<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 29.09.2022
Julián Macías en Pandemia Digital

En la marea de falsas noticias, operaciones mediáticas y discursos de odio, existen quienes se autoimponen la tarea de contrarrestar con verdades los bulos que a diario se pretenden instalar desde los medios hegemónicos. 

El extremeño Julián Macías es uno de ellos. Y desde su plataforma, Pandemia Digital, realiza una tarea de investigación titánica mediante la que ha conseguido desarmar bulos y falsedades, logrando incluso el elogio de Jordi Évole y el reconocimiento de organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA. “Pandemia Digital nació precisamente cuando ya hacía este tipo de análisis y en plena explosión de la pandemia del coronavirus, en marzo de 2020. Fui de los primeros contagiados y en pleno estado febril se me ocurrió que la pandemia digital de fake news que sufrimos y que se acentúo con las restricciones de movilidad, tenía muchas similitudes con la pandemia del coronavirus”, explicó Macías durante una entrevista concedida al programa radial “Cenizas de Babilonia, Diáspora Española” (AM 570 Radio Argentina).

La decisión de dar inicio a esta suerte de contrainformación periodística basada en “datos que mataban relato” tuvo relación con el golpe de Estado producido en Bolivia. Macías relata que se topó con la creación de más de 100 mil cuentas falsas en una semana, “así como cuentas controladas por veteranos del ejército de los Estados Unidos lanzando hasta 70 tuits por segundo. Desde ese momento se convirtió en mi pasión y me especialicé en el análisis digital. Pandemia Digital nació con una web y un canal de Telegram; allí publicaba mis análisis y explicaba las herramientas de análisis forense digital que uso y que acompaño de artículos de análisis, documentos y vídeos para entender los diferentes contextos”.

Tras los datos recogidos por Macías sobre el golpe de Estado en Bolivia, y tras demostrarse que se habían creado decenas de miles de cuentas falsas y automatizadas que trabajan coordinados con importantes medios en América Latina, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos le solicitó las bases de datos de sus investigaciones. Tras comprobarse que eran reales, la CIDH adjuntó la información a su informe sobre lo sucedido en Bolivia durante el golpe.

Las democracias son tremendamente vulnerables a la infodemia y que existe una tremenda impunidad al respecto

En Latinoamérica, la estrategia de la derecha para correr de la escena política a sus adversarios pasa, desde hace algunos años, por las campañas mediáticas, las noticias falsas que tienen como finalidad el desprestigio y el descrédito; y las acusaciones sin pruebas promovidas por los medios hegemónicos y replicadas por cuentas de usuarios inexistentes. A este respecto el creador de Pandemia Digital sostiene que “La principal enseñanza de mis investigaciones allí es que las democracias son tremendamente vulnerables a la infodemia y que existe una tremenda impunidad al respecto. Para que te hagas una idea, la empresa que estaba detrás de la creación de cuentas falsas para apoyar el golpe en Bolivia era CLS Strategies (EE.UU.). Al mando de estas acciones estaba nada menos que Mark Feierstein, antiguo funcionario de la OEA, que también participó en el golpe con un informe sobre el supuesto fraude en las elecciones que se demostró falso. Feierstein fue asesor de la USAID, la agencia estadounidense para el desarrollo internacional. Y lo más grave es que después de haber sido cazado dirigiendo estas campañas de desinformación contra gobiernos progresistas de América Latina, ha sido nombrado por Biden como “Principal Advisor” de USAID para América Latina” (Fuente: Ctxt.es)

Pandemia Digital nunca ha recibido ayudas económicas de ninguna organización. La financiación se realiza a través de las suscripciones. El activismo contra la desinformación no es una cuestión de remuneración económica. Según Macías, “Se difunden impunemente cientos de mentiras cada día. Entonces considero que se trata de la movilización que uno pueda sentir por esta causa”.

El método siempre es el mismo: bulos, odio y bots, muchos bots. No es fácil para la mayoría de la gente ver que estas campañas de desinformación

No está demás señalar que las mentiras presentadas como verdades y replicadas por las cadenas televisivas de gran audiencia no son patrimonio exclusivo de los países latinoamericanos. Según Macías, “en España hay un espacio mediático mucho más sólido que los partidos políticos, que agrupa a todos los ultras que organizan las campañas de bulos y fake news y que siguen los aprendizajes de Roger Ailes y Steve Bannon. Este espacio antes era residual y se concentraba en Intereconomía y Libertad Digital. Sin embargo, cuando Podemos irrumpió en España y el movimiento independentista creció en Catalunya, la ultraderecha mediática se puso las pilas. Fue el momento de la creación de Ok Diario, que junto a Periodista Digital y Libertad Digital apoyaron primero a Ciudadanos y Albert Rivera y acompañaron a decenas de trolstars que articularon las primeras campañas de desinformación organizada con mentiras y bots. Pero el gran salto de esta estrategia se produjo cuando grandes empresas empezaron a apostar por Vox. En aquel momento, Rafael Bardají, antiguo responsable de relaciones internacionales de la FAES de Aznar, entró en la ejecutiva de Vox. A partir de entonces los jefes ultras empezaron a tener reuniones con Steve Bannon. Los creadores de la red ultra Atlas Network en América Latina empezaron a trabajar con Vox. El método siempre es el mismo: bulos, odio y bots, muchos bots. No es fácil para la mayoría de la gente ver que estas campañas de desinformación suelen estar sincronizadas y coordinadas con diarios de fake news como Ok Diario, con políticos de Vox y también con las cuentas de figuras de ultras de otros partidos como Toni Cantó, Girauta, Rosa Díez o la propia presidenta Ayuso. Podemos decir, por lo tanto, que las campañas de desinformación en redes están coordinadas con medios de comunicación y con políticos de Vox, PP y C’s”.

Julián Macías y el dato que mata relato