#TEMP
domingo. 03.07.2022
UNA DENUNCIA DE CCOO

Prisiones rechaza el 87% de peticiones de protección del personal vulnerable

1
 

A pesar de la mejora de los datos de la pandemia, fruto de la vacunación, se sigue produciendo un volumen de fallecimientos difícil de normalizar socialmente. En el caso de Instituciones Penitenciarias, todo el personal fallecido corresponde al colectivo de sensibles y vulnerables, un personal al que se le están negando medidas básicas de protección.

Desde el sindicato Comisiones Obreras denuncian que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias pone en "un evidente riesgo la salud del personal vulnerable que trabaja en las prisiones". Alertan de la deficiencia en las medidas básicas de protección, a pesar de haber exigido en diversas ocasiones la atención a la prevención de riesgos laborales para este colectivo, y lamenta que, a pesar de los criterios aprobados por las autoridades sanitarias, desde las direcciones de los centros penitenciarios se siguen sin aplicar las medidas protectoras necesarias.

El sindicato señala que en Instituciones Penitenciarias han solicitado la adaptación del puesto como medida de prevención un total de 45 personas, y se han rechazado 39 solicitudes, la mayoría sin una revisión personal desde los servicios de medicina del trabajo. Todo ello, en un organismo con una plantilla muy envejecida y con un índice de detección de problemas de salud por encima de la población general.

Se ha reconocido en los diferentes niveles de riesgo a 31.496 personas, un 10% de la plantilla. Una cifra que desciende hasta un casi insignificante 0,00025% entre el personal de prisiones

Recuerda que, según la norma vigente, aprobada por la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, el servicio sanitario del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales debe evaluar la presencia de personal trabajador especialmente sensible en relación a la infección de coronavirus SARS-CoV-2, establecer la naturaleza de especial sensibilidad de la persona trabajadora y emitir informe sobre las medidas de prevención, adaptación y protección.

Con la evidencia científica disponible en mayo de 2021, el Ministerio de Sanidad ha definido como grupos vulnerables para la covid19 a las personas con enfermedad cardiovascular, incluida hipertensión, enfermedad pulmonar crónica, diabetes, insuficiencia renal crónica, inmunodepresión, cáncer en fase de tratamiento activo, enfermedad hepática crónica severa, obesidad mórbida, embarazo y mayores de 60 años.

El sindicato denuncia que se rechace dar protección al 87% de las peticiones del personal vulnerable en Instituciones Penitenciarias, una situación que califica de "tremendamente injusta y contraria a las medidas preventivas aprobadas", y que supone, además, un riesgo añadido a los ya existentes en las prisiones. Recuerda que a este personal vulnerable ni siquiera se le permitió el acceso al teletrabajo en lo más duro de la pandemia.

La mejor evidencia de esta falta de compromiso con la prevención de riesgos en Instituciones Penitenciarias lo demuestra la comparativa con el conjunto de la Administración General del Estado, donde sí hay un reconocimiento del grave problema que representa la covid19 para el personal sensible. Así, se ha reconocido en los diferentes niveles de riesgo a 31.496 personas, un 10% de la plantilla. Una cifra que desciende hasta un casi insignificante 0,00025% entre el personal de prisiones, demostrando una falta de adecuación a los criterios técnicos.

Desde CCOO lamentan "cómo se está poniendo al personal afectado en un riesgo evidente, de una forma injustificada por el volumen de demandantes protección, y contraria a los principios sanitarios establecidos y los criterios más básicos de prevención". Exigen una "solución inmediata" para este colectivo, que rectifique este nuevo criterio fallido por parte de Instituciones Penitenciarias, que se suma a todas las malas decisiones seguidas durante la pandemia, donde la prevención ha estado ausente cuando era más necesaria. Recuerda que en las prisiones se obligó al personal a trabajar sin medios de protección a pesar de mantener contacto estrecho, y se retrasó injustificadamente la organización de turnos y horarios.

Concluyen apuntando al doble rasero que supone mantener las reuniones de negociación de manera telemática, con el argumento de la protección de la salud de las gestoras y los gestores del organismo, mientras el personal vulnerable carece de esa protección.

Prisiones rechaza el 87% de peticiones de protección del personal vulnerable