#TEMP
domingo 29/5/22

El PP catalán quiere echar a los inmigrantes parados que no encuentren empleo

Es la última aportación de su candidata a la presidencia de la Generalitat, que aparece este miércoles en toda la prensa por su opiniones sobre el catalán y el matrimonio gay. La querella contra su compañero de partido, Xavier Garcia Albiol, por los panfletos contra los rumanos sigue adelante.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 10.11.2010

La líder del PP de Catalunya y candidata a la Generalitat, Alicia Sánchez Camacho, ha desempolvado el “contrato para inmigrantes” que ya aireó en su día Mariano Rajoy –en otra campaña electoral, por cierto- y que debería incluir, a su juicio, no sólo el compromiso para el aprendizaje de la lengua y de las costumbres del país de acogida de los extranjeros sino, además, la obligación de marcharse si, al cabo de un tiempo de haber perdido el empleo, no encuentran trabajo.

La dirigente ‘popular’ catalana es noticia este miércoles por varios motivos. En un reportaje de “Avui”, aparece haciendo afirmaciones como que "le riño si me habla en castellano", en referencia a su hijo Manel de cuatro años. Además dice cosas como que está muy ocupada y "ya no tengo tiempo para ir al gimnasio".

Para el reportaje, Avui ha elegido el Mercado de la Independencia de Terrasa, donde –dice el periódico- un carnicero le recrimina a Sánchez Camacho que "estáis haciendo mucho daño al catalán" y se niega a darle la mano. Ella se defiende con un argumento de peso, más o menos: "Podemos ser más o menos simpáticos, pero económicamente con nosotros las cosas cambiarán", asegura.

Alicia Sánchez Camacho también estuvo anoche en el programa “Tengo una pregunta para usted”, emitido por TVE Catalunya, y allí se manifestó contraria a designar como “matrimonio” a las uniones entre personas del mismo sexo pero aclaró que apoyaría a un hijo si éste fuera gay.

"Le querría absolutamente igual y daría apoyo a las decisiones de mi hijo, pero a estas uniones no pueden llamarse matrimonio. Creo en el matrimonio entre hombre y mujer", dijo la candidata por el PP para presidir la Generalitat.

Sin embargo, y a pesar de declararse partidaria de la familia “tradicional”, Sánchez Camacho admitió que ella y su hijo Manuel no forman parte de ese esquema. "Soy una familia monoparental porque la vida me ha llevado hasta aquí, espero algún día poder dar un padre a mi hijo", ha indicado Camacho. En este sentido, ha añadido: "Creo en la familia tradicional, aunque le digo con cierto sentimiento de culpabilidad, porque para mi es duro sacar adelante a mi hijo sin un padre".

ADMITIDA A TRÁMITE LA QUERELLA CONTRA ALBIOL

Por lo que se refiere a la inmigración, el Juzgado de Instrucción número 2 de Badalona ha admitido a trámite la querella de SOS Racismo y la Federación de Asociaciones Gitanas de Catalunya (FAGIC) contra el presidente del PP de Badalona, Xavier Garcia Albiol, por los folletos repartidos en la ciudad barcelonesa que vinculaban inseguridad e inmigración y en los que aparecía una fotografía con la leyenda 'No queremos rumanos'.

La Fiscalía especial por delitos de odio y discriminación deberá ahora inhibirse en su investigación y dejar en manos del juzgado de Badalona la documentación recogida hasta el momento.

El fiscal de discriminación estaba estudiando si interpondría una querella por este caso y, entre otras diligencias, se encontraba el testimonio de García Albiol, que acudió a declarar el pasado 20 de octubre.

Albiol negó ante el fiscal que las actuaciones del PP de Badalona tuvieran una actitud xenófoba y racista, y aseguró que su declaración se produjo "porque ICV y el tripartito no quieren que se hable de los problemas que están sufriendo los vecinos de Badalona".

Tras la declaración, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, consideró "lamentable, triste y vergonzoso" que un representante democrático sea, a su juicio, perseguido judicialmente por defender una inmigración legal y ordenada, y avanzó que el PP seguirá defendiendo las mismas tesis.

Los folletos desataron en abril las críticas de las principales entidades sociales en Catalunya, así como del Govern y formaciones del mismo.

La querella atribuye a Albiol un delito recogido en el artículo 510 del Código Penal, que castiga con la pena de cárcel de uno a tres años a las personas que provocan al odio, discriminación o violencia contra grupos por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias.

El PP catalán quiere echar a los inmigrantes parados que no encuentren empleo
Comentarios