#TEMP
miércoles 25/5/22

Médicos del Mundo desmonta el mito del "turismo sanitario" en España

I.G.C.
Tras el llamamiento hecho por el socialista Rodríguez Ibarra pidiendo una sanidad "solo para españoles", un estudio realizado por la ONG desmonta la tesis de que los inmigrantes se "aprovechen" del servicio de salud pública.
NUEVATRIBUNA.ES 24.09.2009

En pleno debate sobre el acceso de los inmigrantes al sistema de salud pública, la organización Médicos del Mundo, presentó este jueves en Bruselas un informe revelador que desmonta el mito de lo que se ha venido en llamar “turismo sanitario”. El estudio realiza una comparativa con varios países de la UE y concluye que los inmigrantes no llegan a Europa para recibir tratamientos médicos ni para “aprovecharse” de los sistemas europeos de cobertura socio-sanitaria.

El planteamiento echa por tierra propuestas tan extremas como la realizada hace unos días por el ex presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que, haciendo suyo el llamamiento realizado en más de una ocasión por la presidenta de Madrid, la popular Esperanza Aguirre, pidió una sanidad “sólo para los españoles para evitar estos supuestos abusos.

De hecho, el dato aportado por este informe refleja que “sólo el 6% de las personas citaron razones de salud cuando se les preguntó por los motivos que les habían llevado a abandonar su país y, de hecho, la migración por razones de salud no está relacionada con las condiciones más favorables de acceso a la salud para las personas sin permiso de residencia”, según puede leerse en el texto.

Para el presidente de la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública, Marciano Sánchez Bayle, la cobertura sanitaria no sólo debe ser un derecho universal por cuestiones de solidaridad sino también por pura cuestión de “salud pública” ya que la falta de asistencia dificulta el control de focos de infección que pueden extenderse por la población como puede ser el caso de la tuberculosis, pone como ejemplo.

LOS SIN PAPELES TIENEN GARANTIZA LA SANIDAD EN ESPAÑA

Según el estudio comparativo realizado en diez países (España, Francia, Alemania, Bélgica, Países Bajos, Italia, Portugal, Reino Unido, Suecia y Malta), España se sitúa como uno de Estado donde mayor porcentaje de población inmigrante sin permiso de residencia dispone de cobertura sanitaria, un 40%, duplicando la media europea que está situada en el 18%.

Aún así, en nuestro país, todavía persisten importantes fallos del sistema que dejan fuera a los extranjeros que no tienen regularizada su situación. Para Sánchez Bayle, el problema en muchos casos reside en las “trabas” administrativas que se ponen en los ayuntamientos que son los que expiden el censo, trámite imprescindible para que un inmigrante acceda a los servicios de salud. En España, la sanidad está garantizada para todos los menores de 14 años y para las embarazadas, pero, en ocasiones, el propio “miedo” de estas personas a ser expulsadas del país hace que no acudan a un centro de salud para atenderse una dolencia, recuerda.

El estudio también constata esta situación al señalar que en España, los solicitantes de asilo y los que carecen de permiso de residencia tienen derecho a la atención sanitaria en las mismas condiciones que los nacionales, aunque los 'sin papeles' tienen más dificultades en cumplir con los requisitos administrativos.

Otro de los aspectos positivos que resalta el informe es que España es, junto a Francia, donde mejor se conoce la existencia de una prueba de detección gratuita del VIH/Sida.

LA GESTIÓN DE LAS TARJETAS SANITARIAS VARÍA DE UNA COMUNIDAD A OTRA

Por desglose de comunidades autónomas, Médicos del Mundo destaca que sólo Andalucía, Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana han adoptado un sistema más favorable, que consiste en dar la tarjeta sanitaria a todos los irregulares sin ningún tipo de condición administrativa.

No obstante, la gestión de las tarjetas sanitarias para los inmigrantes irregulares varía mucho de una Comunidad Autónoma a otra. Además, en algunos sitios, como en Toledo, Médicos del Mundo ha detectado que las personas sin hogar, sin posibilidad de empadronarse, no acceden a la tarjeta sanitaria, y por tanto, no llegan al sistema sanitario de forma normalizada. Tampoco Madrid garantiza dicha cobertura –denuncia Sánchez Bayle-, donde ciertos ayuntamientos gobernados por el PP “ponen muchas trabas burocráticas a los inmigrantes” .

En su opinión, hay un problema añadido, ya que algunas administraciones carecen de una gestión eficaz que posibilite el cobro de estos servicios con los países de la UE y con los que hay firmados convenios. La falta de registros también dificulta el cobro por accidentes de tráfico de los que se deberían hacer cargo las compañías aseguradoras.

En el caso de Baleares, según la ONG, existen dificultades para inscribirse en el padrón, dada la exigencia de un contrato de alquiler que los propietarios no quieren facilitar; no se está atendiendo como desplazados a los extranjeros con tarjeta sanitaria de otra comunidad autónoma y las dificultades para acceder al certificado de su país de origen provoca una traba más para tener la tarjeta.

Además, en los servicios de urgencias de las Islas, si se carece de tarjeta sanitaria o seguro privado, los pacientes reciben un documento en el que se les dice que si en 48 no presentan alguno de los documentos requeridos, todos los gastos correrán a su cargo e incluye incluso un número de cuenta para abonar la factura, algo que, según Médicos del Mundo, crea un efecto disuasorio para las personas inmigrantes a la hora de usar los servicios de urgencia.

LA MAYORÍA DE LA LEYES DE LA UE "DISCRIMINA" A LOS IRREGULARES

Bajo el título El acceso a la sanidad, un derecho no respetado en Europa, el estudio, que incluye más de 1.200 entrevistas pone asimismo de manifiesto que el derecho a la salud “no está plenamente garantizado en Europa” y que la mayoría de las leyes nacionales “discrimina abiertamente” a los 'sin papeles'.

Ante este escenario, Médicos del Mundo critica que las instituciones de la UE sigan “guardando silencio” sobre la salud de estos ciudadanos de “segunda categoría”. “Esta asignatura pendiente no compete sólo a los derechos sino también a la efectividad de las políticas de salud pública ya que excluye a parte de la población residente”, advierte.

Así, en un contexto de vigilancia como el actual, marcado por la aparición de la gripe A, el informe considera cuanto menos “arriesgado”, desde el punto de vista sanitario, apartar a un porcentaje de la población de las medidas de prevención y de tratamiento del virus H1N1 o de otras enfermedades que puedan surgir.

En cuanto al análisis por países, el informe revela que en algunos como Suecia las personas sin permiso de residencia no tienen derecho a ninguna cobertura sanitaria gratuita, ni siquiera en caso de emergencia o parto.

En otros, como Alemania, los derechos, ya de por sí limitados legalmente, están anulados casi por completo por la obligación de denunciar a los irregulares que tienen todas las instituciones públicas. Reino Unido ofrece algún tipo de cobertura, pero deja al margen servicios sanitarios esenciales, como el tratamiento pre y post natal.

Médicos del Mundo desmonta el mito del "turismo sanitario" en España
Comentarios