miércoles 1/12/21
learning

El mercado laboral, de hecho, exige cada vez más una mayor flexibilidad, capacidad de adaptación y formación constante. Una evolución laboral incesante que demanda una capacidad de aprendizaje absolutamente innegociable para muchos puestos

Las nuevas tecnologías han llegado para quedarse, de lo cual no hay ninguna duda. Desde hace algunas décadas se viene llevando a cabo una revolución y particularmente en los últimos años los avances en el campo de las telecomunicaciones son de los que más se han dejado notar. Este hecho ha propiciado cambios en múltiples disciplinas, como pueden ser por ejemplo el consumo de ocio, las relaciones interpersonales, la cesta de la compra... o la educación. Y es que ya no es solamente que las aulas se estén llenando de las últimas tecnologías que suplantan los instrumentos de educación tradicionales, es que directamente las nuevas tecnologías “se están llenando de aulas”. En otras palabras: el aprendizaje y la formación tienden a deslocalizarse paulatinamente. Dejan de impartirse en un lugar físico para exponerse en dispositivos digitales. Este modelo flexible tiene la ventaja de no tener que ceñirse a espacios u horarios predeterminados. La gente puede adaptarlo a su propia agenda personal. Y con la tecnología disponible hoy en día, la calidad de la enseñanza no se ve deteriorada en absoluto. Las universidades más prestigiosas del mundo, de hecho, entre muchas otras entidades, suelen ofrecer una gran cantidad de contenido bajo la modalidad online.

La flexibilidad, el gran aliado de la enseñanza online

Lo cierto es que la sociedad y los objetos de estudio cambian a una velocidad que jamás antes se había visto. En el pasado, los programas en las universidades solían mantenerse un tiempo relativamente prolongado, puesto que los conocimientos se adquirían a un ritmo mucho más lento. Actualmente, la sociedad del conocimiento no deja de reinventarse constantemente. Lo que quiere decir que, básicamente, desde que un estudiante comienza una carrera universitaria hasta que la acaba, los conocimientos que ha adquirido en el proceso pueden haberse quedado obsoletos.

El mercado laboral, de hecho, exige cada vez más una mayor flexibilidad, capacidad de adaptación y formación constante. Una evolución laboral incesante que demanda una capacidad de aprendizaje absolutamente innegociable para muchos puestos, y se adivina que será una tendencia al alza en un futuro que ya está entre nosotros. Los cursos online se dan en multitud de disciplinas, los hay de diferentes niveles, especialidades, gratis, de pago... las posibilidades son numerosas y variadas. Prácticamente sea cual sea el área de interés, no hay excusa para encontrar algo que se adapte a las necesidades del consumidor. Un buen ejemplo de este mercado en alza es este tipo de cursos mooc, o en español denominados COMA (curso online masivo abierto). Ahora bien, en el enlace anterior de la guía digital de 1and1 también se recogen las ventajas e incluso los inconvenientes de este tipo de formación online. Se calcula que el negocio del e-learning moverá en un lustro alrededor de 200 billones de euros al año, por lo que se presenta como el modelo del futuro.

Una cara B de este rotundo éxito, sería que ante este auge evidente, han aumentado exponencialmente las ofertas de cursos de baja calidad o impartida por docentes que no están debidamente preparados contrastando la reputación de las instituciones que los imparten.

El e-learning se asienta como modelo de aprendizaje