#TEMP
miércoles. 06.07.2022

El Papa, contra el "secularismo agresivo" desarrollado en España

Benedicto XVI ha declarado que España es el "país originario de la fe", pero también donde se han desarrollado "un laicismo, un anticlericalismo, un secularismo fuerte y agresivo".
> Homilia del Papa ante 6.000 fieles en el Obradoiro
> ¿'Luna de miel' entre el Gobierno y la Iglesia?
> "El Gobierno se arrodilla ante el Vaticano"
NUEVATRIBUNA.ES – 06.11.2010

Según ha manifestado el Papa en una entrevista concedida a los periodistas que le acompañaron en el avión, Benedicto XVI ha afirmado que el enfrentamiento entre "fe y modernidad" es "muy vivaz" en España. Por ello, ha llamado a un "encuentro entre la fe y la laicismo y no a una confrontación", según señala el francés 'Le Parisien'.

Benedicto XVI ha llegado a la Catedral de Santiago, tras realizar en 'papamóvil' el recorrido entre el aeropuerto de Lavacolla y el casco viejo de la capital gallega, en el que miles de fieles lo han recibido agitando banderas desde los arcenes.

El automóvil del Papa ha salido del aeródromo rodeado de una comitiva policial compuesta por más de una veintena de vehículos y tres motos. El Santo Padre, acompañado por su secretario personal y por el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, no ha dejado de saludar a los fieles que esperaban en los márgenes de la carretera, más dispersos en los primeros kilómetros y en las zonas con más curvas.

El 'papamóvil' ha reducido su velocidad al entrar en el barrio compostelano de San Lázaro, en donde se concentraban en las aceras centenares de personas y una banda de gaitas interpretó una pieza para recibir a Benedicto XVI.

A las 13.00 horas el automóvil ha llegado a la Plaza de la Inmaculada, para entrar por la puerta de la Azabachería en la Catedral compostelana, desde la que ha saludado a la comitiva eclesiástica y se ha girado para saludar, con los brazos abiertos, a las personas congregas en el lugar.

El Papa ha ofrecido agua bendita a los miembros del séquito que lo acompaña en el santuario, repleto de fieles que presencian la visita del Sumo Pontífice a la Catedral.

Tras el saludo de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, el Pontífice ha agradecido primero las palabras del heredero de la Corona de España, así como "a cuantos han colaborado generosamente para que este breve, pero intenso viaje a Santiago y a Barcelona, sea del todo fructuoso". El Papa ha realizado su discurso en un perfecto castellano y lo finalizó con unas palabras en gallego, concluidas con un "moitas gracias".

Benedicto XVI ha recalcado el papel del hombre que, ha asegurado, "en lo más íntimo de su ser está siempre en camino, en busca de la verdad". "La Iglesia participa de ese anhelo profundo del ser humano. Al mismo tiempo, lleva a cabo su propio camino interior, aquel que la conduce a través de la fe, la esperanza y el amor, a hacerse transparencia de Cristo para el mundo", ha afirmado, al tiempo que ha incidido en que "ésta es su misión y éste su camino: ser cada vez más, en medio de los hombres, presencia de Cristo".

"Vengo como peregrino en este Año Santo Compostelano y traigo en el corazón el mismo amor a Cristo que movía al Apóstol Pablo a emprender sus viajes, ansiando llegar también a España. Deseo unirme a esa hilera de hombres y mujeres que, a lo largo de los siglos, han llegado a Compostela desde todos los rincones de la Península y de Europa, e incluso del mundo entero, para ponerse a los pies de Santiago y dejarse transformar por el testimonio de su fe", ha reivindicado el Santo Padre.

"Siento una profunda alegría al estar de nuevo en España, que ha dado al mundo una pléyade de grandes santos, fundadores y poetas, como Ignacio de Loyola, Teresa de Jesús, Juan de la Cruz, Francisco Javier, entre otros muchos; la que en el siglo XX ha suscitado nuevas instituciones, grupos y comunidades de vida cristiana y acción apostólica; y en los últimos decenios, camina en concordia y unidad, en libertad y paz, mirando al futuro con esperanza y responsabilidad", ha manifestado Benedicto XVI.

El Papa, contra el "secularismo agresivo" desarrollado en España
Comentarios