lunes 26.08.2019
INAUGURARÁ UNA CÁTEDRA DE DERECHOS HUMANOS

La Fundación Baltasar Garzón abre sede en Argentina

Laa sede argentina de la Fundación Internacional Baltasar Garzón ha sido fruto del acuerdo suscrito con la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo. En el acto de presentación, el exjuez dialogó con Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz, y con Estela de Carlotto, Presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo. 

La Fundación Baltasar Garzón abre sede en Argentina

La ceremonia académica tuvo lugar coincidiendo con el decimoquinto aniversario de la orden de detención internacional de Augusto Pinochet cursada por Baltasar Garzón. Tanto el rector de la UMET, Ignacio Hernáiz, como el Presidente de la Fundación Octubre, Victor Santa María, celebraron la incorporación de Baltasar Garzón al proyecto de la UMET, porque “aquí lo consideramos un símbolo en la defensa de los derechos humanos y la justicia universal”. María Garzón, directora de la FIBGAR, señaló que la Fundación tiene tres ejes: educación y formación en derechos humanos, acompañamiento a las víctimas y trabajo con los pueblos originarios y los grupos marginados de la sociedad. “Es un honor estar aquí, en un país que es un modelo en la lucha por los derechos humanos”, añadió. La sede central de la FIBGAR está en Madrid y dispone ya de sucursales en Cuernavaca (Méjico), Bogotá (Colombia) y a partir de esta semana en Buenos Aires. 

FIBGAR trabaja en educación, acompañamiento a las víctimas y trabajo con los pueblos originarios

En el encuentro posterior, Estela de Carlotto recordó la lucha llevada a cabo en Argentina para localizar a los desaparecidos y para poner a los militares genocidas a disposición de la justicia, y dijo que no existe una receta única porque, “hablando de verdad y reconciliación, aquí en Argentina nadie vino a pedir perdón; sin embargo, en otros países ha habido muchos problemas simplemente para encontrar la verdad”. Baltasar Garzón recordó la situación de desamparo de las víctimas del franquismo como consecuencia del miedo implantado en la transición, y el lastre que eso significa. Para Rigoberta Menchú, la lucha por los derechos humanos y contra la impunidad ha de estar en la agenda de manera permanente y de por vida. “Nos somos víctimas, somos protagonistas, estamos honrados por seguir luchando por la memoria de los seres queridos, estamos en paz con ellos”. “Sin verdad ni justicia no hay paz que encubra todo (lo que ocurrió)”, sentenció.

Rigoberta Menchú: "Sin verdad ni justicia no hay paz que encubra todo (lo que ocurrió)"

El pasado mes de junio, la FIBGAR, la UMET -primera “universidad de los trabajadores”- y la Fundación Octubre firmaron un convenio de cooperación destinado a elaborar una propuesta de investigación alrededor de cinco ejes: pueblos originarios, derecho ambiental, jurisdicción universal, migración, y resolución y mediación de conflictos. El acuerdo se concretará en una futura Cátedra de Derechos Humanos que llevará el nombre de Baltasar Garzón

Comentarios