jueves 9/12/21
ENTREVISTA

Estela Carlotto: "Ustedes recién están empezando"

Estela B. Carlotto lleva 31 años de trabajo y de lucha por buscar y dar a conocer la verdad a las víctimas que sobrevivieron de la dictadura argentina: los nietos. A su paso por Madrid habló con Nueva Tribuna de los nietos que hay en España y valoró la investigación del juez Garzón con las víctimas del franquismo.
AGNESE MARRA / NUEVATRIBUNA.ES - 20.10.2008


Con un estricto traje color naranja, pañuelo a juego y una maravillosa cabellera ondulada color cano, Estela B. Carlotto, presidenta de las Abuela de la Plaza de Mayo de Argentina, llegó al teatro Alfil de Madrid, para presentar la cuarta edición de ‘Teatro por la Identidad’.

Un andar pausado, entre saludo y saludo, un beso a cada conocido (en Argentina sólo dan uno) y unos grandes ojos verdes mirando discretamente a los asistentes, fueron los gestos de Carlotto al llegar al teatro. Esta mujer que ha sido nominada al Premio Nóbel de la Paz, lleva en sus espaldas 31 años de trabajo y de lucha por buscar y dar a conocer la verdad a las víctimas que sobrevivieron de la dictadura, a sus nietos.

Tras la presentación del evento, Nueva Tribuna pudo hablar con la abuela más conocida de Argentina. Sentada en una butaca y con un gesto paciente, después de un día entero de entrevistas, Carlotto hizo un balance de sus años de trabajo, sus deudas pendientes y como no podía ser de otra forma valoró la investigación del juez Garzón y señaló algunas líneas para comenzar ‘el camino del conocimiento’: “La verdad consolida la paz social, un país no puede vivir tranquilo sin conocer su historia”, afirma Carlottto.

La experiencia la avala a la hora de decir estas palabras. “Nosotras empezamos con terror, en plena dictadura y tuvimos muchísimas trabas. Quisieron destrozar a las familias, pero no pudieron porque estamos aquí para recordarlo, porque hemos juzgado a los asesinos y porque no vamos a parar hasta que el último nieto desparecido conozca su verdadera historia. Los militares no sabían que lo único que no se podían llevar era la sangre, sus orígenes. Cada vez que hemos encontrado a uno de esos niños lo hemos comprobado, se les cae la máscara donde les han criado y reaparecen los gestos de sus verdaderos padres”. Carlotto confía en que en España se pueda llevar a cabo un proceso parecido: “Creo que entre la metodología de España y la de Argentina en un futuro no habrá diferencia. Lo que pasa es que en Argentina llevamos trabajando 31 años con familiares y asociaciones de derechos humanos. Hemos tenido que ir abriendo el camino con la resistencia de la justicia, del estado de derecho y con aquellos que estaban comprometidos de alguna manera con esas desapariciones. Toda esa resistencia la hemos ido golpeando lentamente. No hay que olvidar que en Argentina hubo 20 años de impunidad. Fue un camino durísimo. En España hubo un silencio después de la dictadura franquista acordado por la población y por el estado y ahora hay un despertar de conciencia y necesidad de no permanecer más en una historia incompleta. Ustedes empiezan recién el camino”.

En este comienzo del que habla Carlotto, mucho han tenido que ver los ‘consejos’ que han recibido las asociaciones de la memoria histórica desde el Río de la Plata. “Hace tiempo que algunos nietos de los desparecidos del franquismo se acercaron a pedirnos a las abuelas la metodología para identificar a sus familiares. Se la enseñamos y un equipo de forenses argentinos está haciendo un banco de datos de la sangre y del ADN de los familiares que buscan. Esto recién empieza acá. Y creo que ya han enterrado a 300 abuelos y les han dado la despedida que han querido. Ahora comienza la otra faceta, la de la verdad y la reparación”.

En esta etapa la presidente de las Abuelas de la Plaza de Mayo aconseja firmeza y mucha paciencia y sobre todo recalca que “no hay recetas” mágicas que sirvan a todos los países: “Hay que luchar y es una lucha del pueblo que se tiene que mantener firme y exigir al estado esa reparación que estipula la ley y el mundo en cada conflicto, es nada extravagante. Algunos aseguran que reconocer la historia puede creaar enfrentamiento, y seguro que habrá una oposición, pero nada grave. La verdad es el camino de la paz”. Respecto al Juez Garzón sólo tiene buenas palabras: “Es una persona con las ideas muy clara, en Argentina nos ha ayudado muchísimo y estoy segura que por su país también va a luchar mucho, están en buenas manos”.

Alrededor de 30 nietos en España

A pesar de haber hecho muchos avances, el trabajo de las ‘abuelas’ no cesa. No sólo buscan a sus nietos en Argentina, en España se presume que podría haber alrededor de 30 nietos. “Hace años que recibimos mails a la asociación donde algunos españoles dudan de su identidad”. Hay un proceso legal abierto que también lo lleva el juez Garzón, pero Carlotto insiste en la importancia de la privacidad y prefiere no dar más datos sobre el tema.

La presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo, es una de las abuelas que no ha encontrado a su nieto: “Ha habido varios intentos, pero las pruebas de sangre siempre dieron negativas. Guido (el nombre que el eligió su madre) tiene 30 años, sé cuándo nació y dónde, pero nada más”.

Asegura que su mayor satisfacción es haber sido mediadora y presencia en el encuentro de 95 nietos: “Mientras espero el encuentro con Guido, comparto la alegría de los otros, de los nietos de mis compañeras, y ellos por suerte, se dejan querer por todas”.

Estela asegura que no va a parar de luchar: Tengo una hermosa familia de tres hijos y doce nietos. Comparto toda esta tarea institucional y pública junto con la privada, que es la que realmente me sostiene”.

Teatro por la Identidad

Teatro por la Identidad vuelve a Madrid para celebrar su cuarta edición. Un ciclo de representaciones que se celebra durante el mes de octubre en el teatro Alfil, en las que el eje central de las obras es la memoria y la búsqueda de la identidad.

Desde hace dos años Teatro por la Identidad, que nació en Argentina hace una década, ha abierto su temática teatral, y ahora la memoria histórica y los muertos y represaliados del franquismo comparten escenario con la tragedia de la dictadura argentina, sus otros tantos miles de desaparecidos y sus nietos, esos niños que se mantienen en vida con una identidad secuestrada.

Cuando se dio a conocer en 2004 que había alrededor de 30 nietos de argentinos viviendo en España, sin conocer sus verdaderos orígenes, Teatro por la Identidad, que colabora estrechamente con las Abuelas de la Plaza de Mayo, decidieron traer su trabajo a España. “Gracias a este teatro hemos conseguido identificar a muchísimos nietos. Vinieron a vernos muchos chicos que después de asistir la obra sintieron algunas dudas sobre sus orígenes, muchos de ellos no tenían nada que ver, y otros, efectivamente eran hijos de desaparecidos”, explica, Estela B. Carlotto.

"Hija de la Dictadura Argentina", "Esclava del alma", "Los niños de Morelia" y "Una buena Afeitada", son los títulos de las obras que se representarán en el Alfil cada lunes de octubre, con entrada gratuita hasta completar el aforo. “La misión de estos trabajos es dar a conocer la historia, despertar la conciencia social, y animar a aquellos que alberguen dudas sobre sus orígenes, a tener la oportunidad de aclararlas”, dice Carlotto.

Entre otras muchas asociaciones que apoyan y colaboran con Teatro por la Identidad de Madrid, se encuentra la Asociación por la Memoria Histórica, que preside Emilio Silva: “Tenemos mucho que aprender de Argentina. Ellos han logrado muchísimas cosas y aquí todavía se plantean si vale la pena conocer el paradero de 100.000 víctimas. Estas medidas como el teatro son fundamentales para colocar las cosas en su sitio”.

Estela Carlotto: "Ustedes recién están empezando"
Comentarios