#TEMP
lunes 23/5/22

No parece sensato que nuestra salud esté en manos de empresas, que, por ejemplo, operaran en paraísos fiscales

EQUO Madrid ha advertido sobre los intereses ocultos y el posible tráfico de influencias que rodean el proceso de privatización de la Sanidad madrileña, hecho que ya denunció ante la Fiscalía Anticorrupción, el pasado 11 de febrero. A juicio de esta formación política, el hecho de que Manuel Lamela, actual consejero de ‘Assignia’, empresa que gestiona los servicios no sanitarios del Hospital del Tajo (Aranjuez), fuera Consejero de Sanidad cuando se adjudicó esta concesión, es inaceptable y vuelve a evidenciar las “constantes puertas giratorias” entre el Gobierno regional y las empresas que gestionan nuestra Sanidad. EQUO Madrid, además, ha recordado que la primera concesionaria fue ‘Constructora Hispánica’, implicada en Gürtel, que posteriormente "vendió" la adjudicación a la actual ‘Assignia’.

En este sentido, la co-portavoz de EQUO Madrid, Inés Sabanés, ha reclamado que se elabore un registro público con las empresas que contratan con la Administración regional, ya que ha habido tantos cambios. Para Sabanés “son ya tantos los cambios en el accionariado y la gestión de los hospitales, que no sabemos quién se hace cargo de nuestra asistencia sanitaria. No parece sensato que nuestra salud esté en manos de empresas, que, por ejemplo, operaran en paraísos fiscales”.

EQUO Madrid ha afirmado que el de hoy supone un capítulo más a una serie de irregularidades acometidas en el proceso de privatización de seis hospitales madrileños. Ya en el escrito presentado en febrero ante la Fiscalía, este partido político exigía la investigación de las conexiones entre las empresas concesionarias y los “Papeles de Bárcenas”, en los que aparecían como donantes, hecho ilegal, dado que se encontraban en el proceso de adjudicación de los servicios hospitalarios. También denunciaba la concesión irregular de laboratorios a empresas privadas y el aumento del canon en 2010 a seis hospitales privatizados. En concreto, el del Hospital del Tajo se aumentó en 86.206 € anuales, sumándose a los 9 millones que ‘Constructora Hispánica’ había pactado con la Comunidad, por 30 años.

Para Sabanés, “esta sucesión de escándalos  -no podemos olvidar el “caso Güemes” - exige la paralización de las privatizaciones de los hospitales, dado que está en juego la salud de miles de madrileños”. Por otra parte, y dada la opacidad con la que se ha desarrollado el proceso, este partido político reclama una Auditoría Sanitaria que ponga en conocimiento de la ciudadanía los detalles de todas las adjudicaciones. 

Equo Madrid advierte sobre los intereses ocultos y el posible tráfico de influencias
Comentarios