viernes. 21.06.2024
LA SEGUNDA VISTA ESTÁ FIJADA EL 19 DE AGOSTO

El fiscal no solicita ninguna pena para los activistas de Greenpeace

Juan López de Uralde asegura que asume su responsabilidad y que se enfrenta a este juicio "con la conciencia tranquila" y "con la cara alta" porque el problema es que las emisiones siguen aumentando.

El fiscal no ha solicitado ninguna pena en concreto durante la primera sesión del juicio que ha comenzado este lunes en Copenhague contra 11 activistas de Greenpeace, entre los que se encuentra el que fuera director ejecutivo de la ONG en España, Juan López de Uralde, por irrumpir la noche del 17 de diciembre de 2009 en el Palacio de Christiansborg, donde la Reina Margarita de Dinamarca ofrecía una cena de gala a más de un centenar de líderes mundiales presentes en la Cumbre del Clima.

Según ha explicado la directora de Campañas de Greenpeace España, María José Caballero, -que acompaña a López de Uralde en Copenhague- el fiscal del caso no ha pedido "ninguna" pena contra éste o el resto de activistas de la ONG, por lo que hasta el 19 de agosto -día de la segunda vista- se desconoce si solicitará formalmente pena alguna.

Sin embargo, ha recordado que siguen estando vigentes las acusaciones de allanamiento de morada, falsificación documental y suplantación de identidad. En todo caso, ha manifestado que el abogado que lleva la causa "confía" en que "parece que no van a ir a la cárcel".

Por su parte, Uralde asegura que está "orgulloso" de la acción que Greenpeace realizó en la Cumbre del Clima de Copenhague, en 2009, y prefiere "no especular" con posibles penas en el juicio que se inicia este lunes y en el que declarará junto con el resto de activistas implicados.

Uralde ha señalado que asumen su responsabilidad y que se enfrentan a este juicio "con la conciencia tranquila" y "con la cara alta" porque el problema es que las emisiones siguen aumentando. "En el 2010 las emisiones globales de gases aumentaron un 5 por ciento como consecuencia directa del fracaso de la Cumbre del Clima de Copenhague y lo que nos escandaliza es que los responsables de esta situación no respondan política ni judicialmente", ha apostillado.

El fiscal no solicita ninguna pena para los activistas de Greenpeace