Ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. España

Tenemos nuevo ministro de Exteriores, Unión Europea y Cooperación, D. José Manuel Albares.

Tras el reemplazo en este ministerio a los españoles en el exterior nos toca esperar para ver la dirección que va a tomar en esta segunda parte de la legislatura.

A Arancha González Laya, quien tenía un currículo mucho mas orientado al aspecto comercial de las relaciones internacionales, habiendo sido directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (ITC) en Ginebra, y antes jefa de gabinete de Pascal Lamy en la Organización Mundial del Comercio, quizás le faltaba la experiencia que el nuevo ministro tiene en el aspecto humano que cubre este ministerio y que somos los mas de dos millones y medio de emigrantes.

D. José Manuel Albares estuvo trabajando como Embajador de España en Paris hasta hace escasos días, y las primeras señales que está lanzando a la emigración son positivas.

El pasado 21 de este mes de julio el ministro entrante visitó Londres para reunirse con Dominic Raab, secretario de Estado para las Relaciones Exteriores del gobierno británico con el fin de hablar sobre las consecuencias del Brexit, Gibraltar, y por supuesto asegurarse que no hay movimientos hacia España como el habido con Francia hace unos días en relación con el movimiento de ciudadanos sin cuarentenas. Se ha actuado rápido para tratar de salvar la temporada veraniega o al menos mitigar el posible desplome del turismo británico si cambian el estatus actual y pasan a exigir cuarentenas obligatorias.

Es de agradecer que en este viaje se incluyera la posibilidad de reunirse con la ciudadanía española en la capital londinense y poder permitir que de primera mano pudiéramos expresar nuestras quejas, sugerencias y ofrecer nuestro punto de vista como emigrantes.

En una breve alocución a los presentes explicó varios de los puntos que algunos íbamos a solicitar mas tarde, como fue por ejemplo la necesidad de que el Consulado de Londres para poder servir como es debido a la población que cubre, necesita encontrar un nuevo espacio acorde a su función. Tenemos un edificio obsoleto técnicamente y sin capacidad de poder incrementar la plantilla al ser extremadamente pequeño.

Es bueno que no hablara de oídas y que justo antes de visitar la Embajada se personara en el Consulado General de Londres para ver cuales son las condiciones de esta sede física que forma parte de la red de consulados que su Ministerio dirige.

Se necesitan también nuevos sistemas mas acordes a 2021, y el ministerio hace unos meses, de la mano de Arancha González Laya, comenzó a mover los hilos para mejorar el servicio en todo el mundo a través de la digitalización de procedimientos. Esto lograra sin duda permitirnos ahorrarnos el viajar a los consulados desde otras ciudades a cientos de kilómetros, y en muchos países que no cuentan con las redes de transporte que disfrutamos en el primer mundo esto se espera como agua de mayo.

En el discurso que nos ofreció el Sr Albares se habló del Brexit y de los derechos de la ciudadanía y se comentó la labor de las ventanillas únicas para el Brexit que siguen en funcionamiento en los tres consulados. Finalmente informó acerca de la designación de un nuevo embajador en Londres, una plaza que lleva desierta meses a pesar de la importancia de esta embajada en este momento.

Una visita de estas características en muchas ocasiones no ofrece mucho más que el darnos su punto de vista, y nos vienen a hablar y a explicarnos lo que se va a hacer o dejar de hacer, sin posibilidad de réplica, pero en esto caso no fue así.

Entre los asistentes había una nutrida representación de la ciudadanía española comenzando por nuestras veteranas compañeras del Centro de Mayores Miguel de Cervantes, así como representantes de la sociedad de científicos españoles en Reino Unido (CERU/SRUK), colegas de Coalición de Españoles en Reino Unido, y también acudimos representantes de dos de los tres Consejos de Residentes electos hace escasos meses…y fuimos muchos teniendo en cuenta el escaso aviso que se nos dio y cuando todos tenemos nuestros trabajos además de esta tarea de representación voluntaria.

El objetivo era poder departir unos minutos con el ministro y dejar claro que el Brexit esta comenzando y hay un riesgo enorme ante los cambios que esta habiendo. Los problemas comerciales pueden quedarse en nada si los comparamos con los dramas humanos, la discriminación, y un posible recorte en nuestros derechos a seguir viviendo y trabajando como antes de la salida abrupta de la UE.

Hay ciudadanos que, ante las nuevas reglas impuestas, están empezando a sufrir discriminación laboral, detenciones y una sensación muy alejada de aquella bienvenida que nos dio este país, en algunos casos hace décadas.

La posición mantenida por el gobierno de España con los emigrantes británicos que viven en nuestro país ha sido ejemplar y nos gustaría que hubiera una reciprocidad ya no solo en las reglas sino también en las formas y creemos que la visibilidad de los problemas de la emigración por parte del gobierno de España es muy limitada por no decir nula, si nos atenemos a las veces que se consulta a los representantes de la emigración. Desde junio de 2018 el CGCEE no se reúne en Pleno, que ha de ser según la ley organizado anualmente.

A los emigrantes nos preocupa ser escuchados y ver que hay avances.

El voto rogado está en fase de derogación, y los cambios en cuanto a la ley de nacionalidad que vienen de la mano de la Ley de Memoria Democrática solucionarán en gran parte la situación de muchos españoles que podrán por fin tener reconocida una nacionalidad que es tan suya como lo fue de sus padres y abuelas (no olvidamos que esta ley está incompleta y necesitamos los 4 casos propuestos por Sara Vila Galán). Los cambios en procedimientos a través de la tecnología y no exigiendo tramites cara a cara también nos facilitarán la vida como emigrantes…pero esta rueda no puede volver a parar.

La novedad de ser escuchados por un ministro