#TEMP
lunes. 27.06.2022
Scalextric
Fotos: Asociación vecinal Los Pinos Retiro Sur

Ya se sabe que la conocida expresión “patá p´alante” y a seguir, se refiere al aburrido recurso que utilizan los equipos con pocos argumentos futbolísticos para alejar el peligro de su área. Por alguna extraña razón se me vino a la cabeza esta técnica balompédica cuando supe que las Juntas de Retiro y Puente de Vallecas, aprobaron por unanimidad el pasado martes día 24 instar al Gobierno madrileño a iniciar los estudios y trámites necesarios para redactar el proyecto de obra de supresión del puente elevado entre los distritos de Puente de Vallecas y Retiro, el Scalextric.

Como es sabido, los vecinos de Puente de Vallecas y Retiro demandan desde hace casi dos décadas acabar con el muro de hormigón que los separa. Ya en 2006 el Ayuntamiento de Madrid con el alcalde Ruiz-Gallardón al frente, se comprometió a realizar los estudios pertinentes para quitar ese puente elevado sobre la M-30. Mucho más recientemente, en marzo de 2021 todos los grupos municipales acordaron por unanimidad eliminar el Scalextric. El propio alcalde, en un alarde de furia municipal, se comprometió en junio de 2021 a iniciar las obras antes incluso de que finalizara el año... No obstante, en abril de 2022 -ya íbamos con retraso-, el delegado del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, alegó un informe de “movilidad preliminar” que calificaba de “inviable” la iniciativa. Eso sí, el señor Carabante prometió nuevos estudios.

Sobran razones para la supresión de esta molesta y arcaica infraestructura que separa a Vallecas de su distrito vecino, Retiro, y del resto de la ciudad

Visto lo visto, hemos de reconocer que el señor Almeida es más vacilón de lo que parece, porque de lo contrario cuesta interpretar las razones que le llevan a votar sí a las propuestas de la oposición, para luego a la salida del pleno dar un recital de largas cambiadas: ‘bueno’, ‘en fin’, ‘ya si acaso’, ‘lo vamos estudiando…’. Es decir, el Ayuntamiento de Madrid se maneja cuando quiere con una política tan líquida tan líquida que no hay por donde cogerla, se nos escapa de las manos al común de los ciudadanos.  Nunca ha dicho que no, cierto, pero tampoco hace valer el sí. Claro, y cabe preguntarse, ¿entonces, señor Almeida, qué son ustedes cuando votan unánimemente con el resto de grupos, carne o pescao, gobierno u oposición? ¿en qué momento dejan de ser Jekyll para aparecer como Hyde, y viceversa?

"La redacción del proyecto se llevará a cabo en esta legislatura con el fin de que su ejecución pueda iniciarse en el próximo mandato por el equipo de Gobierno que resulte de las elecciones municipales en 2023", señala el texto aprobado lo mismo en el pleno de Vallecas como el de Retiro, celebrados en ambos casos a petición de Más Madrid y PSOE para reclamar que se agilice esta operación. La lentitud (o quizás la desgana) del consistorio en el caso que nos ocupa, proyecta su sombra sobre las obras en marcha para la supresión del cercano puente de Pedro Bosh, que conecta la calle Méndez Álvaro con Doctor Esquerdo y Conde de Casal. Es inevitable la comparación con el desenlace de ambos proyectos. Es más, hay recordar que de todos los pasos elevados levantados en su momento –Atocha, Cuatro Caminos, Santa María de la Cabeza, Raimundo Fernández-Villaverde, Doctor Esquerdo, Joaquín Costa, Puente de Vallecas–, solo uno permanece intocable hasta el momento..., ¿será mera casualidad que hablemos del sureste o de verdad habrá algo más?

Scalextric 2

Sobran razones para la supresión de esta molesta y arcaica infraestructura que separa a Vallecas de su distrito vecino, Retiro, y del resto de la ciudad. Las asociaciones vecinales de Retiro y Puente de Vallecas, así como las entidades y colectivos que apoyan esta reivindicación, apuestan por un proyecto de desmantelamiento que cumpla con los objetivos acordados en el citado acuerdo de Cibeles, es decir, que permita ganar espacio público para nuevas zonas verdes y dotacionales. Un espacio público que ponga fin a una de las mayores brechas (físicas y sociales) que se mantienen en nuestra ciudad, en esencia un auténtico ‘Check point’. Y, ¡cómo no!, limitar al máximo posible los enormes índices de contaminación, acústica y ambiental de la zona.

La política de gestión debería ser más sencilla de explicar, salvo que detrás del ‘Arre’ estemos escondiendo un ‘So’, de ahí que para desentrañar la resultante del unánime acuerdo consistorial se requieran frases espesas y farragosas como lengua de bebé, “aprobaron instar al Gobierno a iniciar los estudios y trámites necesarios para redactar el proyecto de obra de supresión del puente elevado entre los distritos de Puente de Vallecas y Retiro, el Scalextric”. Total, nada nuevo, el Ayuntamiento vuelve a esconderse tras el “criterio técnico”, acusando a la oposición -aquí sí están claros los papeles- de aguijonear el ambiente con la daga del “criterio político”. El señor Almeida debería saber -y lo sabe- que el “criterio técnico”, si hablamos de gestión pública, baila al son de la voluntad política. ¿Hay voluntad política, señor Almeida, para demoler el Scalextric o vamos a seguir con la “patá p´alante”?

Mariano Asenjo (Asociación vecinal Los Pinos Retiro Sur)

¿El fin del último Scalextric de Madrid?