jueves 27/1/22
PIDEN LA IMPLICACIÓN DE LOS MINISTERIOS DE SANIDAD Y TRANSICIÓN ECOLÓGICA

La FADSP denuncia las repercusiones en la salud de la ganadería intensiva


La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), ante la polémica por las declaraciones de Alberto Garzón,  ministro de Consumo, sobre la necesidad de ir disminuyendo progresivamente la ganadería intensiva, han señalado en un comunicado que las las ‘macrogranjas’ favorecen un “consumo elevado e irregular de antibióticos que son origen de numerosas resistencias microbianas”. Y destacan que este tipo de explotaciones intensivas también “favorecen las zoonosis y las mutaciones de enfermedades animales, así como su paso a los seres humanos”.

Las ‘macrogranjas’ favorecen un consumo elevado e irregular de antibióticos que son origen de numerosas resistencias microbianas

La organización sanitaria apunta que la ganadería industrial conlleva “la sustitución de cultivos para piensos y el uso intensivo de fertilizantes y plaguicidas” lo que provoca un consumo “con una gran huella de carbono”, aspectos estos que tienen repercusiones negativas para la salud.

En el comunicado, reiteran que es “conocido” que el excesivo consumo de carne “está asociado al sobrepeso, obesidad, cáncer, diabetes tipo II y enfermedades cardiovasculares”, por lo que –apuntan-  “debería reducirse su consumo en nuestro país”.

Este tipo de explotaciones intensivas favorece las zoonosis y las mutaciones de enfermedades animales, así como su paso a los seres humanos

Por otra parte, ponen de manifiesto los problemas para la salud y el medio ambiente de las ‘macrogranjas’ derivados de la elevada contaminación por CO2, purinas y nitratos que producen y la “frecuente contaminación de suelos y acuíferos”. En diciembre de 2021 la Unión Europea  presentó reclamación contra España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por la deficiente aplicación de la Directiva sobre nitratos por “malas prácticas agropecuarias”.

Finalmente, para la organización sanitaria resulta “sorprendente” el silencio de los ministerios de Sanidad y Transición Ecológica en un asunto que sería también de su competencia por las repercusiones “sobre la salud de las personas y en la lucha contra la emergencia climática”, apuntan.


 

La FADSP denuncia las repercusiones en la salud de la ganadería intensiva