#TEMP
domingo. 14.08.2022
TESLA

Seis mujeres presentaron demandas en California contra el fabricante de vehículos eléctricos de lujo, Tesla, al que acusaron de fomentar una cultura de acoso sexual en la planta de montaje que tiene en la localidad de Fremont, en ese mismo estado.

El periódico The Washington Post señaló que las seis mujeres ocuparon puestos en la planta de montaje o en el centro de servicios de la compañía en Fremont y todas ellas acusaron a sus compañeros masculinos de acoso sexual.

En algunos casos, cuando denunciaron el comportamiento de sus colegas, las empleadas afirman que fueron trasladadas de sus puestos de trabajo a otras posiciones. Varias de ellas denunciaron que sufrieron depresión y ansiedad como consecuencia de los supuestos acosos.

En noviembre, otra empleada de Fremont presentó una demanda contra Tesla por las mismas razones, tras acusar a la compañía de fomentar un clima de acoso sexual en la planta de montaje.

En octubre de 2020, un juez ordenó a Tesla pagar 137 millones de dólares a otro empleado de la compañía en Fremont, Owen Diaz, por el racismo, discriminación y acosos que sufrió en su puesto de trabajo

Según la demandante de ese caso, Jessica Barraza, sus compañeros le hicieron comentarios vulgares sobre su físico e incluso sufrió tocamientos.

Barraza denunció la situación al departamento de Recursos Humanos de Tesla, pero, de acuerdo a su denuncia, la compañía no actuó contra los supuestos autores del acoso.

Tras la demanda de Barraza, el bufete de abogados Johnson Fistel, que no está relacionado con las denuncias presentadas hasta ahora contra Tesla, dijo en un comunicado que está investigando demandas contra "algunos ejecutivos y directores" de Tesla.

El bufete señaló que los accionistas de Tesla pueden tener un caso legal para que la compañía no sufra consecuencias responsabilizando personalmente a "los ejecutivos y directores de la compañía" del "supuesto daño causado".

La firma legal también indicó que los accionistas "pueden ayudar a reformar el gobierno corporativo de la compañía para prevenir futuras malas conductas".

En octubre de 2020, un juez ordenó a Tesla pagar 137 millones de dólares a otro empleado de la compañía en Fremont, Owen Diaz, por el racismo, discriminación y acosos que sufrió en su puesto de trabajo. 

¿Has leído esto?

Tesla demandada por seis mujeres por su "cultura" de acoso sexual