miércoles 27.05.2020
REYES Y REINAS DE ESPAñA | HISTORIA BORBóNICA

María Luisa Gabriela de Saboya, la Reina niña

La noche de bodas fue muy especial pues María Luisa negó el acceso a su habitación a Felipe V, como protesta por su matrimonio y permaneció encerrada tres días en su cuarto.

Nace en Turín el 13 de septiembre de 1688. Sus padres son Víctor Manuel II, duque de Saboya y rey de Cerdeña y su madre Ana María de Orleáns.

Sin-título-1

Tiene una infancia tranquila y fue educada para ocupar un papel relevante dentro de las monarquías europeas.

El compromiso matrimonial entre María Luisa y Felipe V se anunció, el 8 de mayo de 1701, cuando tenía solamente doce años. Felipe V toma posesión de la Corona el mismo día, en que se produce el anuncio de su matrimonio.

En el testamento, que dejó Carlos II, se estipula que ante la falta de descendencia y en consecuencia sucesor para la Corona española, el siguiente rey de España debería ser Felipe de Anjou (el futuro Felipe V), que era Borbón y a cambio éste debía casarse con alguna hija del emperador austriaco Leopoldo I. De esta forma, se sellaría una alianza matrimonial, que garantizase la paz en Europa y así no suponer un problema para España y su Imperio.

Sin embargo, Luis XIV, no siguió el testamento de Carlos II, e hizo casar a su sobrino con María Luisa Gabriela de Saboya, con el objetivo de lograr una alianza entre Francia, España e Italia. Esto suponía la hegemonía francesa sobre todo Europa, rompiendo todos los equilibrios, que buscaba Carlos II con su testamento. Como veremos posteriormente nos llevo a una larga guerra de Sucesión.

SU MATRIMONIO

La boda se celebró en Turín, el 11 de septiembre de 1701, mediante poderes. Para el encuentro con su marido Felipe V, María Luisa fue acompañada por toda su familia, situación está nada habitual. Al mismo tiempo, el rey de Francia, Luis XIV, nombró como única dama acompañante a Anne Marie de Treimoille, más conocida como la princesa de los Ursinos. Esta era confidente de Luis XIV y de su esposa, madame de Maintenom, y persona de total confianza..

La boda definitiva se celebró en Figueras, que es el lugar donde se produjo el primer encuentro entre Felipe V y María Luisa. La noche de bodas fue muy especial pues María Luisa negó el acceso a su habitación a Felipe V, como protesta por su matrimonio y permaneció encerrada tres días en su cuarto.

Sin-título-2
Escudo de María Luisa de Saboya

Siguiendo los consejos de la princesa de los Ursinos, la pareja real después de su matrimonio en Figueras, se quedaron en Barcelona como medida eficaz para intentar ganarse el apoyo de los catalanes. El reino de Aragón en su conjunto no apoyó el nombramiento de Felipe V, el primer Borbón y sí apoyaban las aspiraciones de la continuidad de la casa de los Austrias

Luis XIV era consciente de las limitaciones, que tenía su sobrino Felipe V, de la debilidad de su carácter, y a pesar de que María Luisa era una niña, podría acabar dominándolo y eso asustaba al rey francés. La princesa de los Ursinos se convirtió en amiga intima de María Luisa y en su aliada. Enseguida se pudo comprobar, que ambas tenían más claro, que Felipe V, la política que debían desarrollar en España para consolidar la reciente monarquía

Fruto de su matrimonio fueron cuatro hijos:

Luis I, que fue rey de España, solamente durante el corto periodo de siete meses, pues falleció con diecisiete años recién cumplidos.

Felipe, que murió seis días después de su nacimiento.

Felipe Pedro, que solamente vivió siete años.

Fernando VI, que acabó siendo rey de España, tuvo un reinado tranquilo y bastante fructífero para el país.

María Luisa fue conocida por el pueblo español con el sobrenombre de la saboyana y fue muy apreciada.

A pesar del mal comienzo de su matrimonio, Felipe V y María Luisa se enamoraron mutuamente, haciéndose inseparables, durante su primer año de matrimonio. Sin embargo, la paz se rompe y comienza, lo que se conoce como la Guerra de Sucesión. Esto obliga al Rey a dejar a María Luisa e ir a luchar al frente de su ejército, lo que hizo que pasaran largos periodos sin verse. La princesa de los Ursinos informa a Luis XIV lo bien que iba la pareja “no hay manera alguna de que el Rey abandone la alcoba y por su gusto estaría todo el día en la cama de la Reina

Sin-título-3
María Luisa Gabriela de Saboya

Esta felicidad conyugal hace, que María Luisa imponga su voluntad tanto en palacio como en la política que debe desarrollar el Estado español, tal como se temía el rey francés, Luis XIV.

El matrimonio de María Luisa está unido de forma muy fuerte a la princesa de los Ursinos. La actuación de ésta iba encaminada no sólo a la consolidación de dicho matrimonio, sino a la consolidación de la nueva dinastía gobernante, los Borbones, en un momento especial convulso en el panorama político y económico que se daba tanto en Europa como en la propia España imperial.

Para ello, María Luisa y la princesa de los Ursinos desarrollaron una política nacional de máximo consenso, en que un amplio sector de la población española no aceptaba la llegada de los Borbones y deseaban el cumplimiento del testamento de Carlos II. Esta oposición se daba mayoritariamente como hemos visto en el reino de Aragón y además se oponían a la intención de Luis XIV que quería que España se alineara con Francia para defender los intereses del rey francés.

Sin-título-4
Hyacinthe Rigaud. Felipe V rey de España. 1701. Palacio de Versalles.

LA REGENCIA

Fue en 1702, después de un año de matrimonio, cuando se produce la rebelión italiana, fundamentalmente en Nápoles, dando así inició a la Guerra de Sucesión. Felipe V tiene que acudir a ese territorio para sofocar ducha revuelta. Queda como Regente del Reino por primera vez, el 8 de abril de 1702. María Luisa se rodea del cardenal Portocarrero y de ministros muy competentes como son, Orry, Amelot, Macanaz y otros que trabajan muy bien en la búsqueda de la unidad administrativa y en la centralización del Estado.

Una de las características más notables que introdujeron los monarcas Borbones fueron sus principios centralizadores, pues no entienden la actual manera de estructuración de Estado, que tenían los Austrias que funcionaban por medio de fueros.

A pesar de sus criterios centralizadores, María Luisa inauguró las Cortes de Aragón y después se traslada a Madrid donde tendrá una buena acogida popular.

Cuando regresa Felipe V de sus luchas en Italia, era ya el año 1704. Sin embargo, nuevamente tiene que partir de Madrid para hacer frente al avance de las tropas del archiduque Carlos (pretendiente austriaco a la Corona española), que avanzaban por tierras extremeñas. Con este hecho se inicia la segunda Regencia de María Luisa

El rey francés Luis XIV decide destituir a la princesa de los Ursinos y su regreso a Francia, pues la relación suya con la reina María Luisa se había deteriorado mucho y consideraba a la princesa de los Ursinos responsable de este deterioro.

Sin-título-5

Esto provoca un enfrentamiento continuado y constante entre la Reina y el embajador francés en Madrid, el cardenal D’Etrées. Ante la intensidad del enfrentamiento con Luis XIV, se produce la destitución del embajador francés y el regreso de la princesa de los Ursinos, significando un gran triunfo político para la Reina.

Ante el avance de las tropas del archiduque sobre Madrid, decide la salida de la capital y el traslado de la Corte y el Gobierno a Burgos. Las tropas del archiduque Carlos logran entrar en Madrid, en 1706, pero fue una victoria efímera, pues rápidamente las tropas de Felipe V la reconquistan y la Corte regresa inmediatamente.

Es en el transcurso del año 1707, cuando la Guerra de Sucesión se fue decantando a favor de los intereses de Felipe V, cuando el duque de Berwich, que mandaba las tropas reales consiguió una victoria vital en Almansa sobre las tropas del archiduque Carlos

Sin-título-6
Miguel Jacinto Meléndez. Retrato de María Luisa Gabriela de Saboya. Óleo sobre cobre.

Ante el cambio de la situación militar a favor de Felipe V, el archiduque Carlos hizo llegar una propuesta de paz a Luis XIV, donde le daba amplias ventajas políticas y estratégicas al rey francés a cambio de que dejará de apoyar a Felipe V. María Luisa dejó muy claro a Luis XIV, que iban a pelear por mantenerse en el poder y jamás abandonarían el trono de España.

La tercera Regencia de María Luisa comienza en 1710, cuando Felipe V se debe enfrentar nuevamente a las tropas del archiduque, venciéndoles en la batalla de Villaviciosa en Asturias y en Brihuega en Guadalajara, lo que hace que las tropas del archiduque tengan que retirarse a Cataluña.

La Reina con la finalidad de estar lo más cercano a Felipe V, ordena primero el traslado de la Corte a Vitoria y después a Zaragoza. Fue en Zaragoza donde se dieron los primeros síntomas de una tuberculosis ganglionar, lo que hizo que se retirara a la ciudad navarra de Corella en 1711. En noviembre de 1711, Felipe V y María Luisa entran de forma triunfal en Madrid.

En 1712, María Luisa da a luz a su tercer hijo, Felipe y en 1713 nace el futuro Fernando VI. Es a partir de ese momento, cuando la reina María Luisa queda postrada en la cama con solamente veinticinco años.

Los últimos años de la vida de María Luisa fueron muy duros por el desarrollo de su enfermedad, que le hace desaparecer su belleza y sus encantos. Sufría fuertes dolores de cabeza, que provocan que sea rapada de cabeza y ya nunca más le salió el pelo, por lo que usaría pelucas. Su rostro se endurece por el dolor y además en su cuello aparecen abultados ganglios.

María Luisa muere, el 14 de febrero a 1714. Sus restos fueron sepultados en la Cripta Real del Monasterio de El Escorial.

A pesar de que Felipe V lloró la muerte de la Reina María Luisa, aquel mismo año, en noviembre de 1714, se casaba con Isabel de Farnesio, que tan fuerte presencia tuvo en la vida española.

María Luisa Gabriela de Saboya vivió en uno de los momentos más convulsos del país, pues es participe del cambio de la dinastía de los Austrias por la de los Borbones. Ella acepta a pesar de su juventud, la responsabilidad de gobernar y lo hizo con una gran madurez, haciéndolo con mucho mejor tino que Felipe V. Además consiguió darle herederos, pues dos de sus hijos fueron reyes, Luis I y Fernando VI. Reina que no ha sido valorada en su medida al igual que sucede con otras muchas mujeres.

BIBLIOGRAFIA

Junceda Avello, Enrique. “La saboyana, la reina María Luisa Gabriela de Saboya (1688-1714)”. 1999. Oviedo.
Kamen, Henry. “Felipe V, el rey que reinó dos veces”. Madrid. Temas de Hoy. 2000.
Revista de Historia. Nº 300, abril de 2001. Editorial Historia Viva.
Rubio, María José. “Reinas de España. Siglos XVIII al XXI. De María Luisa Gabriela de Saboya a Letizia Ortiz”. La Esfera de los Libros. Madrid. 2009.

María Luisa Gabriela de Saboya, la Reina niña
Comentarios