jueves 9/12/21
8 DE MARZO | DíA INTERNACIONAL DE LA MUJER

"Los recortes afectan mucho más a las mujeres que a los hombres"

Ana Herranz Sainz-Ezquerra, Secretaria Confederal de la Mujer e Igualdad de CCOO, denuncia en esta entrevista que "los recortes en el Estado del bienestar afectan mucho más a las mujeres que a los hombres, puesto que tradicionalmente asumen muchas más responsabilidades familiares".

Este 8 de Marzo nos sobran los motivos para reivindicar hoy más que nunca que la salida a la situación de crisis no pasa sin el respeto a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres

Nuevatribuna.es | Un año más celebramos el Día Internacional de la Mujer. ¿En qué aspectos cree que hay que seguir avanzando?

Ana Herranz | La celebración del Día Internacional de la Mujer 2013 hay que enmarcarla dentro de la crisis económica que estamos viviendo en Europa y en concreto en España, donde nos encontramos en uno de los momentos más dramáticos, de mayor destrucción de empleo, agravado por las reformas laborales que lejos de estimular el crecimiento y el empleo como han pretendido hacer creer, no han hecho sino empeorar las condiciones laborales de la población trabajadora en general y de las mujeres en particular.

Estamos ante una celebración en la que reivindicamos la creación de políticas de estímulo y de creación de empleo de calidad y la defensa de las conquistas legales igualitarias, como es el derecho a la salud sexual y reproductiva y al aborto, seguimos luchando contra la forma más brutal de discriminación, la violencia contra las mujeres y, por supuesto, exigimos unos servicios públicos de calidad, estando en contra de los recortes que se están produciendo y que afectan de manera especial a las mujeres. Este 8 de Marzo nos sobran los motivos para reivindicar hoy más que nunca que la salida a la situación de crisis no pasa sin el respeto a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, de una manera integral, en todas las facetas de la vida.

¿En qué medida está afectando la crisis económica en los derechos de las mujeres, no solo en España, sino también a nivel europeo?

Seguimos siendo las mujeres quienes más tasa de desempleo sufrimos; con los datos del mes de febrero, ya públicos, actualmente hay más mujeres inscritas como desempleadas (2.536.596) que hombres (2.503.626).

Esto no es nuevo, el mayor desempleo femenino ya era algo estructural en el mercado laboral, pero si a esto le sumamos las políticas de austeridad y de recortes en servicios públicos básicos, como la sanidad, la educación, en la atención de menores o personas dependientes, van a impedir que las mujeres accedan al mercado de trabajo en igualdad de condiciones, ya que estas funciones que debe realizar el Estado vuelven a recaer en las mujeres; con estos recortes muchas mujeres se ven obligadas a abandonar el empleo para atender tareas que deberían estar garantizadas por el Estado, por lo que son expulsadas del espacio público que tanto ha costado conquistar para regresar al espacio privado (atención de personas dependientes, etc.), impidiéndoles una participación en la ciudadanía en igualdad de condiciones que los hombres.

Pero hay otros indicadores, como la brecha salarial, que se ha agravado con la crisis, las reformas laborales y las políticas de austeridad. En el conjunto europeo la brecha salarial es del 16,2% y en España es del 19%, las mujeres mantienen mayor precariedad laboral (más contratación a tiempo parcial, más temporalidad) y los sectores más feminizados son los peor remunerados. Si a esto le sumamos que las mujeres tienen más dificultades a la hora de acceder a puestos de responsabilidad y por tanto mejor remunerados, la brecha salarial no hace sino incrementarse. Las mujeres trabajan a tiempo parcial mucho más que los hombres. En 2011, un 31,6 por ciento de los empleos femeninos eran de jornada reducida, mientras que en el caso de los hombres este porcentaje se reducía al 8,1 por ciento, por ejemplo, son datos facilitados por un informe del Parlamento Europeo con motivo del 8 de Marzo.

Los recortes en el Estado del bienestar afectan mucho más a las mujeres que a los hombres, puesto que tradicionalmente asumen muchas más responsabilidades familiares. Muchas se ven obligadas a dejar sus trabajos para cuidar de menores y personas dependientes. Las madres solteras son especialmente vulnerables.

Los recortes en el Estado del bienestar afectan mucho más a las mujeres que a los hombres, puesto que tradicionalmente asumen muchas más responsabilidades familiares

¿Qué balance hace de la gestión del Gobierno del PP en materia de Igualdad?

Desde el inicio de la crisis, los responsables políticos europeos y, en concreto, el Gobierno español, no han adoptado ninguna política para el crecimiento y el empleo. Las reformas estructurales llevadas a cabo han implicado la violación de convenios fundamentales de la OIT y una profunda erosión de los derechos laborales y sindicales, del diálogo social y la negociación colectiva.

Evidentemente con las políticas de igualdad entre mujeres y hombres sucede lo mismo. El Gobierno está tomando unas decisiones que no tienen el respaldo de la ciudadanía, ni cuenta con el consenso de los agentes sociales, en concreto de CCOO que mantiene propuestas, tiene herramientas para poder poner en práctica políticas de igualdad de género en todos los ámbitos. La reforma laboral del Gobierno del PP es un ejemplo de cómo se puede dinamitar la negociación colectiva en las empresas, eje básico y razón de ser del Sindicato para la mejora de las condiciones laborales de las trabajadoras. Y es desde nuestro ámbito, el dialogo social con el gobierno y sobre todo en las empresas, donde tenemos que poner más énfasis para luchar contra toda discriminación que se pueda producir en la vida laboral o social de las mujeres. Desde la empresa, con políticas de igualdad que se instrumentalizan a través de la negociación de los Planes de Igualdad y de las acciones positivas que contemplan en relación a la promoción de las mujeres, remuneración, conciliación de la vida familiar y laboral, prevención del acoso sexual y del acoso por razón de sexo, se lograría combatir la discriminación de la mujer.

Pero el mayor control que la parte empresarial tiene a la hora de la disposición de la jornada, o la ruptura que se pretende desde el gobierno de los Convenios Colectivos sectoriales, va a provocar sin duda un empeoramiento de las condiciones laborales, un dumping laboral, abaratamiento de los costes, que sin duda alguna perjudicará a las trabajadoras.

Esto en el ámbito laboral, pero existen otros derechos como es el derecho a la salud sexual y reproductiva y el derecho al aborto, sobre el cual planea la sombra de un retroceso que nos situaría de tener una ley que ha sido ejemplo en Europa a una ley que pone en una grave situación de inseguridad jurídica a las mujeres que deciden abortar y al colectivo de profesionales que trabaja en estos centros, o, más ejemplos, la ley de tasas, que volverá a penalizar a las mujeres que decidan separarse o divorciarse, o los propios recortes en los PGE 2013 que pueden llevar a que programas de prevención de la violencia contra las mujeres desaparezcan o incluso poner en peligro la propia atención que se debe dar a las víctimas de la violencia machista.

También, por ejemplo, está el tema de la eliminación de la cotización a la Seguridad Social de las personas cuidadoras (que siguen siendo mujeres en su práctica totalidad), que habiendo renunciado o habiendo sido expulsadas del mercado de trabajo por atender a las personas dependientes, se van a encontrar en una situación de empobrecimiento cuando lleguen a la vejez.

Per hay más, como la imposición que se realiza a la ciudadanía a sufragar, mediante sus impuestos, a los centros educativos que segregan al alumnado en función del sexo, impidiendo de esta forma una educación basada en valores de igualdad.

Como nueva secretaria de Mujer e Igualdad de CCOO, qué acciones van a poner en marcha desde el sindicato. ¿Qué objetivos se ha marcado para los próximos cuatro años?

CCOO ha sido pionera en aplicar la transversalidad de género en todas las propuestas realizadas en relación al empleo, condiciones laborales, etc., y eso no va a cambiar ahora.

El programa de acción de nuestro último congreso contempla integrar y aplicar dicha transversalidad de género en todo lo que se refiere a las políticas de empleo para combatir la segregación ocupacional, garantizar la misma retribución para trabajos de igual valor, mejorar la protección social de las personas que la tengan menor, y éstas son las mujeres, pero para todo ello, es imprescindible la recuperación del diálogo social con el Gobierno, que éste deje de actuar a espaldas de la ciudadanía y de los agentes sociales, y en las empresas hay que seguir trabajando para la negociación de los planes de igualdad.

Además, vamos a seguir impulsando el cambio sociocultural, potenciando las medidas de corresponsabilidad, la coeducación, el reconocimiento social de las mujeres, su presencia y participación igualitaria en los órganos de poder y decisión, en el lenguaje y en la cultura, y vamos a seguir trabajando hasta la total erradicación de todas las manifestaciones de la violencia de género.

La violencia contra las mujeres es la forma más brutal de discriminación

En datos, ¿cuál es el balance del último año sobre violencia de género y número de denuncias?

La violencia contra las mujeres es la forma más brutal de discriminación, implica una lacra social que entre todas y todos tenemos que combatir. Lo ideal es que no tuviéramos que hacer balance sobre el número de mujeres que fallecen anualmente a manos de sus parejas o exparejas, pero desgraciadamente esto hoy por hoy no es posible.

Las mujeres que denuncian son pocas en relación al número de mujeres que diariamente sufren la violencia machista. Hay que preguntarse el porqué de este hecho, para mejorar en las políticas de prevención y atención a la violencia de género.

Según los datos del Observatorio de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género (Ministerio Sanidad, Servicios sociales e Igualdad) en 2012 murieron 49 mujeres a manos de sus parejas o exparejas, sin embargo, organizaciones feministas elevan esta cifra a 61. En cuanto al número de denuncias, carecemos de datos oficiales para el 2012, pues el Observatorio contra la violencia doméstica y de género del Consejo General del Poder judicial acaba de hacer público e ahora en febrero (2013) el informe correspondiente al Tercer Trimestre de 2012. Se ponen unas 33. 000 denuncias por trimestre. En este Tercer Trimestre de 2012 se pusieron 33.814 denuncias por esa causa, lo que supone que cada día se ponen más de 375 denuncias, y eso que sabemos, así lo acreditan los organismos especializados, que todavía la mayoría de los casos se queda sin denunciar.

Debemos insistir en políticas preventivas de la violencia desde la infancia, a través de una educación igualitaria y que transmita los valores de igualdad entre mujeres y hombres, perseguir y castigar a quienes maltratan, ni una lesión más ni una muerte más por violencia machista. En el mundo laboral, además, debemos de prevenir y sancionar el acoso sexual y el acoso por razón de sexo, situaciones de violencia contra las trabajadoras y que aún siguen siendo difíciles de identificar, cuando no de sancionar. Aquí hay mucho por hacer, socialmente es menos repudiado este tipo de situaciones.

España sigue siendo una sociedad con un marcado carácter patriarcal

Cómo ve a la sociedad española del siglo XXI. ¿La calificaría como una sociedad machista?

Algo ha cambiado, pero cuesta mucho. Es mucho más fácil cambiar las normas que las costumbres y los usos, y en ese sentido España sigue siendo una sociedad con un marcado carácter patriarcal. Lo demuestra la poca presencia de mujeres en puestos de responsabilidad en las empresas, las dificultades de conciliación de la vida social y familiar de las mujeres, al recaer sobre ellas aún el peso de la atención y cuidados de niños y niñas, el poco interés demostrado por las administraciones en que los hombres ocupen un espacio como padres (se vuelve a retrasar la ampliación a 4 semanas del permiso de paternidad) o cuidadores de las personas dependientes, la violencia contra las mujeres, los déficits en reconocimiento social a las mujeres, la invisibilización en el lenguaje…. en fin me atrevo a afirmar que aún queda mucho camino por recorrer, pero desde CCOO se seguirá impulsando el logro de la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres.

"Los recortes afectan mucho más a las mujeres que a los hombres"