#TEMP
viernes 27/5/22

Fratini, nuevo nuncio en España: "No creo que mi misión sea fácil"

Renzo Fratini, nombrado por la Santa Sede para ser su embajador ante el Gobierno español, llega en un momento de tensión en las relaciones Iglesia-Estado que sin duda se agravará con los próximos debates de la reforma del aborto y de la Ley de Libertad Religiosa.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 21.8.2009

En una entrevista concedida a Radio Vaticano, Renzo Fratini ha hablado por primera vez tras su nombramiento como Nuncio Apostólico en España y Andorra y Observador Permanente de la Santa Sede ante la Organización Mundial del Turismo (OMT), que fue anunciado el pasado jueves. "Un primer sentimiento ha sido el de sorpresa porque sinceramente no me lo esperaba. De todas formas, voy contento a esta nueva misión importante, en un país importante, pero también con una cierta preocupación, en el sentido de que no creo que sea fácil en este momento: las relaciones con España y la situación general...", ha dicho el arzobispo italiano.

Sin duda el nuevo Nuncio se refería a las tensas relaciones entre el Gobierno y la Iglesia, encarnada por el actual presidente del Episcopado español, Antonio María Rouco Varela, y al encargo que ha recibido del Papa Benedicto para su nuevo destino: disminuir esa tensión. Una tarea más que ardua teniendo en cuenta algunos de los proyectos legislativos que el Gobierno tiene en cartera.

Cuando Fratini lleve poco más de un mes en España, el Congreso de los Diputados debatirá la reforma de la Ley del Aborto cuyas líneas maestras son: despenalización del aborto, aborto libre hasta la semana 14 y aborto para las niñas de 16 años -y menores si demuestran la suficiente madurez- sin el consentimiento ni el conocimiento de sus padres.

Más adelante, pero antes de que finalice la presente legislatura, llegará a la Cámar la Ley de Libertad Religiosa cuyo punto clave es la retirada de todos los símbolos religiosos católicos -crucifijos, imágenes, belenes y demás- que se encuentren en centros de enseñanza pública y concertada, hospitales y dependencias del ejército.

Ante el duro trago que puede suponer para la Iglesia católica asistir a la tramitación de ambas normas y la sospecha de que pueda sentir la tentación de interferir en el debate, el teólogo Juan José Tamayo ha recomendado este viernes "neutralidad" al nuevo Nuncio Apostólico. En declaraciones a Servimedia, Tamayo ha afirmado que estas leyes a Fratini "no le van a gustar y debe mantenerse ante ellas como personal diplomático neutral, no debe opinar, ni tomar postura".

"Ningún embajador de ningun país debe interferir en el debate de estas leyes, porque sería una injerencia", ha dicho Tamayo y ha añadido que "a este señor hay que exigirle neutralidad en todo lo que tiene ve con los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Administración de Justicia". Y ha concluido que Renzo Fratini debe tener una actitud de respeto hacia la soberanía popular y hacia la decisión de los ciudadanos expresada democráticamente en las urnas y reflejada luego en el Parlamento.

Por otra parte, de la actitud de Fratini ante ambos debates podremos inferir cuál será el trazado de la Iglesia española en la era post Rouco. El cardenal de Madrid cumple 75 años, la edad canónica de jubilación, en 2011 y el Vaticano parece haber apostado decididamente por su relevo.

Fratini, nuevo nuncio en España: "No creo que mi misión sea fácil"
Comentarios