sábado. 13.04.2024
NUEVATRIBUNA.ES - 18.02.2010

Los hospitales madrileños perdieron 2.771 profesionales desde el año 2008 como consecuencia de la política de privatizaciones emprendida por el PP, según denuncia UGT, el sindicato que ha cifrado en 2.306 el número de puestos de personal sanitario “destruidos” durante los años 2008, 2009 y 2010, un número que pone en peligro, a su juicio, la calidad que prestan los servicios públicos en esta región gobernada por Esperanza Aguirre.

Elaborado con datos presupuestarios, el informe del sindicato constata la pérdida de empleados públicos en los hospitales que dependen directamente de la Comunidad de Madrid, una región donde se implantó un sistema mixto de gestión sanitaria. El estudio deja fuera por tanto, los centros de salud, así como otros organismos dependientes de la consejería de Sanidad.

Por su parte, la Comunidad de Madrid desmintió hoy “tajantemente” el contenido de este informe a través de una nota donde no figuran, sin embargo, los datos correspondientes al 2008, que el término de comparación escogido por UGT. En cambio, el Gobierno Aguirre cifra en 3.687 efectivos el incremento de personal que ha tenido lugar desde 2007, un 6 por ciento más.

Para UGT, en cambio, la Consejería de Sanidad ha destruido 2.771 puestos de trabajo en los hospitales públicos de la Región, de los cuales 2.306 –un 83 por ciento- corresponden a personal sanitario, tales como médicos, enfermeros, técnicos y auxiliares en enfermería. Los 465 restantes son personal administrativo y otras categorías.

El sindicato asegura que los hospitales han perdido 400 médicos, 980 enfermeros y 770 técnicos, sobre todo auxiliares de enfermería. En los nuevos hospitales, la pérdida de profesionales denunciada por UGT se cifra en 155 puestos, sobre todo médicos y enfermeros.

Los datos del sindicato indican que los grandes hospitales sufren los mayores recortes de personal, por lo que tendrán que atender mayor carga de trabajo, especialmente en el caso del Ramón y Cajal (con 165 efectivos menos); el Severo Ochoa (con 149 efectivos menos) y el Príncipe de Asturias, con 126 efectivos menos.

Según el secretario de políticas sectoriales de UGT Madrid, Juan Luis Martín, “prescindir de este volumen de personal supone suspender consultas o cuidados de enfermería”. Asimismo, señala que “este recorte de personal tiene notables efectos en la carga de trabajo de los profesionales”. Y concluye que también “alarga los tiempos de espera médica y deteriora la calidad de los cuidados del sistema sanitario”.

Para Martín, el consejero de Sanidad, Juan José Güemes, “piensa mucho en el dinero y en el negocio, y muy poco en la salud de las personas”, según afirmó el sindicalista quien insistió en que “la disminución de efectivos es absolutamente incuestionable”.

Además, Martín calificó de un “mercantilista” el modelo sanitario que impulsa el Gobierno presidido por Aguirre y culpó a las compañías públicas de estar detrás de la implantación del área única. A su juicio, las compañías privadas de salud que operan en Madrid “no quieren comercializar su gestión sanitaria en un solo trozo” de la región, sino que pretenden “tener a 6 millones de madrileños como posibles clientes”.

Por último, y respecto al desmentido de la Comunidad de Madrid, UGT acusó al Gobierno Aguirre de querer “camuflar entre datos macro” la denuncia sindical, que se refiere al personal de los hospitales de gestión directa y no a todo el personal que trabajo para la Consejería de Sanidad, como hace el gobierno autónomo en su nota.

Madrid pierde 2.770 profesionales sanitarios