IGLESIA Y FRANQUISMO EN LA ESPAÑA DE HOY

El Obispado de Pamplona y sus lazos franquistas

El Obispado sigue amparando a la Hermandad franquista de Voluntarios de la Cruz con la que colabora de forma entusiasta.

Página del Diario de Navarra donde aparece la frase del obispo, 'no es una guerra, es una cruzada'.
Página del Diario de Navarra donde aparece la frase del obispo, 'no es una guerra, es una cruzada'.

En 1952,  el Obispo de Pamplona “excitó a los Hermanos a seguir sus huellas [de Cristo] con el mismo espíritu que les animó en los días de la defensa por Dios y por España”

En artículos anteriores, se ha explicado la labor de enaltecimiento del golpismo franquista y del franquismo en general, desarrollada por la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz desde su fundación en 1939 hasta la actualidad.

En esa labor, la Hermandad ha contado siempre con la colaboración entusiasta del Obispado de Pamplona. Dato elocuente de ella es que en la ceremonia de su constitución estuvo presente el obispo de la época, Marcelino Olaechea, acompañado por dos curas radicalmente requetés: Antonio Añoveros Ataun y Santos Beguiristain Eguílaz.

El obispo Olaechea fue el primer prelado español que interpretó el golpe de estado y la guerra civil subsiguiente como una cruzada en un artículo publicado el 23 de agosto de 1936. Dicha publicación coincidiría con el día de la matanza de Valcardera, la segunda mayor saca colectiva registrada en Navarra. En ella, más de cincuenta republicanos, conducidos en autobuses desde la prisión provincial de Pamplona, fueron asesinados en aquel paraje bardenero. Para mayor escarnio, la masacre se completó con una macroprocesión, celebrada aquel mismo día en Pamplona en honor a Santa María la Real. El acto religioso fue interpretado como un ritual de comunión de las fuerzas implicadas en el levantamiento fascista cuando ya se patentizaba que no sería un sencillo paseo de unas pocas semanas.

En cuanto al cura Antonio Añoveros recordemos que actuó como confesor en aquella carnicería, al igual que otros curas, lo que demuestra la colaboración activa del obispado. También fue conocedor de los pormenores de otros hechos bárbaros como el asesinato de la maestra Camino Oscoz o del requeté Francisco Lizarza en los montes de Urbasa. Nunca hizo públicos sus recuerdos de aquellos sucesos. Con su conducta de falta de autocrítica colaboró con la desmemoria sobre tales hechos. Nunca mostró su condolencia por el sufrimiento de los familiares de las víctimas.

Por el contrario, se mostraría un notorio propagandista del terror rojo en charlas impartidas en Pamplona en febrero de 1939, haciendo campaña por el reconocimiento público de los mártires franquistas. Aún iría más lejos, pues pidió públicamente que se grabaran en los muros de la iglesia de San Nicolás los nombres de los 93 caídos.

Asimismo, en El Pensamiento Navarro de 19 de julio de 1939, mostró su plena conformidad con la interpretación de la guerra civil como “cruzada por Dios y por la Patria. Por eso fue rotundo el triunfo. La Providencia del Señor velaba por sus elegidos”. Participó como conferenciante en 1942 en cursos para instrucción de mandos del Frente de Juventudes. Cuando ese mismo año tomó posesión de la parroquia de Tafalla fue unánimemente alabado por las fuerzas vivas del franquismo.

Como es sabido, Añoveros, por esos azares de la historia, se convertiría en 1974 en una referencia del antifranquismo cuando, siendo obispo de Bilbao, y tras haber leído una homilía en la que aludía a la posesión por parte del pueblo vasco de rasgos culturales propios que le proporcionaban una identidad específica, el Gobierno intentó expulsarlo sin conseguirlo de España.

En lo que se refiere a Santos Beguiristáin, párroco de Azagra en 1936, es conocida su labor de apoyo para poner en funcionamiento la limpieza política de los desafectos en ese pueblo, saldada con el asesinato de 71 personas, llevando privadamente la contabilidad de la misma.

En el curso del tiempo, el Obispado de Pamplona siempre apoyó las actividades de la Hermandad. En los primeros años, celebraba funciones religiosas en la misma capilla del obispo y se reunía frecuentemente con él en el Palacio Episcopal. El obispo solía presidir los Viernes Santos, tras la función de las Siete Palabras, la ceremonia de toma de hábitos que organizaba la Hermandad para los excombatientes que quisieran “seguir defendiendo los santos ideales de la Cruz y la Religión” a través de ella.

Incluso en 1952, en ese acto el obispo “excitó a los Hermanos a seguir sus huellas [de Cristo] con el mismo espíritu que les animó en los días de la defensa por Dios y por España”.

Dos años antes, en 1950, la Hermandad quiso agradecer la ayuda prestada por el Vaticano. Y así, se dispuso a visitar al papa, organizando una peregrinación a Roma, “vistiendo sus pardos hábitos y con las cruces y banderas al frente” para “entrar en el Vaticano entonando las canciones religiosas de la Cruzada y rematándolas con el Viva Cristo Rey, grito de triunfo y plegaria en los combates” y para “agradecer al Santo Padre sus constantes palabras de elogio a la actuación de Navarra en la Cruzada” y reiterarle ser “sus zuavos locales si fuese preciso”. 

1No cabe duda que, gracias al Obispado, la Hermandad ha disfrutado del uso del Monumento a los Caídos. Tiene una fundación perpetua de misas en dicho edificio por Decreto eclesiástico de 18 de enero de 1957. Su primera misa y el vía crucis allí celebrados, así como la ubicación en el Monumento a los Caídos de la sede de la asociación, en diciembre de 1958, fueron posibles por un permiso verbal del obispo, ratificados por escrito en 1960.

Por último, cabe decir que el blindaje de la cripta del Monumento a los Caídos, como espacio reservado y secreto para las actividades de la gestión de la memoria franquista de la Hermandad, fue debido a las condiciones impuestas por el Obispado en el acuerdo suscrito con el Ayuntamiento de Pamplona en 1997.

La donación del Monumento a los Caídos al Ayuntamiento pamplonés quedaba limitado por una cláusula de reserva para la parroquia de Cristo Rey colindante “y, en todo caso, para el Arzobispado de Pamplona, del uso y disfrute de perpetuidad y mientras el edificio donado se mantenga en pie, de la cripta central en la que podrán celebrar los actos de culto que tenga por conveniente, así como el uso y disfrute de la totalidad de las dependencias ubicadas bajo el arquerío lateral izquierdo del edificio donado, visto el mismo desde su frente o plaza de Conde de Rodezno”.

Con estos antecedentes, la Iglesia y, más concretamente el obispo de Pamplona, deberían haber cortado desde hace muchos años el cordón umbilical vergonzoso que les une a una Hermandad que rezuma fascismo por todos los lados y a quien, con sus innegables y discriminatorios favores, justifica su existencia sine die, en el pasado, en el presente y, sorprendentemente, en el futuro.


Firman el artículo: Fernando Mikelarena, Víctor Moreno, José Ramón Urtasun, Txema Aranaz