#TEMP
martes 24/5/22

El turismo espacial, una nueva contribución al cambio climático

Según publica la revista NATURE, la generalización de los vuelos comerciales privados, con fines turísticos a alturas orbitales, podría causar un daño mayor incluso que el de los vuelos comerciales al medio ambiente atmosférico y contribuir aún más al cambio climático.
NUEVATRIBUNA.ES - 29.10.2010

Virgin Galactic es una de muchas empresas comerciales que van a impulsar los vuelos espaciales - ¿pero a qué coste para el medio ambiente?

El cambio climático causado por el hollín, emitido durante una década de los vuelos espaciales comerciales sería comparable al de la aviación mundial actual, según varios investigadores.

Los resultados, publicados en un artículo en prensa en Geophysical Research Letters1, sugieren que las emisiones de cientos de cohetes privados podrían alterar la circulación atmosférica global y la distribución de la capa de ozono. Las simulaciones muestran que los cambios de clima de la Tierra podría aumentar la temperatura de la superficie polar en 1 ° C, y reducir el hielo en un 5-15%.

"Existen límites fundamentales del material humano que se puede poner en órbita sin tener un impacto significativo", dice Martin Ross, científico atmosférico de la Corporación Aeroespacial en Los Ángeles, California y autor del estudio.

Los vuelos espaciales privados constituyen una actividad en proceso de preparación para un futuro próximo. Spaceport America, un lugar de lanzamiento en Las Cruces, Nuevo México, inauguró su primera pista el 22 de octubre. Durante los próximos tres años, empresas como Virgin Galactic, con sede en el Puerto Espacial de América, proyectan hasta dos lanzamientos por día para turistas espaciales. Mientras tanto, la ley que autoriza estos vuelos pasó por el Congreso de los EE.UU. en septiembre, abriendo la puerta a grandes inversiones privadas para desarrollar vehículos capaces de colocar astronautas particulares y carga en órbita.

Sin embargo, varias empresas, como Virgin Galactic, pronto podrán utilizar motores híbridos, más económicos, pero mucho más contaminantes que los motores clásicos de queroseno y oxígeno. "En la estratosfera no hay lluvia y pueden permanecer los productos contaminantes de 3 a 10 años", dice Michael Mills, químico atmosférico en el Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) en Boulder, Colorado, y el otro autor del documento.

Los investigadores realizaron modelos globales de los efectos en la atmósfera de una inyección de alrededor de 600 toneladas de negro de carbón (residuo de la combustión incompleta de los derivados del petróleo) al año en un solo lugar: Las Cruces. Los resultados mostraron una capa de hollín en la estratosfera que se mantiene dentro de los 10 ° de latitud del lugar de lanzamiento, dice Ross. Además, alrededor del 80% del carbono se mantuvo en el hemisferio norte, extendiéndose a entre 25 ° y 45 ° de latitud norte.

La capa contaminante causó la disminución de la temperatura en cerca de 0,4 ° C en los trópicos y subtrópicos, mientras que la temperatura en los polos aumentó entre 0,2 y 1 ° C, aunque los datos deben ser afinados con otros modelos . El hollín también causó una reducción del ozono de hasta 1,7% en los trópicos y subtrópicos, y el aumento de 5-6% en las regiones polares. ”Los resultados son sorprendentes”, dice Simone Tilmes, químico atmosférico en NCAR que no participó en el estudio. "Lo interesante es que si se fuerza el sistema climático en un solo punto o en un hemisferio puede provocar grandes cambios".

Ross y su equipo plantean que "el objetivo es apoyar a la industria espacial comercial para que pueda desarrollarse con normalidad" y que es comparable al de los desechos espaciales - los residuos que permanecen en órbita y pueden presentar un riesgo potencial de colisión para los astronautas. Según él, "hay que unirse para cuidar de la propiedad colectiva del espacio".




El turismo espacial, una nueva contribución al cambio climático
Comentarios