#TEMP
lunes 16/5/22

Martínez (UGT): "Este fracaso nos ha costado 66.000 millones de euros a los madrileños"

“Sólo espero que el nuevo consejero, el Sr. Lasquetty, sea capaz de ponerse en la piel de aquellos que necesitan la sanidad como un servicio público”, dice el líder del sindicato en Madrid.
NUEVATRIBUNA.ES- 20.04.2010

La marcha de José Ángel Güemes no ha traído paz a la guerra que mantiene Esperanza Aguirre con los sindicatos madrileños. El secretario general de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, -empeñado en reabrir el diálogo social en la comunidad madrileña- detalla lo que tilda como "fracaso" en la gestión del modelo público de gestión semi-privada del sistema sanitario de la Comunidad gobernada por Esperanza Aguirre, una autoproclamada liberal que gobierna con mano de hierro desde hace cinco años la comunidad.

Martínez se refiere en primer lugar a la marcha del consejero de Sanidad, al sector privado, -'fichado' por una escuela de negocios madrileña. "Sólo espero que Güemes no dé allí clases de gestión sanitaria”, ironiza. Los amargos reproches hacia el que califica como el "peor consejero de la historia" de la joven región le sirven a Martínez para iniciar su análisis sobre el “fracaso” de cinco años de gobierno aguirrista.

Un fracaso el del modelo sanitario que "ha costado 66.000 millones de euros a los madrileños”, recuerda. Todo para que las listas de espera hayan pasado "de 40.000 pacientes a casi 51.000”, añade el sindicalista, en contra de las cifras oficiales donde “sólo aparecen 15.000 pacientes”, asegura.

Con todo, un muy dato significativo llama la atención del sindicato. La situación de 1.800 pacientes. Aquellos que rehúsaron confiarse a la privada y ser operados en uno de los centros concertados -gestionados privadamente con fondos públicos. Entre quienes prefieren que les operen en los hospitales públicos, algunos llegan a esperar hasta seis meses para ser operados, muy lejos de los 40 días de los que presume Aguirre.

Los datos de estos pacientes, “castigados a esperas interminables”, según Martínez, coinciden con quienes declaran en una encuesta -el Barómetro sanitario- que preferirían ser tratados en la pública: un 67 por ciento de los encuestados.

Sin embargo, la elección de este sistema mixto -con hospitales íntegramente públicos y otros privados, concertados- tampoco ha supuesto un ahorro a las arcas públicas. Según sostiene UGT, "hay datos que indican que el coste medio de una cama en los hospitales nuevos supera en más de 160.000 euros al coste en los tradicionales”. “La Comunidad de Madrid lo niega", continúa Martínez. "Pero es que los gobiernos nunca aceptan sus fracasos”, concluye.

Martínez, que clama contra la cerrazón de Aguirre al cogobierno con los sindicatos, sólo espera que el nuevo consejero, "el Sr. Lasquetty", sea capaz de "ponerse en la piel de aquellos que necesitan la sanidad como un servicio público”. Algo que, en su opinión, choca frontalmente con "los principios moralmente corrompidos” que han inspirado el modelo privatizador de la 'lideresa', eterna aspirante al liderazgo del PP nacional, 'dama de hierro' para otros, y liberal autoproclamada, pese a que algunos intentos, como el de imponer a Ignacio González -su lugarteniente- al frente de Caja Madrid, la principal caja de ahorros de la comunidad madrileña, la han señalado para otros muy lejos del auténtico espíritu de los liberales.

Ahora, y tras cinco años de desencuentros con los sindicatos, UGT reiteró hoy su ofrecimiento para implicarse en el modelo de gestión de los servicios públicos madrileños, algo imposible a juzgar por lo visto los últimos años. Aguirre rechaza frontalmente la concertación con los sindicatos. Pese a ello, el sindicato reiteró hoy que este conflicto se solventaría en parte si Aguirre aceptara dar entrada a los sindicatos en la redefinición del sistema de libre elección planteado en la Comunidad madrileña.

El lìder de UGT reclama además a Aguirre que acepte reconsiderar el papel de los sindicatos a la hora de "homogeneizar el modelo de gestión" de la sanidad madrileña. Además pide la creación de un Observatorio sobre la Calidad Sanitaria y la designación profesional -y no según criterios políticos- de los puestos directivos en los hospitales públicos, un escenario de confrontación bajo el mandato de Aguirre, con casos como las sedaciones de enfermos terminales en el hospital de Leganés, que acabaron con la absolución del doctor Luis Montes, puesto en la picota por Aguirre.

Martínez (UGT): "Este fracaso nos ha costado 66.000 millones de euros a los...
Comentarios