jueves. 30.05.2024
NUEVATRIBUNA.ES - 3.11.2010

Un grupo de asociaciones políticas, sociales y medioambientales integradas en el colectivo "Eu nom te espero" ("Yo no te espero") ha presentado este miércoles una denuncia en el Juzgado contra el Papa Benedicto XVI por una serie de acusaciones entre las que figura la de encubrimiento de abusos contra menores.

El colectivo, que rechaza la financiación pública de la visita del Papa a Santiago de Compostela prevista para el próximo sábado y ha distribuido banderas con ese lema por la ciudad, está integrado por partidos de izquierda e independentistas gallegos, grupos feministas y asociaciones ecologistas.

En la denuncia, presentada en el Juzgado de Instrucción de Santiago de Compostela, el citado colectivo denuncia en una veintena de páginas que Ratzinger es, como jefe de un Estado, la Santa Sede, "encubridor de actos de pederastia, abusos a menores, apología del genocidio y otros delitos", indicó una portavoz, y señaló que su intención es que esos crímenes "no queden impunes". La portavoz subrayó que los delitos enunciados en el escrito han sido perpetrados en España y otros países, entre ellos cientos de casos de casos de abusos contra menores en Estados Unidos.

Añadió que el colectivo considera que "no es legítimo que un Estado democrático como España financie al jefe de una religión", y subrayó que la visita del Papa "no es la de un jefe de Estado" sino la de un "peregrino". "Por ese motivo, si viene como peregrino o sumo pontífice a Santiago de Compostela, debe pagarse su propio viaje o, a lo sumo, todo aquel que quiera que venga, pero no debe ser financiado con dinero de las arcas públicas", puntualizó.

En los últimos días decenas de banderas de "Eu nom te espero" han proliferado en balcones y ventanas en distintos puntos de Santiago, principalmente del casco antiguo.

Entretanto, la CIG, la Confederación Intersindical Gallega, ha manifestado su “disconformidad” con la “manera” en la que se está gestionando la visita del Papa Benedicto XVI a Santiago de Compostela a causa del “esfuerzo económico” que supondrá para los ciudadanos y del “sitio policial” al que “se está sometiendo a la ciudad”. Según explica el sindicato en una nota de prensa, la CIG “respeta la libertad religiosa” y “no se opone a la visita de ningún líder religioso”, aunque rechaza que “todos los gallegos y gallegas tengan que hacer un esfuerzo económico, sobre todo en las actuales circunstancias, para sufragar unos fastos con unos costes tan elevados”.

Asimismo, la CIG muestra su “disconformidad con el sitio policial al que se somete a la ciudad de Compostela” ya que “incluso ha llevado modificar el recorrido de la manifestación contra la reforma laboral, el recorte de las pensiones y los presupuestos de la Xunta” que el sindicato “tiene prevista para el día 3”. El sindicato critica también que el uso del gallego “quede marginado en el programa de actos previsto”.

Por su parte, la agrupación local de Izquierda Unida en Santiago apoya los actos de protesta convocados en la ciudad en contra de la llegada del Papa y ha hecho un llamamiento “para que la ciudadanía participe en la manifestación sobre esta cuestión que se llevará a cabo el día 4”.

En este mismo sentido, el grupo Colectivo Nós-mulleres-tomamos-a-palabra-na-Igrexa-galega se muestra “escandalizado” ante el “gasto de recursos económicos, energéticos, mediáticos, logísticos y de seguridad” del viaje papal. El colectivo también censura “el pensamiento sobre las mujeres transmitido por la Iglesia católica”.

El colectivo "Eu nom te espero" denuncia al Papa por encubrir los abusos contra menores