Nuevatribuna

¿Es posible cancelar los antecedentes penales?

Dónde se reflejan los antecedentes, qué implican y cómo se cancelan.

No son pocos los problemas a los que se enfrentan las personas con antecedentes penales, una vez que han cumplido su condena. Por eso, lo más habitual es que cuando sea posible, se proceda a solicitar su cancelación. Esto será posible hacerlo, cuando haya transcurrido cierto tiempo tras el cumplimiento de la pena impuesta por los Tribunales.

Por lo tanto, estamos ante un procedimiento relativamente frecuente, que permitirá a quien lo lleve a cabo dejar de sufrir algunas restricciones. Pero, como es lógico, para proceder a la cancelación de los antecedentes penales será necesario respetar ciertos plazos.

¿Qué son los antecedentes penales y qué implican exactamente?

En primer lugar, es necesario conocer qué significa tener antecedentes. Es decir, qué consecuencias tiene para la persona que ha sido condenada, aunque ya haya cumplido su pena. En este sentido, y para entrar en materia, desde Dexia Abogados, Arturo González y Saray Contreras explican que “los antecedentes penales son la constancia oficial de que una persona ha sido condenada en firme por la comisión de un delito”. Y donde tendrán constancia será en el Certificado de Antecedentes Penales, más comúnmente conocido como hoja de antecedentes penales.

Respecto a las implicaciones de tener antecedentes penales no cancelados, Kenari Orbe, desde Kenari Orbe Abogados, recuerda que “el Tribunal Europeo de derechos Humanos indica que los antecedentes no pueden perjudicar a una persona en lo personal y/o judicial, ni poner en entredicho su honorabilidad”. Además, tampoco pueden ser usados o expuestos por terceros.

Sin embargo, sí existen restricciones a algunos derechos. Por ejemplo, impiden la participación en iniciativas legislativas populares y la realización de algunas actividades de voluntariado y becas, además de dificultar el acceso a determinados beneficios sociales. Y si se cuenta con antecedentes penales, será también un problema obtener el permiso de armas, participar en procesos de tutela, acogimiento o adopción u obtener la licencia para tener perros peligrosos.

Además, como añade Arturo González, “hay determinados trabajos que exigen la presentación de la hoja de antecedentes penales, y cuando se aprueba alguna oposición, es lo primero que se solicita”.

La prescripción de los antecedentes penales

Teniendo todo lo anterior en cuenta, es lógico que las personas con antecedentes penales se pregunten si es posible cancelarlos y cómo hacerlo. En este sentido, lo primero que hay que tener en cuenta son los plazos.

Kenari Orbe especifica que el periodo que ha de transcurrir desde que se termina de cumplir la pena hasta que se hace posible su cancelación “puede ser de 6 meses a 10 años, dependiendo de la gravedad del delito”. En concreto, los 6 meses se aplican a las penas de delitos leves, y el plazo de 2 años es para penas inferiores a 12 meses y para penas por delitos imprudentes. Por su parte, se exige un periodo de tiempo de 10 años para las penas graves.

En relación con el procedimiento para cancelar los antecedentes penales, González indica que “se pueden cancelar de oficio, a iniciativa del propio Ministerio de Justicia, o a instancia de la parte interesada”. Para ello, habrá que pedir cita en el Ministerio de Justicia y solicitar personalmente la cancelación.

Por último, “hay que destacar que los efectos de los antecedentes penales cada vez son menores, ya que prima el derecho a la reinserción y a la privacidad frente al derecho a la publicidad”, tal y como apunta Orbe.