martes 28/9/21
TRIBUNA DE OPINIÓN

Desigualdad social extrema, estados fallidos, barbarie…

montaje filmes

Hace como un par de meses vi una película de gran valor, pero tan dura y sin esperanza alguna que no me animé a escribir sobre ella. Salí del cine destruido y con más ganas de olvidarla que otra cosa. Me estoy refiriendo a “Orden nuevo”, un filme mexicano de 2020.

Hace un par de días vi otra que me ha parecido que se entrelaza con la anterior en todos los sentidos. Me refiero a “La purga infinita”, una producción estadounidense con una presencia mexicana abrumadora…

Al tratarse de dos películas casi superpuestas y con idéntica cimentación ideológica, horizonte y conclusión, ya no puedo gandulear como hice con la primera. O sea, que escribo sobre las dos.

Yo prefiero definir las películas como metáforas o parábolas a partir de la realidad de hoy en nuestras sociedades y en el capitalismo globalizado. Otros las llamarán de ciencia-ficción, aunque en éstas no hay marcianitos, a lo que yo digo, cuidado, porque Julio Verne o George Orwell también decían que hacían ciencia-ficción y fíjense donde hemos llegado.

Por último, y entrando en materia ya, ambas películas hacen de una violencia permanente, con intensidad y crudeza extremas, un marco climático como corresponde al mensaje que quieren hacernos llegar. Vamos:

orden nuevo“Orden Nuevo”

“Orden nuevo” pinta un México donde una exquisita minoría de familias muy ricas derrochan sin límite en un universo nacional abarrotado de pobreza, desempleo, precariedad, hambre, economía informal, explotación, quiebra de la asistencia sanitaria, corrupción y narcotráfico que gangrenan el Estado y el Derecho … todo ello en un marco en el que el odio y las violencias múltiples y multidireccionales lo impregnan todo. Ese México al que se refiere la película, en algunos aspectos no es tan futurible.

Obviamente, esa olla a toda presión de desigualdad, injusticia, odio y violencia, salta por los aires con un estallido que podríamos llamar “siglo XXI”; es decir, que los explotados y oprimidos no son nuevos sujetos históricos portadores de proyectos revolucionarios de cambio y progreso, como en las utopías y paradigmas socio-políticos de gran parte del XIX y el XX. No. Son masas de salvajes, envilecidos por el odio, que no dejan títere con cabeza. Y México pasa al estado de “Estado fallido” por mor de ese cóctel explosivo. Y la situación, sin destripar la película, se desliza hacia la barbarie: El Estado sigue existiendo porque es el substantivo, pero el adjetivo “fallido” hace que éste quede en manos de lo peorcito: militares, policías, narcos, especializados en la extorsión y el crimen a gran escala. Pero, atención, los “gestores” del Estado fallido se ensañan con los ricos porque a los pobres no les queda nada que robarles ya …

El director de “Orden nuevo”, Michel Franco, un muchacho mexicano muy joven, declaró en la radio española que haber filmado esta película tan destructiva es para que la barbarie que ella refleja no llegue a ocurrir nunca, ni en México ni en ninguna parte. Estamos a tiempo de evitarlo, me gustaría pensar a mí.

purga infinita“La purga infinita”

“La purga infinita”, teniendo cuidado de no destriparla tampoco, es argumentalmente más densa pero más esquemática ideológicamente, adentrándose a ratos en el terreno del panfleto, (para mí el panfleto fue casi un género literario; los escribí desde los 16 años y eran un arma de información y de sensibilización socio-política muy fácil de producir y manejar y muy eficaz. Para que nadie me confunda).

El escenario son unos Estados Unidos de Norteamérica en los que han triunfado ampliamente las políticas supremacistas y racistas de Trump, sin citarlo, claro. El odio envenena la vida de los EEUU. De los pobres contra los ricos, de los blancos contra los negros y, sobre todo, de los norteamericanos que se consideran dueños indiscutibles del país contra los inmigrantes y, muy especialmente, contra los mexicanos muchos de los cuales son, obviamente, pobres y sin papeles. Tan extremadamente explosiva es la realidad norteamericana que el gobierno nacional estableció hace tiempo que una vez al año, durante 12 horas, noche y madrugada para facilitar las cosas, no habrá ni ley ni orden ni intervención policial alguna y todos los delitos, todos, asesinatos y violaciones incluidos, quedarán impunes. A ese abrir compuertas para achicar odio en ausencia plena del Estado y del Derecho, lo llaman “la purga”; como la que hacían nuestras madres cuando teníamos el estómago sucio.

La descripción de esas 12 horas de purga es de una crudeza y una violencia terroríficas, extrema, sobrecoge verlo y pensar que pueda ocurrirte, (en muchos suburbios de los USA o México, ocurren cosas no tan distintas, y no 12 horas al año sino todos los días). Durante esa primera purga se va configurando el bloque simbólico e ideológico de la película: Una mexicana linda y dura y algunos mexicanos jóvenes, combativos, racionales, que entraron todos ilegalmente en los EEUU arriesgando la vida por culpa del Muro de Trump; un negro valiente; una familia norteamericana  en la que el jefe no soporta a los mexicanos, pero no sabe por qué, ella está a punto de dar a luz en medio del caos , una parienta joven y rubia que no está politizada pero los tiene bien puestos … Es una metáfora a escala de 8 o 10 personas de los EEUU mestizos de siempre.

Concluye el medio día de purga anual y, qué horror, salta todo por los aires:  Las bandas supremacistas, nazis, racistas, todas son igual, decretan que la purga ha de ser indefinida, for ever, para siempre, infinita … hasta exterminar al último diferente a ellos mismos, que es lo que hicieron siempre los nazis y volverían a hacerlo si seguimos tonteando….  Y estalla la barbarie sin límites. Te engurruñes en la butaca con un acongoje letal. Millones de personas se empeñan en salir del infierno, en encontrar una nueva tierra de promisión en medio del fuego y la muerte cruzada entre las bandas nazis armadas con los últimos avances y unas fuerzas armadas desbordadas… Y esa tierra de salvación y acogida para los norteamericanos que ya no tienen más que la certeza de la muerte si no escapan … es México, que ha abierto de par en par sus fronteras para que encuentren vida y amparo millones de norteamericanos. La Historia al revés.

La odisea del mestizo bloque simbólico hasta llegar a la frontera de El Paso es mejor que la vean y la sufran. Pero lo logran, pese el acoso a muerte de las bandas nazis, gracias a gentes humildes mexicanas que salen a ayudarles, gracias incluso a un grupo de indios autóctonos que tienen su reserva por allí. Increíbles indios. La señora rubia embarazada da a luz in extremis en un hospitalito de campaña, nada más entrar en México, que se ha habilitado para atender a los refugiados que llegan de los EEUU…

Se ve la silueta de los EEUU desde el espacio, una inmensa hoguera, mientras un informativo recita que las bandas han puesto en jaque al Ejército y que los EEUU pueden desaparecer como tales o seguir pero siendo muy distintos … Una panorámica de una ciudad fronteriza mexicana, hermosa e iluminada, da soporte a otro informativo que dice que el presidente de México ha dado órdenes para que se concedan millones de visados y permisos de residencia para los refugiados norteamericanos.

The End.

Para que no suceda …

Llegados a este punto, y extensión, 1228 palabras, se caen por su peso las moralejas. Déjenme, no obstante, que les mande algunas pistas a modo de programa esquelético:

… Desde hace siglos la ciencia-ficción ha sido una mera anticipación de lo que vendría.

… Hoy la Humanidad, nosotros incluidos, tenemos los medios y los conocimientos para impedir que se cumplan los peores augurios de los riesgos y tendencias actuales. Podemos evitarlo y sabemos que debemos evitarlo. No tendríamos perdón si no lo hacemos.

… La defensa de la Democracia Liberal y del Estado Social y de Derecho como fundamento de ella, es la tarea vital de las izquierdas y de las derechas, dignas de tal nombre ambas, sobre la Tierra. Por la cuenta que nos trae a todos.

… La Democracia es sine qua non para tres luchas y tres victorias sin las cuales no habrá futuro para nadie:

  1. Combatir la desigualdad social hoy imparable y reducirla a mínimos funcionales, pues el superávit de ella más pronto que tarde quiebra la cohesión social, la convivencia en paz, el progreso y la Democracia misma.
  2. Luchar para que el capitalismo global no consume la tentación de fundar la dichosa “competitividad” en las ventajas de producir artilugios a base de altos déficits de libertad y justicia social. Obvio que estoy pensando en China y Rusia como riesgos más que potenciales de una apuesta autoritaria y antidemocrática del capitalismo global. En tal sentido, la irrupción y ascenso del fascismo sobre la Tierra no invita al optimismo … invita al combate democrático y antifascista global.
  3. Encarar de verdad, radicalmente, porque el tiempo no nos esperará, el reto de si tiene futuro o no la Vida sobre la Tierra. Supone formas de energía, limpia y eterna, de consumo, de producción y crecimiento, de trabajo liberado y creativo, de solidaridad y redistribución, de fiscalidad … global todo ello. En síntesis, otra forma de economía y paradigma al que poder llamar Humanismo y no capitalismo. Para esto también, y sobre todo, es sine qua non la Democracia global.

El de “socialismo o barbarie” no fui yo. Pero, vamos, tampoco me repele la idea.

Desigualdad social extrema, estados fallidos, barbarie…