<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
viernes. 19.08.2022
ASTURIAS | CCOO DE INDUSTRIA

"Exigimos que se haga una transición energética justa”

José Manuel Cima. presidente del comité de empresa; secretario general de la sección sindical; responsable de acción sindical y negociación colectiva de CCOO de Industria Asturias.
Instalaciones de Arcelor Gijón
José Manuel Cima empezó desde muy joven en movimientos sindicales y políticos, también por influencia de su familia, que le inculcó el espíritu de lucha por las personas trabajadoras. Trabaja actualmente como calderero soldador de TK Airport Solutions en Asturias (antigua Thyssenkrupp). Entró en el comité de empresa en 2006 donde fue elegido delegado de personal, donde ha visto crecer el movimiento sindical año a año en su empresa: CCOO ha ganado las elecciones sindicales de forma consecutiva desde entonces, incluidas las celebradas hace tan solo un mes. Hoy en día ejerce como presidente del comité de empresa; secretario general de la sección sindical; responsable de acción sindical y negociación colectiva de CCOO de Industria Asturias.
José Manuel Cima responsable acción sindical CCOO de Industria Asturias

Cuando la inflación ya superaba el 6%, conseguisteis que los convenios más importantes de la industria asturiana recogieran cláusulas de revisión salarial que blindan el poder adquisitivo de 36.000 trabajadores y trabajadoras. ¿Qué tuvo que ocurrir para que CCOO estampara su firma en los convenios del metal, del auto y de las empresas auxiliares? ¿Fue necesario recurrir a la movilización?

Efectivamente, en los tres convenios más relevantes en el Principado de Asturias se combinó la presión y la negociación para llegar a acuerdos, pero sin tener que activar ninguna de las movilizaciones previstas. Las convocatorias de huelga de 10 y 12 días para desbloquear la situación trajeron buenos resultados.

Es cuestión de trabajar, unir a los trabajadores y trabajadoras, hacer asambleas y que la patronal sienta el aliento del sindicato detrás y demostrarles que tenemos razón. Que en convenios relevancia con profesionales que requieren una cualificación determinada, debe haber unas condiciones y una remuneración acorde a estas mismas.

Es fundamental mantener el nivel adquisitivo. Cuando conseguimos la firma de estos tres convenios no resultó fácil, pero conseguimos garantizar el poder adquisitivo conforme al IPC real, algo necesario para los intereses de las personas trabajadoras.

En estos momentos, solo tenéis en negociación un convenio colectivo sectorial. ¿Qué cuestiones separan la posición sindical de la patronal en el Convenio de Sidras?

Nos separa la cláusula de revisión salarial que hoy en día es una cuestión fundamental y que garantiza el poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras. Esperamos que en septiembre se solucione y nos sentemos con la patronal para retomar las negociaciones.

Donde estáis encontrando las mayores dificultades es en la negociación de los convenios de empresa. Muchos están bloqueados porque las direcciones se niegan a mejorar el poder adquisitivo de sus plantillas. ¿Hasta dónde estáis dispuestos a llegar? ¿Si no hay salarios habrá conflicto después del verano?

Así es, desde CCOO de Industria no estamos dispuestos a que los trabajadores y trabajadoras de este país pierdan poder adquisitivo. En los convenios de empresa vamos a seguir exigiendo las subidas salariales con una cláusula de revisión que garantice el poder salarial ya que hay muchas empresas que tienen grandes beneficios y no se ve reflejado en la mejora de los salarios de las personas trabajadoras. Sabemos que va a venir un otoño con movilizaciones, somos conscientes y lucharemos para garantizar salarios dignos.

Ya hace seis meses que se aprobó la reforma laboral negociada por sindicatos, Gobierno y patronal. ¿Qué mejoras ha traído para las personas que trabajan en el campo y en la industria asturiana? ¿Cuál ha sido su impacto en la contratación?

En Asturias se ha incrementado mucho la contratación indefinida, pero se están contratando de forma indefinida en una modalidad que son los fijos discontinuos que debemos controlar de forma rigurosa desde el sindicato; ya que muchas veces se trata de contratos eventuales encubiertos.

¿Qué peligros asociados a la aplicación de la reforma laboral habéis detectado? ¿Las patronales han encontrado algún atajo o se han quedado con las ganas?

Como comentaba antes, la reforma laboral deja diversas cuestiones abiertas que las empresas utilizan en su beneficio perjudicando a los y las trabajadoras. Es decir, las empresas sí encuentran fórmulas para beneficiarse, por lo que tenemos que vigilar mucho desde el sindicato y estar muy atentos.

El sindicato consiguió recientemente que Saint Gobain retirara el ERE que afectaba a sus dos plantas productivas. En la factoría de Avilés habrían perdido su empleo más de 40 personas. Es una excelente noticia, pero CCOO no se conforma con esta decisión. ¿Por qué es fundamental activar el diálogo social y dotar a los dos centros de trabajo de un plan industrial?

Es fundamental que se retirara el ERE que se logró gracias a la presión sindical desde CCOO de Industria. Esto fue gracias a los 20 días de huelga de forma continuada, acciones, movilizaciones, etc. Pero no nos podemos despistar ya que debemos seguir peleando y necesitamos inversiones para garantizar el futuro de la empresa y que sea viable; invertir en cuestiones técnicas que den modernidad a las instalaciones, obsoletas hoy en día por la dejadez de la multinacional.

Los y las trabajadoras de las contratas de Hunosa también han puesto en marcha un calendario de movilizaciones. Los vimos en la manifestación que el 21 de junio trajo a Madrid a miles de personas que trabajan en la industria. ¿Cuáles son sus reivindicaciones? ¿Qué está ocurriendo en las empresas que trabajan para la hullera?

Se trata de una empresa con mucha relevancia en Asturias y los trabajadores y trabajadoras de las contratas y subcontratas exigen entrar a formar parte de la empresa ya que llevan muchísimos años trabajando para Hunosa. Exigimos que se haga una transición energética justa.

Las y los trabajadores de la industria asturiana tienen mucho que decir sobre el proceso de descarbonización que emprendió la economía española. Exigen una transición justa que, en su caso, ni es transición, ni es justa. ¿Cómo están los ánimos en el sector? En la reciente visita a Asturias de la ministra Teresa Rivera se vio mucho malestar. 

Aquí en Asturias exigimos que se haga una transición energética justa, ya que en estos momentos no existe de ninguna manera. Se cierran las térmicas sin aportar soluciones. No podemos consentir que las personas que gobiernan nos lleven al suicidio y cierren todo sin ofrecer alternativa, dejando a miles de personas trabajadoras y a sus familias en la calle.

Desde aquí entendemos que nos están tirando a un barranco, hay que buscar alternativas, desarrollarlas y cerrar la anterior; pero no podemos esperar, ya tenemos aquí en Asturias la experiencia vivida de los 80’, 90, etc. 

El caso de ArcelorMittal ha generado mucha expectación y muchos titulares. CCOO se mantiene alerta en el proceso que ha emprendido la compañía para garantizar la actividad y el empleo. ¿Cuáles son sus líneas rojas? ¿Qué exige CCOO en el gigante siderúrgico? 

Las líneas rojas son las siguientes: las personas trabajadoras no pueden salir por nada del mundo perjudicados en esta transición. No vamos a consentir desde el sindicato que, con la excusa de la modernización de las factorías, se deje a las personas sin trabajo. Debe haber una inversión gigantesca, pero debe hacerse con rigor. Desde CCOO vamos a vigilar para que se defiendan los empleos de calidad, porque no nos lo podemos permitir aquí en Asturias. 

España ya cuenta con unas bases sobre las que levantar el Pacto de Estado para la Industria, gracias a la presión que ha ejercido este sindicato. ¿Qué supondrá para Asturias? ¿Qué hubiera ocurrido con Alcoa si el país hubiera contado hace años con un pacto de estas características?

Una empresa como Alcoa aquí en Asturias nunca debería haber cerrado, el aluminio es fundamental igual que otros minerales. Es una pena que, por la mala gestión de la propia Alcoa, nos haya llevado a la desaparición de una empresa emblemática; no se gestionó bien ni desde el gobierno de Asturias ni desde los distintos Ministerios que tendrían que haber actuado.

Tenemos una planta cerrada, pero vamos a seguir peleando para que se pueda buscar una salida a esa planta ya que tenemos las instalaciones y a las personas trabajadoras cualificadas para ello.


Entrevista web de la Federación de Industria de Comisiones Obreras

"Exigimos que se haga una transición energética justa”