sábado 20.07.2019

Elvira

Por Adela Crespo | Se nos ha muerto Elvira. Como a Miguel Hernández se le murió Ramón Sije, y los versos del poeta resuenan en mi mente: “Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada…"

Elvira

Se nos ha muerto Elvira. Como a Miguel Hernández se le murió Ramón Sije, y los versos del poeta resuenan una y otra vez en mi mente: “Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada, temprano estás rodando por el suelo…"

He convivido tiempo con Elvira S. Llopis, hemos hablado de muchas cosas durante muchos años. Ella era responsable de la Secretaría de la Mujer de CCOO de Madrid, cuando yo dirigía el “Madrid Sindical”, corría el año 97, ella estaba presente en las tareas, en las correcciones, en el cuidado a la hora de elegir titulares, de equilibrar las fotografías, de dar presencia a las mujeres e intentar que la igualdad se reflejara en cada página, en cada foto, en cada texto.

Cualquier cosa le servía para evidenciar el papel de la mujer, la importancia de la mujer, la necesidad de reivindcar permanentemente, desde distintos frentes

Años después pasamos varios años juntas en la Fundación Sindical de Estudios, donde ella era “la Vice”, siempre preparando artículos, trabajos, exposiciones, textos divulgativos, y donde el discurso de la igualdad era el hilo conductor.

Cualquier cosa le servía para evidenciar el papel de la mujer, la importancia de la mujer, la necesidad de reivinciar permanentemente, desde distintos frentes. En ocasiones decía “creo que en toda mi vida solo he escrito un articulo”. No era cierto, ha escritos cientos de artículos, aunque era fácil adivinar sus inquietudes y sus preocupaciones en cada uno de los mismos, su preocupación y su ocupación por lograr un mundo más justo, más solidario, más igual, era lo que siempre aparecía en sus artículosy conferencias.

Años después fue Vicepresidenta de la Fundación 1º de Mayo, su trabajo muchas veces era resaltar el trabajo de otros, era enriquecer y ayudar a redondear los trabajos de muchos otros. Era contribuir a un trabajo colectivo, probablemente al trabajo que solo son capaces de hacer las personas generosas, las que luchan cada día, cotidianamente, intensamente por un mundo y una sociedad mejor.

Pero además de sindicalista y feminista, Elvira fue y es una gran amiga. Una amiga que se va demasiado pronto, que se enfrentó a la enfermedad demasiado pronto, que empezó a luchar demasiado pronto. Hoy me ha dejado, nos ha dejado a los que la queremos, un poco más solos y un poco más tristes.

Descansa amiga, tus ideas y tus pensamientos me acompañaran, la lista de tus libros y las lecturas recomendadas. Mi gratitud por haberte conocido y compartido tantas cosas a pesar de que nos han quedado muchas más por hablar. Ahora que te has ido me doy cuenta de que aún teníamos que hablar de muchas cosas, compañera del alma, compañera.