sábado 8/8/20

El Vaticano rechaza que haya "cambios revolucionarios" sobre el uso del preservativo

En un comunicado, el jefe de prensa de El Vaticano, Federico Lombardi, ha asegurado que Benedicto XVI no ha introducido ningún cambio respecto a este asunto. En un libro de entrevistas que se publicará esta semana, el Pontífice justifica el uso del preservativo en "casos particulares" como la prostitución. Distintos colectivos de mujeres habían pedido “más contundencia”.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS 21.11.2010

"Las palabras del Papa Benedicto son que el sida no puede solucionarse sólo con la distribución de preservativos y, de hecho, que concentrarse sólo en los preservativos sólo sirve para banalizar la sexualidad y la hace perder su sentido como expresión del amor para convertirse en algo parecido a una droga", afirma Lombardi en un comunicado oficial.

En ese sentido, el Vaticano señala que los elementos clave para evitar el contagio del sida pasan por la "prevención, la educación, la ayuda, el consejo y estar cerca de la gente tanto si no están enfermos como si sí lo están".

El padre Lombardi explica que el Papa lo que planteaba era una situación excepcional en la que el ejercicio de la sexualidad supone un riesgo real para la vida de otras personas.

"En este caso, el Papa no justifica moralmente el ejercicio de una sexualidad desordenada, sino que cree que el uso de preservativos reduce el riesgo de contagio, por lo que supone 'un primer paso en el camino hacia una sexualidad más humana'", señala el comunicado oficial del Vaticano.

Lombardi insiste en que Benedicto XVI con sus palabras no ha reformado o modificado la doctrina de la Iglesia, sino que la pone en perspectiva para reafirmar el valor y la dignidad de la sexualidad humana como expresión de amor y responsabilidad. No es algo "revolucionario", apostilla Lombardi.

COLECTIVOS DE MUJERES HABÍAN PEDIDO MÁS CONTUNDENCIA

Hace tan sólo un año, durante una gira por países africanos, el Papa dijo que el uso de los preservativos estaba “agravando” el problema del sida, una declaración que fue condenada por Alemania, Francia y Naciones Unidas al considerarla “irresponsable y peligrosa”. Lo dicho por Benedicto XVI en un libro de entrevistas titulado Luz del Mundo que saldrá a la venta esta semana está generando muchas reacciones. Preguntado por el periodista Peter Seewald sobre si la Iglesia católica está fundamentalmente en contra del uso de los condones, el Papa dice que “puede haber casos individuales, como cuando una persona que se prostituye utiliza un preservativo, donde puede ser un primer paso hacia una moralización, un debut de responsabilidad que permita tomar una nueva conciencia de que no todo está permitido y de que no se puede hacer todo lo que uno quiera”.

Pero, ¿son suficientes estas palabras? ¿Es real el giro dado por el Vaticano sobre el uso de los preservativos? El propio Benedicto XVI matiza en la entrevista que el preservativo no es una “solución verdadera y moral” y no es la forma apropiada de vencer la infección del VIH (el virus que causa el sida)”, y abogó por una “humanización de la sexualidad”. “Concentrarse solamente en el preservativo significa banalizar la sexualidad”, insistió el Pontífice.

Christian Weisner, del grupo alemán Somos la Iglesia, dijo que las declaraciones de Benedicto XVI sobre los condones eran “sorprendentes”, y que si realmente estaba justificando su uso, “uno podía estar feliz por la capacidad de aprendizaje del Papa”. Pero William Portier, teólogo de la Universidad de Dayton, en Ohio, dijo que sería erróneo concluir que la Iglesia católica ha cambiado de posición sobre los anticonceptivos.

Para el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, el Papa ha sido "bastante pragmático y realista" al admitir por primera vez el uso de preservativos para evitar la propagación del sida. "Las declaraciones del Papa son bienvenidas", afirmó este domingo en Lisboa durante una entrevista con el diario portugués 'Público' que será publicada este lunes.

"Todos conocemos la postura del Papa y del Vaticano, que han sido muy tradicionales", señaló. "Esta (nueva) postura (refleja) una concienciación y una comprensión del Papa y el Vaticano sobre el sida, una de las enfermedades más graves del mundo, que a muchos millones vidas, y de que tenemos que trabajar juntos", apuntó.

Las reacciones en España no se han hecho esperar. La secretaria de Estado de Igualdad, Bibiana Aído, que ha valorado como "un avance" las declaraciones de Benedicto XVI ha apuntado que "es necesario dar más pasos para una reconciliación entre la sociedad, no sólo con los no creyentes, y la jerarquía eclesiástica".

Aído ha explicado, en una entrevista a la cadena Ser, que se trata de "un paso adelante" en la actitud del Pontífice y ha señalado que "no hay que quitarle mérito" a sus palabras sobre un tema "en el que la Iglesia ha querido tener la razón siempre y durante todo el tiempo". Aún así, se ha mostrado crítica con "la irresponsabilidad que es decir que el uso de preservativos no sirve para parar el contagio del VIH en África".

La Fundación Mujeres y la Federación de Mujeres Progresistas han coincidido este domingo en calificar de "pequeño avance" esas declaraciones, si bien han pedido a la Iglesia que sea "más contundente" en este asunto.

La presidenta de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, ha subrayado que, en cualquier caso, "todo lo que ayude a utilizar un instrumento que salva vidas bienvenido sea" aunque ha insistido en que la Iglesia "debería manifestarse más contundentemente". Ha considerado que la vía por la que el Papa ha hecho estas manifestaciones no es la habitual de la Iglesia y ha criticado que el Pontífice haya limitado el uso del preservativo y haya puesto como ejemplo el de la prostitución. "Bien la declaración en sí misma de que el uso del preservativo está bien, mal el contexto en que lo hace y mal el caso al que se refiere", ha aseverado.

Por su parte, Yolanda Besteiro, de la Federación de Mujeres Progresistas ha estimado que la posición del Papa supone un "pequeño avance" frente a la postura anterior en la que no admitía el uso del preservativo en ningún caso. No obstante, la presidenta de la Federación ha subrayado que el trasfondo "sigue siendo el mismo" ya que si bien el Papa justifica el uso del preservativo en algunos casos, luego precisa que "no es la manera de combatir el sida, ya que es necesaria una humanización de la sexualidad".

El Vaticano rechaza que haya "cambios revolucionarios" sobre el uso del preservativo
Comentarios