martes 7/12/21
ENTREVISTA A JULIÁN MENÉNDEZ | ASALMA

"Las sociedades laborales priman la participación y los intereses de sus socios-trabajadores"

Julián Menéndez, gerente de ASALMA, nos habla en esta entrevista de la creciente importancia que está adquiriendo la economía social en España para corregir las desigualdades derivadas de las crisis económicas.

julian-menendez
Julián Menéndez

ASALMA (Agrupación de Sociedades Laborales de Madrid), es una asociación empresarial en el ámbito de la economía social cuyo objetivo es la representación, promoción y consolidación de las sociedades laborales y otros modelos de empresas participadas por los trabajadores y trabajadoras de la Comunidad de Madrid. Su gerente, Julián Menéndez, confía en que los fondos europeos para la crisis de la COVID-19 den un nuevo impulso a un sector en auge.


Nuevatribuna.es | El concepto de ‘economía social’ lleva décadas desarrollándose en buena parte del mundo. Algunos países, entre ellos España, han legislado sobre lo que se conoce también como Tercer Sector. A día de hoy, y con los datos en la mano, ¿qué grado de implantación tiene en España?

Julián Menéndez | La economía social, se despliega en España en un numeroso grupo de figuras jurídicas y actividades que tienen el común denominador de englobar el conjunto de actividades económicas y empresariales que en el ámbito privado llevan a cabo entidades que persiguen bien el interés colectivo de sus integrantes, bien el interés general económico o social, o ambos.

El número de empresas de este ámbito es de 45.000, con 2.300.000 trabajadores que representan aproximadamente el 10% del PIB

Forman parte de la economía social las cooperativas (en todas sus modalidades: enseñanza, consumo, transporte, trabajo asociado, vivienda, crédito y agrarias) las sociedades laborales, las empresas de inserción, los centros especiales de empleo, las cofradías de pescadores, las sociedades agrarias de transformación, las mutualidades, las fundaciones y las asociaciones que lleven a cabo actividad económica y las entidades singulares como es el caso del grupo ONCE. El número de empresas en todos estos ámbitos es de 45.000, con 2.300.000 trabajadores que representan aproximadamente el 10% del PIB.

La implantación de este colectivo abarca a todos los sectores de actividad, a todos los territorios y a todos los segmentos sociales destacando la implantación en el ámbito rural con más de 1.100.000 trabajadores y el trabajo con los colectivos con mayores dificultades de inserción en el mercado laboral.

ASALMA agrupa distintas sociedades laborales de Madrid. Cómo figura jurídica, ¿qué debemos entender como ‘sociedad laboral’ y qué papel juegan los trabajadores en este tipo de empresas? ¿Cómo opera una sociedad laboral?

La sociedad laboral es un modelo de sociedad mercantil que se rige por la misma normativa que cualquier sociedad anónima o limitada, y que tiene como característica específica el que la mayoría del capital de la empresa debe estar en manos de los trabajadores y que ningún socio trabajador puede tener más del 33% de las acciones.

La empresa está en manos de los trabajadores y ningún socio puede tener más del 33% de las acciones

Este extremo está recogido en la ley de sociedades laborales y participadas 44/2015. A partir de aquí el funcionamiento en el mercado de una sociedad laboral es exactamente el mismo que el de cualquier otra sociedad, pero con la ventaja que en su funcionamiento se prima la participación y los intereses de los socios-trabajadores sobre el interés del capital.

¿Nos puede ilustrar con algún ejemplo práctico? (Algún ejemplo de empresa que se haya reflotado salvando empleos sobre todo en este año de crisis).

En España hay más de 8.000 sociedades laborales constituidas mayoritariamente por personas trabajadoras provenientes de empresas en dificultades o desempleadas por procesos de reconversión. En la Comunidad de Madrid existe una amplia batería de ayudas que facilita este proceso de creación de una nueva sociedad laboral.

La ayuda media en el último año para una empresa formada por tres personas trabajadoras ha sido de 40.000 € incluyendo ayudas por gastos de puesta en marcha, incorporación de socios, inversiones o aportaciones de capital.

¿En qué medida puede la economía social convertirse en un agente activo en la lucha contra la desigualdad?

Uno de los principales efectos positivos de la existencia de las empresas de economía social es su contribución a corregir la desigualdad que de forma tan virulenta se vio acentuada en la crisis económica de 2008, siendo una de sus principales manifestaciones la pérdida de poder adquisitivo de la rentas de trabajo en beneficio de las rentas del capital. En el caso de las empresas de economía social el beneficio y valor añadido generado se redistribuye mayoritariamente a través de las rentas del trabajo y en beneficio de las personas objeto del fin social de los proyectos por lo cual se produce un importante efecto de compensación ante los desequilibrios señalados.

sociedad laboral

En un tiempo de profunda crisis derivada de la pandemia de coronavirus, ¿qué valor adquiere la economía social como agente activo para la reconstrucción y la creación de empleo?

Afortunadamente la economía social se viene considerando por los poderes públicos como una de las soluciones a la salida de la crisis económica y a la creación de empleo estable y de calidad. La Unión Europea a través de distintos programas y comunicaciones del Parlamento, la Comisión y el Consejo reconoce este papel y así mismo el Gobierno de España ha incorporado a la Economía Social como interlocutor para el diseño y planificación en los planes de recuperación y reconstrucción, explicitando el papel de política palanca de este modelo empresarial.

Este papel de agente social representativo lo desempeña en España CEPES, organización empresarial de la economía social que agrupa a todo el sector y que está desempeñando un extraordinario papel de impulso al sector a nivel nacional y europeo.

¿Cree que los poderes públicos en España están lo suficientemente implicados en el desarrollo de este modelo de producción? ¿Qué marco legal regula la economía social en nuestro país?

España fue el primer país en Europa en dotarse con una ley de economía social, la ley 5/2011 de Economía Social

España fue el primer país en Europa en dotarse con una ley de economía social, la ley 5/2011 de Economía Social. Esta ley define el ámbito de actuación de la economía social, sus integrantes y sus fines y fue aprobado por unanimidad en el Congreso de  Diputados, lo que reflejó la valoración positiva de todos los grupos políticos respecto al modelo de empresa. En el corto plazo debemos destacar la creación en esta legislatura del Ministerio de Trabajo y Economía Social, lo que representa un reconocimiento del sector y un importante salto en su visibilidad en la sociedad. Aun así nuestra realidad sigue sufriendo de un profundo desconocimiento por parte de la sociedad y también por una parte de las administraciones públicas, pero debemos reconocer que se están dando pasos muy importantes para revertir esta situación.

El ámbito de actuación de ASALMA es la Comunidad de Madrid. ¿Cuál es el compromiso del gobierno de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de Madrid con la economía social?

julian menendez 2La pasada legislatura 2015-2019 ha sido el periodo de mayor impulso para la economía social desde que estos gobiernos han tenido alguna competencia en este sector.

El gobierno de la Comunidad de Madrid constituyó por primera vez una Unidad de Economía Social creándose la mesa de diálogo del trabajo autónomo y la economía social con todas las organizaciones del sector, también se promulgó la orden de ayudas al emprendimiento colectivo que ha recogido las reivindicaciones planteadas por ASALMA.

Por último se puso en marcha la ventanilla y vivero de empresas de economía social a través de un convenio de colaboración entre ASALMA y la Comunidad de Madrid. Este espacio está en la actualidad a pleno rendimiento y da cabida a 10 cooperativas y sociedades laborales y a 36 personas trabajadoras. Quiero destacar el papel que para estos logros tuvo el anterior Viceconsejero de Hacienda y Empleo Miguel Angel García Martín.

Respecto al Ayuntamiento de Madrid también se produjeron grandes avances y a pesar de no tener la Administración Local competencias directas también se puso en marcha una mesa de diálogo, una orden de ayudas al sector y se elaboró un plan estratégico para el fomento de la economía social.

Desgraciadamente en el año 2020 no se ha podido avanzar mucho en el impulso para la economía social y la crisis sanitaria ha marcado totalmente la acción de gobierno de todas las administraciones.

Esperamos que 2021 nos permita reactivar nuevas medidas para el impulso de la economía social en Madrid, que sigue teniendo mucho recorrido para alcanzar el peso en la economía que representa en otras comunidades autónomas.

La digitalización, la sostenibilidad, la economía verde… son retos de futuro que con la crisis han tomado más protagonismo. ¿Qué propuestas hacéis para la consecución de esos fines?

Digitalización, sostenibilidad, transformación ecológica entran de lleno en el plan de recuperación, transformación y resiliencia del Gobierno de España y el reto de transformar a las empresas de la economía social pasa por ser capaces de hacer llegar estos fondos de una forma eficaz y eficiente.

En el ámbito de la educación, ¿con que instrumentos debería contar la economía social a efectos de una mayor implementación en España?

El tema de la educación es de especial relevancia en este momento de tramitación de la nueva ley de educación.

Las empresas de economía social, cooperativas y sociedades laborales tienen un papel destacado en el sistema educativo, siendo centros de referencia en la educación concertada. En Madrid por ejemplo los colegios El VALLE con cerca de 1.000 trabajadores son un Sociedad Laboral y los colegios Gredos San Diego con cerca de 2.000 trabajadores una cooperativa de Trabajo Asociado. Estas entidades son referentes educativos en nuestra Comunidad como colegios concertados.

En este punto pedimos que la nueva ley siga dando protagonismo a las empresas de economía social, papel que fue reconocido expresamente en la ley de educación de 1986 y siempre reconociendo el principio de igualdad de todos los alumnos en el acceso a la educación.

En otro ámbito también es reivindicación del sector el dar un más amplio conocimiento de las fórmulas de emprendimiento colectivo en los temarios de formación especialmente en la Formación Profesional permitiendo sensibilizar a los alumnos sobre las oportunidades que presentan estos modelos participativos para la puesta en marcha de una idea empresarial.

¿Contemplan los fondos europeos para la reconstrucción el sector de la economía social? ¿Contáis con información al respecto?

julian menendez 3El plan de recuperación, transformación y resiliencia del Gobierno de España incorpora a la economía social como un agente clave para su implementación y en este último trimestre CEPES como organización representativa ha mantenido múltiples reuniones con la oficina económica de Moncloa y con el Ministerio de Trabajo y Economía Social para planificar y diseñar actuaciones que puedan alcanzar a las empresas de economía social. En este sentido el presidente de gobierno recibió a la Junta Directiva de CEPES para mostrar el compromiso explícito del gobierno con la economía social.

Las expectativas son muy positivas, se está avanzando en propuestas conjuntas y esperamos que estos fondos tengan una importante repercusión en la modernización del sector.

Y por último, en el marco de los Objetivos de Desarrollo sostenible. ¿Qué papel juega la economía social?

Los objetivos de Desarrollo Sostenible ya están incorporados al ADN de las empresas de economía social desde su nacimiento.

La economía social está considerada en la Agenda 2030 como una de las políticas palanca para la consecución de las ODS y el compromiso de las organizaciones de economía social con estos objetivos es máximo. CEPES viene desarrollando distintas jornadas y encuentros en colaboración con la oficina de la Alta Comisionada para la Agenda 2030 para avanzar en el cumplimiento de las ODS entre las cuales la economía social tiene especial incidencia como son:

  • El trabajo decente y crecimiento económico.
  • Producción y consumo responsable.
  • Educación de calidad.
  • Reducción de las desigualdades.

"Las sociedades laborales priman la participación y los intereses de sus...
Comentarios