martes 1/12/20
MEDIOS Y DEFENSAS

Homofobia y xenofobia

Durante las últimas semanas, los casos de violencia de origen homófobo y xenófobo se han multiplicando de manera inquietante.

Durante las últimas semanas, los casos de violencia de origen homófobo y xenófobo se han multiplicando de manera inquietante pero lo más sorprendente respecto a la intransigencia de supuestos ciudadanos en estas y otras cuestiones durante las últimas semanas es el asalto al poder de un oscuro gobierno interino en Brasil… exclusivamente blanco y masculino. Emilio García, vocal de la junta directiva de ASTIC (Asociación Profesional de Cuerpos Superiores de Sistemas y Tecnologías de la Información) aseguraba en su artículo de opinión para El Huffington Post del 17 de mayo que, según “el Ministerio del Interior, entre los delitos de odio aquellos contra la orientación e identidad sexual fueron los más registrados en 2014 (40%, 513), si bien tuvieron un pronunciado descenso relativo y absoluto en 2015 (13%, 169)” y que la “homofobia y transfobia contra menores tuvo en 2015 un perfil más preocupante. Entre los 158 delitos de odio registrados contra menores, aproximadamente el 30% fue motivado por su orientación e identidad sexual”, así como que en “el año 2016 parecen estar arreciando de nuevo los casos de comisión de éste delito”, pues “sólo en Madrid se han recogido 64 casos de delitos homofóbicos y transfóbicos en los cuatro primeros meses del año”.

Por su parte, Raúl Zibechi ya había recordado el día 14 en El Viejo Topo que “Brasil debe ser analizada como sociedad colonial, donde la acumulación de capital se apoya en la segregación que supone el no reconocimiento de la humanidad de los de abajo” y así es como puede llegar a entenderse que Raquel Seco se viera obligada a titular su artículo para El País de ese día `Brasil, sin presidenta, sin mujeres ministras y con primera dama´, trabajo en el que puede leerse que el “presidente interino, Michel Temer, elige solo a hombres blancos como ministros”.

Algunos hombres blancos

No es ninguna broma: “Era difícil distinguir a Michel Temer este miércoles, en su primer discurso como presidente interino de Brasil. Cercado de otros hombres blancos entre los 40 y los 75 años, como él, el nuevo jefe de Estado anunció públicamente a sus nuevos ministros, que también se le parecían: otros hombres blancos entre los 40 y los 70 años. Ni una sola mujer. Ni un solo negro”, añadía la periodista. Y así es como puede uno imaginarse una futura sociedad esclavizada, la que el nuevo presidente brasilero ha comenzado a diseñar desde el minuto 1: `Temer revoca la construcción de 11.250 viviendas sociales en Brasil´ es el titular del artículo de El Mundo que, citando informaciones de EFE, es publicado el 18 de mayo del presente, donde el lector descubre que el gobierno supuestamente interino había cancelado “la  construcción de 11.250 viviendas del `Minha Casa, Minha Vida´ (Mi Casa, Mi vida), uno de los programas destacados del Gobierno del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva y la gobernante suspendida, Dilma Rousseff” y también que el “ministro de Ciudades, Bruno Araújo, revocó una decisión emitida por Rousseff que autorizaba al banco público Caixa Federal a contratar la construcción de hasta 11.250 viviendas para el programa `Minha Casa, Minha Vida´, según un comunicado”, el cual, por cierto, “fue publicado en el Diario Oficial el pasado 11 de mayo, días antes de que Rousseff fuera suspendida de su cargo por el Congreso con el fin de iniciar un juicio político con miras a su destitución”.

En lo referente a la violencia homófoba y xenófoba, también ayuda a imaginar un mundo todavía peor la noticia publicada el día 19 por El Confidencial: “El cardenal Cañizares defiende la familia cristiana ante la `escalada del imperio gay´”. Según dicho texto, el “cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, defendió en Valencia el `bien precioso de la familia cristiana´ al tiempo que lamentó que en los últimos años haya `una importante escalada contra la familia por parte de dirigentes políticos, ayudados por otros poderes como el 'imperio gay' y ciertas ideologías feministas´”. “Asimismo -continúa el artículo-, el purpurado se refirió a la próxima aprobación en la Comunidad Valenciana y en otras comunidades, de leyes que fomentan la ideología de género, `la más insidiosa que ha habido en toda la historia de la humanidad´.

Y, de esta guisa, llegamos a la última semana de mayo con una nueva mala noticia: según El Confidencial del día 23, el “centro de Madrid vuelve a ser escenario de una nueva agresión homófoba después de que en la madrugada del sábado al domingo un joven fuera golpeado tras llamar `guapo´ a otro joven”. “Los hechos -según el texto- ocurrieron en la calle Pez, en pleno barrio de Malasaña, cuando el joven estaba con un grupo de amigos” y, debido “a los puñetazos, el joven tuvo que ser atendido por el SAMUR debido a las fuertes contusiones y a una fractura del tabique nasal. Una vez los efectivos sanitarios llegaron a la zona, fue trasladado hasta la Fundación Jiménez Díaz”. Lo más significativo, sin embargo, es que, con “esta agresión, ya son 79 las agresiones contabilizadas por este Observatorio contra el colectivo LGTB desde el 1 de enero” y que, de ellas, “solo el 18% han sido denunciadas”.

Afortunadamente, todavía hay vida en el crematorio: “Horas antes de esta agresión -añade el artículo- dos jóvenes homosexuales protagonizaron lo que muchos han calificado de un desafío a los neonazis. Durante la marcha de ultraderecha convocada este sábado por Hogar Social de Madrid en la que se defendían `los derechos de los españoles por encima de los no nacionales´, David Fernández y Gregor Eisbert respondieron a sus consignas nazis con un beso en la plaza del Dos de Mayo, en Malasaña. Ante esto, varios miembros de Hogar Social les dedicaron insultos como `maricones y sidosos´, a lo que la Policía Nacional respondió pidiéndoles que abandonaran la zona, gesto que a asociaciones de LGTB no ha gustado anunciando que pedirán explicaciones por este `inaceptable´ trato”.

Vivir para sufrir…

Homofobia y xenofobia