lunes. 04.03.2024

Una cuarentena de personas que permanecían concentradas han celebrado una asamblea alrededor de las 9.00 en la que han decidido trasladar la protesta a las puertas de la Comisaría adonde han llevado a los detenidos, y donde sobre las 10.30 horas se han concentrado unas 30 personas, según fuentes de la policía autonómica.

Los jóvenes se han concentrado en la calle Sant Hilari ante un cordón policial de los Mossos d'Esquadra.

En la asamblea, los 'indignados' también han decidido que los jóvenes heridos en el desalojo vayan a sus centros sanitarios para ser atendidos y, una vez tengan un parte de lesiones, presentar una denuncia.

Una de las jóvenes ha explicado que sus compañeros le han llamado a casa alrededor de las 7 horas, cuando Mossos y Policía Local han llegado al lugar diciendo que desalojarían cuando llegara un camión de la limpieza.

Ha explicado que los agentes han comenzado a llevarse primero las pancartas, la tienda y los toldos, y mientras los jóvenes permanecían en corro cogidos unos a otros por los brazos, cuando han empezado a coger las mesas, los 'indignados' se han agarrado a ellas.

"Nos han empezado a coger; primero nos estiraban de los brazos, después a mí y a otras chicas que pesan poco directamente nos han levantado; había gente que la han arrastrado, que la han arañado", ha explicado la joven, que ha relatado como los Mossos han cogido del cuello a un chico cuando defendía a una joven que había quedado apartada.

El jefe de los Mossos de Ponent, Joan Figuera, ha explicado que han detenido a una persona, y la Policía Local, a otra.

El detenido por los Mossos no ha dejado actuar a los agentes y los ha amenazado, según Figuera.

Ha explicado que se trata de una persona que estaba dentro del grupo pero no tenía el perfil de la concentración, una persona mayor un espíritu distinto al de los jóvenes.

El otro detenido es un hombre que se ha tirado en plena calzada durante la operación y según Figuera habría podido ocasionar un accidente.

El delegado de la Generalitat, Ramon Farré, ha justificado la actuación asegurando que "después de ocho días ocupada la plaza por personas mañana, tarde y noche, la situación desde el punto de vista de la higiene pública y la salubridad comenzaba a tener dificultades".

El delegado ha aseverado que los jóvenes no han sido desalojados y que sólo se estaba limpiando la plaza.

Dos detenidos en Lleida