lunes. 04.03.2024
Adria Junyet
Adrià Junyent, secretario confederal de Juventud de CCOO,

El secretario confederal de Juventud de CCOO, Adrià Junyent, señala que “la inflación ya no es solo por la energía o los combustibles, sino que también es generada por los márgenes empresariales”.

La subida de los precios escala hasta el 10,8% interanual en julio, el dato más alto desde septiembre de 1984. La inflación subyacente, sin energía ni alimentos frescos alcanza el 6,1% interanual (su máximo desde enero de 1993) al subir precios las empresas para repercutir las subidas energéticas y mantener -o incrementar- sus márgenes de beneficios.

Si el Gobierno no actúa sobre las subidas de precios empresariales y el deterioro del poder adquisitivo de los salarios, sin impulsar un pacto de rentas que limite los beneficios empresariales, se seguirá lastrando el consumo y la actividad económica.

Existe el riesgo de que se asiente una espiral de inflación, cebada por el aumento de los beneficios. La fuerte subida de bienes y suministros básicos unida a la creciente carestía de la vivienda ha empeorado el poder adquisitivo de la población, especialmente de los hogares más vulnerables. “Las familias ven como los salarios no suben y pierden mes a mes poder adquisitivo. Es necesario un pacto de rentas” señala Adrià Junyent.

Es urgente actuar sobre las causas de los altos precios eléctricos y energéticos, más allá de “parches” para tratar de limitar el impacto de las subidas. Algunas de estas causas responden a prácticas de oligopolio de las grandes empresas eléctricas y petroleras en España, y a los mecanismos de conformación de los precios de la electricidad que se sitúan muy por encima de sus costes, generando unos beneficios extraordinarios a costa de los hogares y las empresas. “Los trabajadores y trabajadores de este país no nos podemos permitir ni la luz, ni la gasolina, ni la cesta de la compra. Pero sobre todo lo que no nos podemos permitir es volver a pagar una crisis” apuntó Adrià.

Ante la situación de injusticia que están sufriendo las personas trabajadoras y los efectos que tiene la inflación sobre la estabilidad económica, es fundamental que los convenios colectivos garanticen el poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras mediante cláusulas de revisión.

CCOO es valedor del compromiso de no dejar a nadie atrás en esta crisis y para ello es imprescindible mejorar la implementación y gestión de las medidas de protección social aprobadas y que no están llegando a la población que las necesita.

Los Presupuestos Generales del Estado y la ejecución de los fondos europeos destinados a la recuperación deben ser los instrumentos clave para consolidar políticas expansivas de protección social e inversión, que consoliden la transformación del modelo productivo y den respuesta a las necesidades de la población. “O nos movilizamos y ganamos empresa a empresa mejores salarios o veremos como en otra crisis seguimos pagando los de siempre: los trabajadores” concluía Adrià Junyent, secretario confederal de Juventud en CCOO.

La inflación se dispara por los beneficios empresariales con el peor dato desde 1984