miércoles 8/12/21
med

Es difícil determinar que nos quedará de esta maldita pandemia. Hay quien dice que nada, otros que hemos aprendido el valor de las relaciones humanas, otros la importancia de la salud por encima de todo, que aunque ya lo sabíamos, podemos decir que ha quedado demostrada. ¿Y los mediadores que podemos decir? Pues aprovechando la enorme experiencia adquirida por mis compañeros mediadores del SERCLA en Andalucía (sistema extrajudicial de conflictos laborales en Andalucía) que tras los primeros momentos de Pandemia, apostaron por las mediaciones on-line, podemos decir que hemos aprendido el enorme valor del tiempo cuando existe un conflicto. Tras unas estadísticas asombrosas, tuvimos que procesar la inmensa sensación de eventos cancelados que hacían de la soledad de nuestro entorno, nuestro día a día y dicen los expertos, que los conflictos afloraron por todas partes.

Podemos decir sin temor a equivocarnos que hemos tenido que organizarnos y saber gestionar nuestras relaciones y nuestras emociones en nuevos escenarios.

Lo que todos llaman resiliencia, unido a las herramientas digitales han aportado una gran experiencia en la gestión de los conflictos. La creatividad apareció en todos los aspectos de la vida y también en nuestras relaciones. Cumpleaños celebrados por videollamadas, mensajes de aliento a aquellas personas que lo estaban pasando mal, o cambiarse la ropa aun cuando no fueras a salir de casa, fueron situaciones de nuestros día a día.

Ello nos llevó a reconstruir o mejor dicho, construir mejor nuestras relaciones, que nos reinventáramos y cambiáramos nuestras prioridades. "En un mundo cada vez más inclinado hacia el interés propio, hacia el narcisismo y el ego” podemos ver el renacimiento de algunos de los valores humanos más nobles la solidaridad, la honestidad, la esperanza o la paciencia.

Pero hay algo que me gustaría hoy, llamaros la atención y es al cambio sufrido por nuestros mediados. Si esta es la situación que hemos vivido, han cambiado nuestros intereses en la mediación, hasta el punto, que como decía antes, le damos mucho valor al tiempo y sobre todo a la inmediatez. Algo que venimos propugnando siempre, aprovechar el aquí y el ahora

No podemos vivir sin la esperanza, de que nuestro conflicto se va a solucionar, y por eso demandan cada día más que hagamos sesiones que les llamamos de “escape room”.

¿Qué es un escape room, sala de escape o cuarto de escape?

Técnicamente lo podemos definir como un juego en el que participan varias personas. Encerrados en una habitación que simboliza un lugar cerrado (un castillo, un barco, una prisión, un planeta lejano…), los participantes deben colaborar para investigar y resolver los enigmas que les permitirán escapar en un tiempo limitado.

Esto supone mucha reflexión, trabajo en equipo, imaginación y colaboración, el Escape Room permite a todos los participantes, aprovechar el tiempo y ser capaces de ver más allá que lo que nos muestra “el juego”.  

Pues queridos amigos y amigas, nuestros mediados, nuestros clientes, tras la pandemia, quieren y necesitan que seamos capaces de gestionar un conflicto en el menor tiempo posible. No quieren mirar más allá, ya que desconocen el futuro, pero si están deseosos de aprovechar el momento que le brindamos en una mediación.

Por eso también podemos aprender de los elementos y cómo funciona un Escape Room

Un Escape Room se desarrolla siempre en tres fases:

El briefing

El Game Master (es el que organiza y dirige el juego) reúne a los participantes y les explica el contexto del juego: el tiempo, las circunstancias y el objetivo. La mayoría de las veces, el objetivo es salir de un espacio cerrado en menos de 60 minutos. El Game Master también debe explicar cómo empezar el juego: qué reto o prueba hay que resolver para empezar. A continuación, el Game Master hace pasar a los participantes a la sala de juego y el reloj empieza a correr.

No quiero que veáis muy atrevida esta comparación, pero sin querer minimizar la importancia de un conflicto para los mediados, nosotros, los mediadores, como el Game Master, les indicamos las reglas de la mediación y les hacemos ver la importancia de cada uno de los valores que han de tener en consideración para, como desean, salir del problema lo antes posible.

El juego

Una vez encerrados en la sala de juegos, los participantes, deberán colaborar para explorar el lugar, encontrar pistas, resolver enigmas y asumir retos que les permitan, paso a paso, progresar en el juego y escapar antes de que finalice el tiempo impuesto.

La Mediación, permitirá una vez sentados en la mesa, con nuestra agenda y las distintas técnicas y habilidades, clarificar la situación, mejorar las relaciones y sobre todo, ver las auténticas necesidades, que les permita avanzar aunque fuera una única sesión. Al ser un proceso de carácter personalísimo, están sentados allí todo aquél que tiene potestad para decidir… porque no empezar ya a tomar decisiones, desde el primer minuto

La finalización

Tanto si se ha alcanzado el objetivo como si no, si se ha escapado antes de que se acabara el tiempo, o si el timbre ha sonado justo cuando se estaba a punto de alcanzar la meta, el juego de escapismo siempre termina con una reunión informativa entre los jugadores, con el Game Master y, la mayoría de las veces, celebrando el encuentro, hayamos ganado o no.

¿Os suena algo?. La mediación no garantiza el acuerdo, pero si que vamos a intentar encontrar la salida y por tanto el éxito está asegurado solo con que hayamos sabido gestionar el problema en el tiempo que nos hemos marcado. 

Si buscas un proceso estimulante e innovador, cuando lo estas pasando mal con ocasión de un problema, ¡El Escape Room en mediación es para ti! Es lo que nos ha traído la pandemia, el aquí y ahora para escapar y gestionar ese problema que te hace mal.

¿La semana que viene otra sesión de mediación?... ya veremos, yo lo que quiero es aprovechar la sesión de hoy al máximo.


"Judicializar la política y politizar la justicia, ahoga cualquier posibilidad de resolución de conflicto"

Mediaciones escape room tras la pandemia