lunes 29/11/21

La lucha contra la pedofilia en Internet llega hasta la Asamblea de Madrid

Los políticos piden explicaciones a Microsoft, que por ahora guarda silencio. Entrevistamos a Reyes Montiel, diputada de IU que llevó el tema a la Asamblea.

NUEVATRIBUNA.ES / ANTONIO SANTO - 04.05.10

Hace dos meses ya contamos la historia de Marcelino Madrigal: un bloguero que, tras denunciar los numerosos casos de pedofilia que pueden encontrarse en Windows Live (red social de Microsoft), vio cómo la única respuesta que obtenía era el cierre de su blog y sus cuentas de twitter. Desde entonces, Madrigal ha continuado su labor de enviar los perfiles de pederastas y pedófilos a Microsoft para su retirada, y a denunciarlos ante la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional; y, del mismo modo, Microsoft ha continuado con su actitud de dejadez y falta de contundencia e iniciativa para combatir esta lacra.

Pero, afortunadamente, no todo son malas noticias; el 12 de abril, las más altas autoridades de Justicia e Interior de la UE y EEUU se reunieron para definir un plan global sobre la protección de la infancia en Internet y luchar contra la pornografía infantil. El ministro de Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó que “si la Red es algo global, trabajar para evitar que se use delictivamente es una tarea evidentemente global”. El tema había llegado en diciembre hasta Rubalcaba y el mismo presidente del Gobierno, a través del Observatorio para la Red del PSOE. Podemos ver que las posibilidades que da Internet, que en manos de un delincuente se convierten en armas, pueden ser también herramientas extraordinarias si se utilizan correctamente.

Del mismo modo, Marcelino Madrigal contactó a través de Twitter con Reyes Montiel, diputada de IU en la Asamblea de Madrid, y con Cristina Cifuentes, diputada del PP y Vicepresidenta de la Asamblea. A raíz de la conversación que mantuvieron, Cristina Cifuentes informó al Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, sobre esta cuestión. Nada más enterarse de todos los detalles de lo que estaba ocurriendo, Canalda se comprometió no sólo a denunciarlo a la Policía desde la institución que representa, sino también a elevar el asunto a instancias políticas, ponerse en contacto oficialmente con Microsoft y a dar al tema la repercusión que precisa.

Por desgracia, con fecha de hoy Microsoft aún no ha dado ninguna respuesta ni al Defensor del Menor ni a las diputadas Cifuentes y Montiel, que también enviaron comunicaciones a Microsoft.

Izquierda Unida, a través de Reyes Montiel y con el apoyo de Cristina Cifuentes y el PP, presentó el tema en la Asamblea el 20 de Abril, con la comparecencia de Canalda ante el parlamento de la comunidad. En su intervención, Montiel afirmó que es necesario cambiar “aquella legislación que permita que se aprovechen los huecos para que personajes de este tipo se aprovechen de los menores en la red. Sobre todo hay un gran flanco que son las empresas. Parece que las empresas proveedoras de internet no tienen nada que ver con esto, y claro que tienen que ver”. Canalda recordó que existe un protocolo firmado con empresas tecnológicas sobre seguridad en Internet que implica a las empresas en la colaboración con las autoridades para perseguir cualquier delito que pudiera estar cometiéndose a través de la Red. La experiencia dice que, al menos con Microsoft, este protocolo no está funcionando tan eficientemente como debería.

A la vista de que Microsoft se hace el sordo a los requerimientos de los políticos, y de que los perfiles que el mismo Defensor del Menor había denunciado seguían abiertos y activos, Reyes Montiel registró una petición de comparecencia el día 2 de mayo para que un representante de Microsoft dé explicaciones ante la Asamblea de la Comunidad de Madrid. La comparecencia estaría prevista para mediados de mayo, siempre en caso de que Microsoft acepte asistir. Visto que hasta ahora Microsoft ha hecho caso omiso de todos los avisos que se le han enviado, y que el mismo Arturo Canalda en declaraciones a Madridiario ha reconocido que el efecto de su presión sobre la multinacional norteamericana ha sido “nulo hasta el momento”, sería una auténtica sorpresa que aceptaran asistir sin más.

La Asamblea de Madrid se está moviendo para luchar contra la pedofilia en las redes sociales; pero lo cierto es que, más allá de la presión política y social que puede hacer (que es útil y de agradecer, eso sí), este órgano político no tiene competencias reales para ejercer una acción directa y efectiva en este asunto. ¿Por qué los grandes grupos políticos no llevan el asunto al Parlamento español, que sí tiene capacidad legislativa para imponer obligaciones (y los castigos consiguientes en caso de incumplir éstas) a una multinacional tan poderosa como Microsoft?

En otros lugares del mundo también se está luchando contra este tema; en Brasil, por ejemplo, la pelea está más avanzada que aquí. Tras tener conflictos con Google por su problemas de pedofilia en su red social Orkut (enormemente extendida en aquel país), la Comisión de Investigación Parlamentaria de la Pedofilia exigió a Google Brasil y las filiales locales de otras empresas como Yahoo y Microsoft que les enviaran los perfiles sospechosos de pedofilia, para investigarlos ellos mismos y tomar las acciones correspondientes. Además, el gobierno brasileño ha obligado por ley a las empresas a implicarse en desenmascarar y denunciar los perfiles sospechosos de pedofilia, castigando no sólo al delincuente sino a quien aloja sus contenidos o permite que permanezcan en un servidor si ya han sido avisados y no han reaccionado en un tiempo prudente.

Marcelino Madrigal, el bloguero que ha empujado su lucha hasta llevarla a las puertas de los políticos, tiene muy clara la receta para solucionar este problema.

En declaraciones a nuevatribuna.es, Marcelino señala que hay cuatro elementos básicos para empezar a mejorar la situación: “Primero, educación a menores, padres y educadores sobre los riesgos en la red y concienciación de lo que significa exponer datos e imágenes en la red. Segundo, responsabilidad civil de las empresas sobre los contenidos que alojan, como se hace en Brasil: con multas, porque a las empresas donde les duele es en el bolsillo. Si cada vez que les pillan en una falta se lo hicieran pagar y esos fondos fueran destinados a proyectos para menores, tema solucionado por ahí. Tercero, cambios en la ley. Los riesgos y delitos en la Red deben incorporarse claramente al código penal y se debe redactar mirando a la Red. No sirve adaptar un código del siglo XIX a estos casos. Por último, más recursos a las fuerzas del estado para pelear con esto y acuerdos para que puedan interactuar con otros países. Las leyes locales les atan ante un problema global”.

Preguntado por su opinión sobre los últimos movimientos habidos en la Comunidad de Madrid contra esta lacra, Madrigal no se muestra muy optimista: “El defensor del menor no ha conseguido respuesta alguna de Microsoft a pesar de la gravedad de lo denunciado; yo estoy preguntándole qué hago con los más de 500 tipos nuevos que aparecieron desde que contacté con él. Todavía no tengo respuesta. Microsoft no ha eliminado, ni explicado, ni anunciado acción alguna sobre esto. De hecho los contenidos siguen ahí y no han informado el porqué. Y sobre los políticos... Dos comparecencias en la Asamblea de Madrid está bien, ¿pero que ocurre a nivel nacional? ¿Nadie dice nada? También es reprochable la actitud de los grandes medios, que están guardando silencio sobre este tema”.

En nuevatribuna.es también hemos tenido la oportunidad de hablar del tema con Reyes Montiel, diputada de IU en la Asamblea de la Comunidad de Madrid. Como ya hemos visto, fue de las primeras en interesarse por el asunto, y la primera en llevarla ante la cámara de la Comunidad y en exigir la comparecencia de Microsoft ante los políticos madrileños; su postura es clara: indignación por la extensión de la lacra de la pedofilia en determinadas redes sociales como Windows Live, y disposición para llegar hasta donde haga falta para resolver, o al menos atenuar, este terrible problema.

"LLEGAREMOS HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS"

NT: ¿Cuál es su opinión sobre el actual nivel de seguridad y compromiso ofrecido por las empresas dueñas de las redes sociales más populares? ¿Qué responsabilidad se les puede exigir?

Me parecen claramente insuficientes. Entiendo que puede haber dificultades a la hora de plantear filtros que no limiten los derechos fundamentales pero cuando se constatan delitos tan graves o violaciones claras de la intimidad de las personas hay que actuar. Las empresas son las primeras que debieran dejar claro que no es un espacio de impunidad para aquellos que quieran cometer delitos y mucho menos con menores. Soy consciente de la dificultad de dar con un sistema de filtros seguro y que garantice la libertad en la red, pero estamos hablando de casos que están constatados y denunciados, por lo tanto, igual que se opera en otro tipo de casos como estafas, se debería actuar y rápidamente.

NT: ¿Qué pueden hacer - y qué, de hecho, pretenden hacer - los políticos para ayudar a resolver este problema?

En primer lugar, apoyar a los ciudadanos responsables que denuncian y que demuestran que estas situaciones se están dando. Y todo ello basándonos en un principio consagrado en nuestra legislación que es el interés superior del menor. En segundo lugar, promover los cambios legislativos que tiendan a que estos tipos de abusos no se produzcan en la red. Estamos hablando de delitos tipificados en el Código Penal y debemos poner los medios disponibles para que la acción de la justicia llegue hasta el final con todas las garantías procesales pero también con toda la protección a las víctimas. En tercer lugar, promover la información y la promoción del uso responsable de la red a menores, padres y empresas y por último, generar la presión social y política suficiente para que las empresas proveedoras de los servicios de Internet asuman su responsabilidad en este asunto.

NT: Algunos conocidos "gurús" de Internet han dicho en diversos ámbitos que todo esto no es más que un intento de provocar alarmismo para controlar la Red y recortar las libertades en Internet. ¿Qué le parecen estas afirmaciones? ¿Hasta dónde se debe intentar llegar en el control de Internet?

Yo no estoy hablando de control de Internet y haríamos un flaco favor a la libertad y a la protección de los menores si lo miráramos en esa clave. Estamos hablando de indicios suficientes de delitos y de aprovechamiento de la red para cometerlos. No estamos hablando de censura, estamos hablando de pederastia y debemos actuar se produzca donde se produzca. No se puede ser tan contundente con el tema de las descargas (debate que sí creo que está en el terreno de las libertades) y tan laxo con la pederastia.

NT: Por último, si Microsoft no se compromete a nada claro, o incluso si se niega a reunirse con los políticos de la Asamblea, ¿qué harán a continuación?

Aquí en la Asamblea estamos hablando de una acción institucional que nos englobe a todos y que muestre nuestro compromiso. Yo quiero confiar en que Microsoft no va a mirar para otro lado, pero si lo hace llegaremos hasta las últimas consecuencias.

La lucha contra la pedofilia en Internet llega hasta la Asamblea de Madrid
Comentarios