sábado 27/11/21

Economía social: palanca del nuevo modelo económico

Es realista pensar que los proyectos de emprendimiento en economía social son una referencia para la transformación social.
sociedad laboral

Para abordar el papel de la economía social como referente en la transformación social, debemos reflexionar previamente en el papel que debe jugar la empresa en un nuevo modelo económico y social. Un modelo de empresa sostenible social, económico y medioambientalmente.

Es importante subrayar cuáles deben ser las bases de este nuevo modelo económico y social que obviamente pueden tener enfoques diferentes, que dirección que debe tomar la transformación social, y cuáles son las herramientas para su consecución y finalmente en qué medida se alinea el emprendimiento en economía social.

En mi opinión junto a la digitalización, tenemos como retos: la justicia social, la lucha contra la desigualdad y la sostenibilidad medioambiental, social y económica.

La economía social creo que se configura como un referente y una importante palanca para la transformación social.

La economía social aspira a construir un modelo que proteja a los más vulnerables y que contribuya a corregir las desigualdades. Aspiramos a un modelo en el que el progreso que son capaces de aportar unos pocos repercuta en el bienestar, el desarrollo y las aspiraciones de todos y todas.

Para que la transformación social avance y se convierta en una realidad, se deben fomentar políticas que busquen el desarrollo sostenible y garanticen la reducción de las brechas (de género, socioeconómica, territorial y generacional) de una manera transversal.

En esta idea de nuevo modelo económico y transformación social, es necesaria e imprescindible una transformación radical de los modelos de empresa.

La necesidad de poner en marcha medidas predistributivas y la configuración de un nuevo pacto social implican una reformulación del propio concepto de empresa como espacio de ordenación de recursos, de diálogo con las personas trabajadoras, de innovación sostenible y de adecuación a las nuevas demandas de la sociedad con los resultados no solo económicos sino también sociales y medioambientales.

Por tanto, necesitamos apostar por esta transformación de la empresa donde los principios de desarrollo sostenible, el nuevo pacto social a través de la participación, y la innovación permanente se configuren como los pilares básicos de una nueva realidad empresarial.

Bajo esta perspectiva de cambio del modelo económico, transformación social y cambio del modelo de empresa, las organizaciones de economía social se alinean perfectamente con las tendencias que demanda la sociedad:

La primacía de las personas y del fin social sobre el capital

  • Gestión autónoma, transparente, democrática y participativa.
  • Priorizar decisiones en función de las personas o en función del fin social más que por el interés del capital social aportado.

Aplicación de resultados en función del trabajo aportado y actividad realizada por las personas socias. Redistribución. Equidad.

Promoción de la solidaridad interna y con la sociedad que favorezca el compromiso con el desarrollo local, la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión social, la generación de empleo estable y de calidad y la sostenibilidad.

Estos principios generales de la economía social tienen su reflejo en la Sociedad Laboral como modelo de empresa participada por las personas trabajadoras en esa primacía de las personas sobre el capital, con una gestión transparente, democrática y participativa y en esa función redistributiva e igualitaria a través de la aplicación de resultados en función del trabajo.

Las empresas de la Economía Social y dentro de ellas la Sociedad Laboral tienen el compromiso de ser un modelo de empresa sostenible con una fuerte interrelación con el territorio y el desarrollo local  y que da respuesta y solución a un problema social en primer término como es el de la creación de empleo, empleo de calidad y a través de este modelo de emprendimiento colectivo facilitando esta incorporación al mercado laboral de personas con dificultades de inserción que en muchos casos han sido expulsados como trabajadores por cuenta ajena y han visto la solución en estos proyectos de economía social.

El ADN de la economía social da respuesta clara a algunos criterios y en otros simplemente puede mostrar buenos ejemplos de contribución a su consecución.

Podemos considerar como criterios que identifican en el ámbito del emprendimiento la transformación social aspectos como:

  • Formas innovadoras de prestar servicios y productos para la satisfacción de una demanda
  • Democracia económica
    • Participación horizontal en la toma de decisiones.
    • Mayor interrelación entre los grupos de interés.

Predistribución. Democracia económica

Responsabilizar de la justicia social no solo a los poderes públicos sino al conjunto de actores e instituciones que asignan recursos económicos en nuestra sociedad.

Distribución primaria de la renta de forma que se hagan innecesarias muchas de las correcciones redistributivas posteriores

Redistribución. Equidad

Entre rentas del trabajo y el capital. Corrección de desigualdad.

Reparto del valor añadido generado en función de las personas y el objeto social. De la aportación en el proceso productivo.

Respuesta a una prioridad social

El desempleo.

La inserción en el mercado laboral de colectivos en riesgo de exclusión.

Servicios sociales, educación.

Empoderamiento

Dotar de los recursos necesarios; capacidades, actitudes, herramientas a los colectivos sociales para que satisfagan sus necesidades sociales de manera que el impacto social se haga perdurable.

Julián Menéndez | Gerente de la Agrupación de Sociedades Laborales de Madrid (ASALMA)


Entrevista a Julián Menéndez: "Las sociedades laborales priman la participación y los intereses de sus socios-trabajadores"


Economía social: palanca del nuevo modelo económico