miércoles. 17.04.2024

El Ayuntamiento de Vic se queda solo en su lucha contra la inmigración

La inmigración vuelve a sufrir un nuevo golpe. Esta vez un ayuntamiento barcelonés es quien aniquila los derechos de los sin papeles. Negarles el padrón y con ello servicios como la educación o la sanidad. El ejecutivo de Zapatero ha denunciado la situación y ha solicitado al regidor que cumpla la Ley. Paradójicamente, el alcalde está convencido de que la cumple.
AGNESE MARRA / NUEVATRIBUNA.ES 12.01.2010

El domingo comenzaron los rumores. Diversas asociaciones de inmigrantes denunciaban que ‘sin papeles’ que vivían en el municipio de Vic (Barcelona) no habían podido empadronarse por no tener permiso de residencia. La polémica se desató el lunes. El regidor, Joseph Maria Vila d’Abadal confirmó la rumorología y se defendió amparándose en la Ley de Extranjería: “Nuestro único objetivo es ordenar el padrón tras la nueva entrada de la Ley de Extranjería del pasado 11 de diciembre”, decía.

Su argumento no tiene cabida si uno observa dicha Ley. Es más, el tema del padrón fue muy debatido durante la elaboración de la reforma legislativa y se decidió que “nunca se negaría el empadronamiento a un extranjero independientemente de su situación legal”.

El tripartito que manda en el ayuntamiento (CIU, PSC y ERC) ha provocado que las críticas ante la decisión del regidor (CIU) fueran más tibias de lo esperado. El vicesecretario y portavoz del PSC, Miquel Iceta, aseguró que “no ve amparo legal” al acuerdo tomado por el equipo de Gobierno de Vic, ya que “no es necesario contar con la residencia para ser empadronado”. Sin embargo Iceta dejó claro que “en ningún caso el PSC pretende desautorizar al Ayuntamiento”.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, reconoció que no conocía la iniciativa del Vic, aunque afirmó que en cualquier caso “las leyes hay que respetarlas y cumplirlas”. A su vez Montilla ha solicitado que “no se utilice la inmigración como elemento de confrontación en la campaña electoral”.

El Partido Popular siempre a favor de restringir las políticas migratorias garantistas, también ha criticado lo acontecido en el Vic. El portavoz popular de Inmigración en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, tildó de “cínicos” a CIU y PSC por promover la política del Ayuntamiento de Vic y a su vez votar a favor de la nueva Ley de Extranjería que “favorece la entrada de ‘sin papeles’”. El PP ha sacado tajada de la polémica para llevarla a su terreno: “Esto es lo que pasa con leyes como la de Corbacho que atrae la llegada de inmigración ilegal”, dijo Hernando.

Este martes, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, insistió que la Ley de Extranjería no prohíbe el empadronamiento de los ‘sin papeles’ e instó al Consistorio de Vic a “cumplir la Ley” y “permitir el empadronamiento de los inmigrantes ilegales o no”.

El concejal de ICV-EUiA en Vic (oposición del consistorio), Xavier Tornafoch, ha anunciado que el miércoles 13 de enero, presentará en el pleno una propuesta de urgencia para que el equipo de Gobierno retire las trabas sobre el empadronamiento. El ecosocialista acusó a PSC y ERC de Vic de “sumisión y seguidismo” al alcalde, y aseguró que Iniciativa “no cambia votos por principios”.

UNA INCIATIVA QUE PUEDE CONTAGIARSE

El portavoz de la asociación hispano-ecuatoriana Rumiñahui, Raúl Jiménez, atribuyó esta iniciativa municipal a que la reforma de la Ley de Extranjería “reconoce más competencias” a las comunidades y a los ayuntamientos: “Temo que los alcaldes entiendan por ello que pueden poner limitaciones al empadronamiento cuando la Ley no lo recoge”.

Jiménez denunció que “esto ya se venía venir”. Rumiñahui se encuentra en contacto con otras entidades que estudian “posibles acciones contra esta iniciativa”, ya que si una persona no puede registrarse “tampoco puede acceder a la sanidad ni a la educación públicas y eso es privarlas de un derecho fundamental”, señaló el portavoz de la asociación.

Pero lo que más preocupa a Rumiñahui es que la iniciativa que comenzó en Vic se pueda extender a otros municipios a sabiendas de que se vulnera la Ley: “Vemos que en el caso de Vic se está dando esta vulneración de derechos que no va a promover la integración de los inmigrantes y parece ser que no sólo este ayuntamiento sino algunos otros, tomarán cartas en el asunto y se dedicarán a no empadronar a la gente”, advirtió Jiménez sin dar nombre de otros posibles municipios.

La vulneración de la reforma de Extranjería no parece que le pare los pies al alcalde del consistorio de la polémica. El propio Joseph Maria Vila d’Abadal, después de toda la lluvia de críticas y de las aseveraciones que confirman que el padrón es para todo el mundo, sigue insistiendo en que no ha infringido la Ley y este martes ha declarado que “no empadronará a los inmigrantes que lleguen sin visado”. La cabezonería de los que se creen sus propias mentiras.

El Ayuntamiento de Vic se queda solo en su lucha contra la inmigración
Comentarios