#TEMP
sábado 28/5/22
CRISIS DE LA INSTITUCIÓN

La Casa de América, a capricho de García Margallo

El PP quiere dar una nueva impronta a la Casa vaciándola de contenido como consecuencia del poco interés que tiene el Gobierno de Rajoy en las relaciones con América Latina.

La Casa de América ya no es lo que fue durante el mandato en Exteriores de Miguel Ángel Moratinos. El nuevo jefe de la Diplomacia española, José Manuel García Margallo ha puesto en marcha un plan de desmantelamiento de la institución que terminará vaciándola de contenido.

Según ha podido saber nuevatribuna.es, el nuevo director de la Casa de América Tomás Poveda ha suspendido el Festival VivAmérica que llevaba celebrándose tres años consecutivos. Lo ha hecho sin dar explicaciones y sin comunicarlo a los colectivos iberoamericanos afincados en Madrid. El festival tenía mucho éxito y una amplia aceptación popular, asociaciones de ecuatorianos, bolivianos, peruanos, colombianos…, esperaban todo al año al desfile para salir a la calle y compartir el día con toda la colonia latina.

La Casa de América es un consorcio del Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Exteriores. Aunque el Gobierno del PP alude a razones de índole económico, el coste que suponía este festival era razonable. Así fue por lo menos durante el mandato de Miguel Barroso e Inma Turbau como drectores.

Algunas fuentes tachan a Poveda de “inexperto en temas de gestión”, y el acusan de querer vaciar de contenido las actividades de la Casa. El nuevo director ha comenzado con despidos “arbitrarios” de prácticamente todo el equipo directivo y “ha desatendido aspectos clave de la gestión como la búsqueda de patronos, la gestión de la web, etc.”, señalan. Asimismo, ha trasladado el departamento de prensa y comunicación al Ministerio.

(En la foto, Margallo (d) junto al nuevo director de la Casa, Tomás Poveda).

Y si el Ministerio figura como el principal responsable de este plan de desmantelamiento, tanto el Gobierno de la Comunidad como el Ayuntamiento están haciendo lo propio. Desde que se fue Gallardón y, sobre todo, desde que se fue Alicia Moreno (concejala de Cultura), el nuevo equipo municipal “ha abandonado a su suerte la Casa” -afirman- para convertirla en una “mera sucursal” de los “caprichos” de Margallo, por ejemplo, al organizar una actividad sobre el contubernio de Munich que nada tiene que ver con los asuntos iberoamericanos.

La presidenta de AESCO, Yolanda Villavicencio, apunta a otra razón de fondo: “El Gobierno de Rajoy tiene poco interés en la relación con América Latina”. A su juicio, “América Latina se escapa del control político ideológico” de la derecha europea. En estos momentos, recuerda, el Gobierno de Rajoy mantiene buena relación Juan Manuel Santos (Colombia) y antes con Álvaro Uribe, como su “punta de lanza”, pero "con el resto no”; subraya.

La Casa de América, a capricho de García Margallo