sábado 06.06.2020

La propuesta del PP para acortar la ESO y adelantar la FP irrita al PSOE

Además de no estar de acuerdo con las principales reformas que proponen los 'populares', los socialistas se han sorprendido por la forma de presentarlas, fuera de la mesa de negociación abierta con el Ministerio del ramo para llegar a un pacto educativo.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 18.1.2010

El PP quiere un "cambio profundo" en la educación secundaria y para ello propone reducir un año de la ESO para ampliar el Bachillerato a tres años. Su planteamiento es que sólo se pueda pasar de curso con dos asignaturas suspensas y con un informe favorable del centro educativo. También pide restablecer la asignatura de Filosofía en su configuración clásica "despojándola -dice- del 'empobrecedor planteamiento' que la concibe bajo el hilo conductor de la Educación para la Ciudadanía (EpC)".

Así se recoge en el documento 'Propuestas del PP para un pacto por la reforma y mejora de la educación en España' que el primer partido de la oposición ha enviado este mismo lunes al ministro de Educación, Ángel Gabilondo, con el que la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, lleva varios meses negociando con el objetivo de alcanzar un Pacto de Estado en esta materia. El PP ha hecho públicas sus propuestas al término de un acto celebrado en el Parador de Toledo, al que acudieron los ex ministros de Educación de los gobiernos de José María Aznar (Esperanza Aguirre, Pilar del Castillo y el propio Mariano Rajoy), así como los responsable de Educación de las comunidades gobernadas por el PP y representantes de sindicatos y asociaciones de padres.

La respuesta del PSOE les ha llegado de la mano de la secretaria de Educación socialista, Cándida Martínez, quien se has mostrado contraria a acortar la ESO porque, según ha dicho, mantener la enseñanza "común, que no homogénea" hasta los 16 años es lo que asegura a los jóvenes la igualdad de oportunidades, que es "un avance que es importante conservar" y es uno de los aspectos en los que el sistema educativo español saca buena nota en los informes internacionales. Ha añadido que los socialistas están dispuestos a debatir sobre el Bachillerato, pero ha advertido: "No vamos a segregar ni a admitir planteamientos que segreguen a nuestros jóvenes".

En cuanto a la Educación para la Ciudadanía, los 'populares' -que en los últimos dos años han repetido hasta la saciedad que eliminarían esta asignatura si llegan al Gobierno-- plantean un cambio en su configuración y contenidos, por entender que en este momento se "invaden ámbitos educativos que competen a los padres y presenta graves riesgos de adoctrinamiento".

Cándida Martínez, por su parte, ha pedido "aparcar" ese debate porque los tribunales respaldaron la asignatura y, además, porque a su juicio ésta es "fundamental para formar buenos ciudadanos" y se enseña en otros muchos países de larga tradición democrática. Para la secretaria de Educación del PSOE, lo importante es centrar el debate "en las cosas que de verdad importan", como el abandono escolar, el refuerzo de la enseñanza de lenguas extranjeras y el apoyo a los profesores y a los centros educativos".

La dirigente socialista, por otra parte, ha señalado su sorpresa por el hecho de que el PP, a la vez que negocia con el ministerio de Educación, haya presentado su propuesta educativa en un "acto de publicidad política" en lugar de en la mesa de negociación.

También el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ha hablado de las propuestas del PP en educación para destacar que se ha hecho de forma "unilateral" y que algunas de ellas "rompen con la igualdad de oportunidades", lo que le hace dudar de sus intenciones en la negociación que se está llevando a cabo: "El PP ha dicho que está por un pacto por la educación pero está haciendo propuestas unilaterales que rompen y atacan la igualdad de oportunidades. Deben aclarar si están por el pacto o no".

Además, ha indicado que el PP "tiene una idea de la Formación Profesional como si ésta fuera de segunda división, algo así como un sumidero para los que no pueden acceder a otro tipo de educación". En este terreno, lo que propone el PP es la creación de "un contrato dual formación-trabajo" que permita a los estudiantes de Formación Profesional desempeñar de forma simultánea su proceso formativo y su primer empleo. Con el fin de "evitar el fracaso escolar acumulado", los 'populares' piden que el Gobierno establezca incentivos fiscales a las empresas que tengan convenios para que los alumnos puedan realizar sus prácticas laborales, así como que diseñe una "estrategia de comunicación para fomentar la formación profesional en los jóvenes como salida al mercado laboral".

A propósito de este mismo asunto, la Confederación de Sindicatos de Trabajadores y Trabajadoras de la Enseñanza-Intersindical (STEs-I) ha lamentado la falta de acuerdo para llegar a un pacto educativo ya que, mientras el PP aboga por adelantar la elección de la doble vía, Bachillerato y Formación Profesional, Gabilondo propone prolongar la obligatoriedad de la educación hasta los 18 años. La STEs-I acusa al PP de querer "volver al pasado siglo" para tener menos alumnos en bachiller y más en la FP "pensada para quienes no pueden hacer otra cosa", conservando la posibilidad de que estos últimos puedan volver al bachillerato, lo que, a su juicio, es "una formalidad para aliviar el determinismo social que sustenta sus ideas".

La propuesta del PP para acortar la ESO y adelantar la FP irrita al PSOE
Comentarios