sábado 4/12/21
15M protesta
Imagen de archivo.

Sin menospreciar a mis queridas pensionistas, que no han dejado lunes tras lunes la ardua tarea de concienciación a una sociedad adormilada y acomodada, una sociedad que confiaba en las elecciones, elecciones que llegaban mientras Ana Rosa y Susana Grisso desplegaban toda la artillería y en el otro bando estaban viéndolas venir, elecciones que de nuevo, se han perdido, pero no se te ocurra decir que algo haremos mal, que te salen los más duros feligreses con el cuento de la villareja, del Inda, de Vicente Valles, los bulos, las demandas, los 35, como si esto hubiese estado durante los últimos 26 años que lleva machacando legislatura tras legislatura  la organización criminal en cada cita a las urnas, no le pasaron factura los de la hepatitis, no se la iban a pasar los de la residencias, y si siguen siendo los más votados, bajo mi criterio, los menos votados si no convencen será por algo, y ahí están los resultados, y esos no son una opinión, pero a lo que iba, que me descentro.

He leído el manifiesto de la Asamblea de Colectivos, Barrios y Pueblos de Madrid, pelos como escarpias, no digo más.

Madrid no es un algo pasado de peso cayetano con un megáfono en un Mercedes descapotable, Madrid no es un tío con un gato muerto por flequillo sacándole brillo al palo de golf contra una señal de ceda el paso, Madrid no es 20.000 “patriotas” meneando banderas sin reivindicar absolutamente nada que no se una “quítate tú para ponerme yo”.

Madrid es vecinas dando de comer a necesitadas, Madrid es vecinas llevando calentadores a la Cañada Real, Madrid es vecinas a las puertas de sus centros de salud día tras día en contra de su cierre - ya van 3 cerrados-, y todavía la geronticida dice que ese protocolo es un borrador, como el de las residencias en las que ha dejado morir a más de 7.000 personas negándoles atención medica “BAJO MANDATO”, Madrid son las ciudadanas recibiendo las marchas saharauis, Madrid son calles llenas de ciudadanas mostrando apoyo al pueblo palestino, Madrid es Colombia, Madrid es feminista a pesar de tener una presidenta que niegue la violencia de genero alentada por una migrante delincuente que pide enviar a sus países de origen a los migrantes delincuentes, tiene cuajo la “arquitecta”, en resumidas cuentas, vuelve a las calles, el Madrid del “No Pasarán”.

El sábado 26 de Junio bajo el marco de las Jornadas de Lucha organizadas desde distintos barrios y municipios de Madrid, bajo la lupa de la comisión de organización de la Asamblea de Colectivos, Barrios y Pueblos de Madrid, pero cada uno con total independencia, no verán banderas que no representan nada que no sea cuentas en Suiza, Panamá o Andorra, verán banderas en manos de Riders pidiendo contratos dignos, verán banderas en manos de pensionistas pidiendo eliminar la brecha de genero de las pensiones, pidiendo unas pensiones dignas y públicas, verán banderas en manos de taxistas reivindicando su dignidad, taxistas que durante la pandemia más dura de la historia de España en los últimos 100 años no dudaron en jugarse el tipo para desplazar médicas, enfermeras y pacientes a hospitales sin preguntarles sin tenían COVID, lo sabían, se dedicaron a salvar el máximo número posible de vidas, mientras las megaempresas de VTC se dedicaban a firmar contratos con Ayuso en los que no se fiscaliza ningún trabajo de los que hagan, si es que los hacen, verán banderas en manos profesionales y usuarios de la sanidad pública que llevan más de un mes, casi a diario, temiendo por el cierre de sus centros de salud, verán banderas en manos de jóvenes que no han visto cumplida ni una de las promesas que a bombo y platillo se prometían cambiar, y no contentos con no cambiarlas, ahora forman parte de aquellos a los que señalaban como problema, no puedes criticar los porrazos de Marlaska mientras te sientas a su lado, no puedes hablar de libertad de expresión mientras gobiernas con quien perpetua la Ley Mordaza.

Verán banderas, las verán, una por cada servicio público que se sale a defender, taxistas abriendo camino a una pancarta sin siglas, sin personalismos, tan solo pidiendo servicios públicos de calidad y para todas, portada por ciudadanas que pocos conocemos sin ánimo de buscar la foto, varias luchas hermanadas en una, al mismo paso, empujando en la misma dirección, recuperando nuestras calles, porque son nuestras, lo fueron y lo serán siempre, las calles de la dignidad, de la humildad, del compañerismo, de la empatía, sin odio, con amor.

El Madrid cansado de colas del hambre acrecentadas cuando, el medio alcalde ese que tenemos, cierra locales sociales donde se alimentaba a los que no tenían, al mismo tiempo que martilleaba la placa en honor a Largo Caballero, ese medio alcalde que llamaban “el moderado”.

Cansados de ver como entre unos y otros vamos desperdigados lanzando el 90% de las mismas proclamas, por fin, vuelve ese espíritu de unión, esa necesidad de lucha en conjunto, dando voz a quien no la tiene, desde Coslada hablando de sanidad pasando por rutas historias por Vallekas, mientras en Vicálvaro preparan una comida popular, al mismo tiempo en Lavapiés disfrutamos de espacios multiculturales, Torrejón hablando de vivienda mientras en Tres Cantos dejan un micro abierto, el Madrid de todas, porque ser de Madrid no es haber nacido en Madrid, para así poder hacerse con “la paguita” nacionalista de Ayuso, ser de Madrid es ser pensionista, ser rider, ser taxista, ser feminista, comer en un turco y cenar en un pakistaní, habiéndose comprado un helado en un chino, ese es el verdadero Madrid, el que el sábado 26 de Junio hará temblar los cimientos más fascistas que jamás se han visto en las últimas décadas, el Madrid de Elena megáfono en mano como si no hubiese mañana, el Madrid de Rene vigilante a poca distancia, el Madrid del objetivo de la cámara de Aitor, el Madrid de la voz en off de Luis dando lecciones de historia, el Madrid que este sábado 26 de Junio enseña la patita mostrando la que se le viene encima a los que nos desahucian, a los que nos cierran centros de salud, a los que nos suben la luz, el Madrid de las asambleas, el Madrid de los colectivos, el Madrid de los barrios, el Madrid de los pueblos.jornada lucha madrid

El Madrid ‘kombativo’ vuelve a las calles