miércoles. 24.04.2024
8 DE MARZO | DíA INTERNACIONAL DE LA MUJER

"El Gobierno del PP no ha puesto en marcha ninguna política en materia de igualdad"

Almudena Fontecha, Secretaria para la Igualdad de UGT, afirma en esta entrevista que aún hoy, en España, "al trabajo de las mujeres se le da un valor social y económico menor que al trabajo de los hombres y eso se traduce también en una retribución económica inferior".

"Al trabajo de las mujeres se le da un valor social y económico menor que al de los hombres"

Nuevatribuna.es | Esta semana se conmemora el Día Internacional de la Mujer. ¿En qué aspectos hay que seguir incidiendo en materia de Igualdad?

Almudena Fontecha | Sobre todo en el ámbito laboral, en todas sus facetas. Tanto en el acceso al empleo remunerado, como en la promoción profesional o la formación ocupacional. Y, sobre todo, respecto a la igualdad salarial entre mujeres y hombres por trabajos de igual valor, porque aún hoy en día, al trabajo de las mujeres se le da un valor social y económico menor que al trabajo de los hombres, y eso se traduce también en una retribución económica inferior. La independencia económica de las mujeres y su incorporación a la economía productiva garantiza el mantenimiento y/o la consecución de derechos también en el ámbito social y político. Claro ejemplo de ello lo tenemos en que la reivindicación de los derechos de las mujeres ha venido marcada por el movimiento obrero femenino de finales del siglo XIX y principios del S.XX. En España, las mujeres no pudieron acceder al voto hasta 1931 y, sin embargo, antes de esa fecha ya existía un movimiento obrero y sindical femenino muy activo, que reivindicaba el reconocimiento de derechos laborales y sociales para las mujeres.

¿Qué políticas de igualdad se están poniendo en marcha desde el sindicato?

Desde UGT llevamos muchos años trabajando por la igualdad entre mujeres y hombres, proponiendo a los diferentes Gobiernos nacionales y autonómicos medidas concretas para facilitar el acceso y las condiciones de trabajo de las mujeres en el mercado laboral, como a través de la negociación colectiva para los diferentes ámbitos de la actividad económica y productiva, así como en las empresas. El Departamento Confederal de la Mujer Trabajadora de UGT existe desde el año 1983, y ya desde entonces el sindicato ha reivindicado y defendido la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres. A nivel interno, en el año 1998, UGT introdujo por vez primera en sus Estatutos una “cuota” mínima de representación por género para cargos de dirección y control. Hoy tenemos recogida a nivel estatutario la paridad en función del género para todos nuestros órganos de decisión, dirección y control. La Carta Sindical por la Igualdad y una Evaluación o Auditoría de Género, por Congreso, son también instrumentos que nos ayudan a comprobar cómo el número de mujeres que han accedido a puestos de responsabilidad dentro de la organización ha crecido exponencialmente en los últimos años.

¿En qué medida está afectando la crisis económica a las mujeres?

Sin ninguna duda, las mujeres están siendo las más afectadas por la crisis económica, porque además de empeorar sus condiciones laborales, como las del resto de los trabajadores, en muchos casos se les está obligando “a elegir” entre el trabajo remunerado o el cuidado de la familia y, en el peor de los casos, son expulsadas directamente. Esto es así, porque a pesar de la masiva incorporación de las mujeres al empleo remunerado, no ha ocurrido lo mismo con la incorporación de los hombres a las tareas de cuidado familiar y siguen siendo ellas, en la gran mayoría de los casos, las que intentan compaginar empleo y cuidado familiar. Esto es, conciliar vida personal, familiar y laboral. Los recortes en servicios públicos tienen, además, una especial incidencia en las mujeres, porque somos las principales usuarias de estos servicios, además de proporcionar empleo a una gran mayoría de mujeres. La sanidad, la educación y los servicios sociales son sectores de la actividad productiva que emplean a muchísimas mujeres, pero si se eliminan los comedores y las rutas escolares, se cierran escuelas infantiles y centros de día, y se eliminan las ayudas a la dependencia, entre otras, se está “invitando” a las mujeres a regresar al hogar familiar para que volvamos a proveer a la familia de servicios que debe proporcionar el Estado.

El actual Gobierno no sólo no ha puesto en marcha ninguna política en materia de igualdad, sino que está eliminando derechos que creíamos consolidados

¿Cómo valora la gestión del actual gobierno de Rajoy en políticas de igualdad?

El actual Gobierno no sólo no ha puesto en marcha ninguna política en materia de igualdad, sino que está eliminando derechos que creíamos consolidados. La reforma laboral es un claro ejemplo de ello. El varapalo a la negociación colectiva, las facilidades de las empresas para descolgarse de los convenios, las facilidades para deshacerse del personal de plantilla con el abaratamiento del despido y las facilidades para los despidos colectivos, que son un coladero por el que se prescinde de muchísimas trabajadoras, la desregulación en más de un 10 por ciento de la jornada laboral, la reforma del contrato a tiempo parcial, que permite hacer horas extraordinarias, algo prohibido antes de la reforma laboral, o la modificación a la reducción de jornada por guarda legal, son elementos que están suponiendo una masiva destrucción del empleo femenino en nuestro país, que ya se sitúa por encima del de los trabajadores varones y nos vuelve a situar a la cola de Europa en esta cuestión. Esto está llevando también al empobrecimiento de las familias y, por ende, al de las mujeres, que estamos viendo como las reformas de leyes, como la Ley de Tasas, que tiene una repercusión mayor en las mujeres, o la posible reforma de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo, nos puede hacer retroceder en derechos más de 30 años.

Como miembro de la Federación de Servicios Públicos. ¿Cómo ve la situación actual, en Madrid, pero también en toda España el sector público?

Por supuesto, francamente mal. El deterioro económico al que se está sometiendo al sector público está teniendo una repercusión directa en el Estado de Bienestar de las personas, empeorando las condiciones de vida y trabajo, no sólo de las personas usuarias, sino de los trabajadores y trabajadoras de estos sectores. Se está abriendo la puerta a la privatización y, con ello, al empeoramiento de los servicios que los gobiernos deben proveer a la ciudadanía. Y esto está ocurriendo en Madrid y en el resto del país.

La Cumbre Social ha convocado nuevas movilizaciones el próximo 10 de marzo. ¿Por qué cree necesario seguir con las protestas? ¿Cree que la presión social conseguirá revertir las políticas de la derecha basadas en la austeridad y en los recortes?

Estoy convencida de que esto es así. La movilización social ha conseguido mucho a lo largo de la historia y las mujeres sabemos mucho de eso. Cuántas más personas salgamos a la calle a manifestar nuestra disconformidad con esta situación, más se tienen que replantear los diferentes gobiernos, que no se puede gobernar al margen de la ciudadanía, que es quien les elige en las urnas.

"El Gobierno del PP no ha puesto en marcha ninguna política en materia de igualdad"