#TEMP
lunes. 27.06.2022

La suma de Telecinco y Cuatro se come la mitad de la tarta publicitaria

La desaparición de la publicidad de TVE les favorece. Mientras tanto, los trabajadores de ambas cadenas desconocen qué será de ellos y sigue el debate sobre la traducción que la concentración de medios va a tener en el panorama informativo.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 21.12.2009

El nuevo grupo de comunicación surgido de la fusión entre Telecinco y Cuatro poseerá el 45,1 por ciento del mercado publicitario, tras la desaparición de la publicidad de TVE, que se producirá definitivamente el 1 de enero de 2010, según un comunicado enviado por Telecinco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Así, Telecinco calcula que, tras la salida de TVE, el 31,6 por ciento del mercado publicitario corresponderá a Antena 3, el 12,7 por ciento, a las televisiones autonómicas agrupadas en Forta y el 10,6 por ciento restante, a La Sexta.

En cuanto a los ingresos, tomando como referencia las cuentas de octubre de 2008 a septiembre de 2009 y sin contemplar las sinergias que se produzcan como consecuencia de la fusión, la cadena calcula que la parte del nuevo grupo referida a la televisión en abierto tendrá una Ebitda (Beneficio Antes de Intereses, Impuestos, Depreciaciones y Amortizaciones) de 130 millones de euros, con unas ventas anuales de 952 millones de euros, frente a unos costes de 822 millones de euros. Mientras, Digital Plus --participada en un 57 por ciento por Prisa, en un 22 por ciento por Telecinco y en un 21 por ciento por Telefónica-- tendrá una Ebitda de 351 millones de euros, con unas ventas de 1.381 millones de euros y unos costes de 1.031 millones, calcula la misma empresa.

Tras producirse la fusión y completarse la ampliación de capital de 500 millones de euros que Telecinco realizará para financiar la operación, el grupo quedará en manos de Mediaset (41,3%), Prisa (18,3%) y otros inversores (40,4%). Por tanto, tras el apagón analógico, previsto para el 3 de abril de 2010, dispondrá de dos múltiplex completos, lo que permite emitir seis canales en abierto: Telecinco, Cuatro, Factoría de Ficción, 40 Latino, CNN+ y La Siete.

CANAL DE TDT DE PAGO

Asimismo, en el comunicado enviado a la CNMV, la cadena se plantea lanzar algún canal de TDT de pago dentro de alguno de esos dos múltiplex. Actualmente, sólo existe una canal de TDT de pago, Gol TV, que es propiedad de Mediapro y está especializado en información relacionada con el fútbol.

A las 12.00 horas de este lunes, directivos de Telcinco participaron en un reunión telefónica con inversores y analistas para comentar el acuerdo alcanzado con Prisa en la que participaron entre otros el director general de Gestión de Telecinco, Massimo Musolino, el director general de Marketing y Operaciones de Publiespaña, Francisco Alum, el director del departamento Financiero, Javier Uria, y el director del departamento de Relaciones con Inversores, Luca Giammatteo.

EL FUTURO DE LOS TRABAJADORES ES UNA INCÓGNITA

No saben nada. Al menos eso es lo que les ocurre a los trabajadores de Cuatro cuyo comité de empresa se reunió en la tarde del lunes con la dirección. Según fuentes de la representación sindical, sólo obtuvieron una copia del acuerdo de fusión y el compromiso de que en primavera el tema "estará cerrado". No obstante, esas mismas fuentes aventuran que a la vuelta de las vacaciones de Navidad podrían encontrarse con "alguna sorpresita". Una de las opciones que barajan es que la plantilla pase a depender de la sociedad participada con Canal Satélite Digital, que se constituyó en su día.

El comité de empresa de Telecinco tiene previsto reunirse con la dirección de la cadena este martes.

NO A LA CONCENTRACIÓN DE MEDIOS

Esta última fusión en el panorama televisivo español sigue generando comentarios, la mayoría de ellos en contra de la concentración de medios que no aboca a un panorama que algunos han comparado con el bipartidismo al que finalmente nos ha conducido la partitocracia. Otros (Félix Soria) ponen el énfasis en que las emisoras con una línea editorial de izquierdas se han echado en brazos de los canales conservadores como consecuencia de la agria pugna que mantuvieron Prisa-CSD-Cuatro y Mediapro-La Sexta en la llamada guerra del fútbol.

Hugo Martínez Abarca comenta en su blog que posiblemente no hayamos encontrado aún las vías para que haya pluralismo informativo, libertad de expresión e información veraz. Probablemente esa sea una de las dificultades que antes tendremos que resolver quienes aspiramos a otro modelo de sociedad. Pero lo que sabemos es que este itinerario, el de poner un poder político en el mercado, se dirige precisamente en la dirección opuesta: monolitismo informativo, unos poquísimos empresarios controlarán qué se puede decir (¿quién criticará a Berlusconi?).

Termina recomendando la lectura, entre otros, del artículo de Carlos Boyero, Fusionando en el que llama la atención sobre el daño que el acuerdo puede causar a la pluralidad de miradas con las que observar el panorama informativo: Los neoliberales de siempre certificaron con jolgorio el funeral de las ideologías, deduciendo que ya sólo quedaría la suya y que se la iban a imponer a golpes a los insignificantes disidentes. No acertaron del todo. Se supone que en los medios de comunicación todavía perviven enfrentadas visiones del estado de las cosas, formas afortunadamente irreconciliables de entender la vida. Simplificando: izquierda y derecha. E incluye una reflexión sobre lo que les espera a los trabajadores de una y otra cadena: Va a ser gracioso observar la luna de miel entre esas televisiones que estaban en racionales antípodas. Pero los profesionales, los que tienen lo que hay que tener, sienten estupefacción o tiemblan.

Juan Valera, en Concentración TV viene a decir que para este viaje no hacían falta alforjas: Cuatro años después, Zapatero TV se apaga. (...) Estamos donde estábamos. El duro y peleado reparto de las frecuencias digitales en 2005 deja la televisión en las manos de sus anteriores dueños con otras alianza y algunos ajustes. Prisa deja la televisión en abierto, Mediapro se ha convertido en un actor principal del drama de la teleserie y por la TDT pululan los canales temáticos, divididos entre divertir a la infancia o a los sempiternos electores cabreados.

Y Félix Soria, que constata que Las "cajas tontas no lo son tanto", echa cuentas y llega a la conclusión de que La concentración era inevitable, pero no tanto porque pierdan dinero como para evitar que los beneficios sigan reduciéndose. (...) A nadie puede sorprender que las generalistas se concentren, la alternativa era seguir mordiéndose unas a otras, perder dinero y probablemente morir; y esto último había que evitarlo a toda costa porque es necesario seguir alimentando el tomate, el embrutecimiento, la superficialidad, el simplismo, el maniqueísmo, las belenesesteban... Y porque a la vuelta de la esquina siempre hay unas elecciones.

La suma de Telecinco y Cuatro se come la mitad de la tarta publicitaria
Comentarios