#TEMP
viernes 27/5/22

Muere una doctora en un tiroteo indiscriminado en un centro sanitario

La doctora del ambulatorio de Moratalla (Murcia) recibió cuatro impactos de bala, uno de ellos en la cabeza. También está herido un conductor de ambulancias. El presunto agresor es un taxista jubilado, que ya ha sido detenido.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 11.03.2009

El hombre detenido tras disparar anoche contra dos personas en el centro de salud de Moratalla, en Murcia, ha sido identificado como P.N.M, de 74 años, taxista jubilado, han informado fuentes de la Delegación del Gobierno en un comunicado.

El autor de la agresión se presentó en la tarde de ayer en el citado centro sanitario para ser tratado de un problema de salud, al parecer de tipo asmático. Con posterioridad se desplazó para consultar sobre el mismo asunto a Caravaca de la Cruz, ya que, al parecer, no estaba conforme con la asistencia recibida, según las primeras investigaciones de la Guardia Civil.

A su regreso a Moratalla y armado con un revólver se presentó de nuevo en el Centro de Salud y disparó en primer lugar contra la doctora, que estaba de guardia, y a continuación contra el conductor de la ambulancia que se acercó al lugar al oír los disparos.

El Taxista dijo a los agentes de la Guardia Civil que el arma, un revólver marca Astra del calibre 32, la encontró hace unos 15 ó 20 años en el taxi, cuando ejercía su profesión en Barcelona.

De estos hechos se tuvo conocimiento en la Guardia Civil sobre la una de la madrugada a través de una llamada efectuada a la Central Operativa de Servicios de la Comandancia, en la que se comunicaba que un individuo armado había efectuado varios disparos en el Centro de Salud y había herido de gravedad a dos personas.

Al lugar se desplazaron agentes de la Guardia Civil, quienes comprobaron la veracidad de los hechos, así como que el supuesto autor de los disparos se encontraba detenido por efectivos de la Policía Local.

Ante la gravedad de las heridas recibidas, tanto la doctora que responde a las iniciales M.E.M.M., de 34 años, como el conductor de ambulancia, J.M.M.L., fueron trasladados al Hospital Comarcal del Noroeste, de Caravaca de la Cruz, de donde la primera fue derivada a la Arrixaca en estado de extrema gravedad.

NO ASISTIÓ A LA CITA MÉDICA CON LA DOCTORA A LA QUE DISPARÓ

El hombre de 74 años que disparó presuntamente esta madrugada a una doctora del centro de salud de Moratalla y a un conductor de ambulancia, tenía cita con esta sanitaria a las 19.00 horas de ayer y no se presentó, ha informado hoy el delegado del Gobierno en Murcia, Rafael González Tovar.

El presunto agresor, que ha sido detenido y está a disposición de la Guardia Civil, no conocía a ninguna de las dos víctimas, ha asegurado González Tovar.

El hombre, taxista jubilado, acudió fue al centro de salud a mediodía de ayer para ser tratado de un problema asmático y no fue hasta las doce de la noche cuando regresó, a pesar de tener fijada una consulta con la doctora María Eugenia M.M., de 34 años, a las 19.00 horas.

Este hombre efectuó, al parecer, cuatro disparos en la cabeza y en el pecho contra la médico, una residente de cuarto año que se encuentra en estado crítico en el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia.

También disparó presuntamente contra un conductor de ambulancia que trabajaba anoche en el consultorio, quien sufre derrame en el tórax y se encuentra estable en el hospital comarcal del Noroeste, en Caravaca de la Cruz.
ARMA NO LEGALIZADA

Por último, el delegado del Gobierno de Murcia, Rafael González Tovar, ha señalado que el presunto autor no ha pasado a disposición judicial, el caso "está todavía en fase de investigación" y en cuanto estén esclarecidos los detalles y la procedencia del arma, pasará "obviamente" a disposición del juez. Así como que, al parecer, el arma no estaba legalizada, "sí que es cierto que él ha explicado que se encontró la misma en su época de taxista en Barcelona y que la llevaba habitualmente".

Preguntado por si se tomarán medidas en los centros de salud, Tovar indicó que "es difícil", porque "poner efectivos en todos los centros por un mínimo riesgo es complicado", lo que sí es fácil y la línea adoptada, continuó, "es endurecer mucho las penas para que cualquier tipo de agresión que pueda sufrir un servidor público se ha tipificado como lo que es, una agresión a la autoridad, a un funcionario público".

Otra cosa, advirtió, es que situaciones "extremas y lamentables como esta puedan surgir en cualquier momento", tras lo que mostró su deseo de que "no se repitan". Por el momento, según el delegado, se desconocen los motivos de la agresión, aunque, destacó, que el autor "no parece que tuviera antecedentes".

Muere una doctora en un tiroteo indiscriminado en un centro sanitario
Comentarios